“Farinelli” una Superestrella barroca

17 de junio de 2013

Farinelli Portada


Fue un divo de la época. Aclamado por el público europeo, el castrato Carlo Broschi “Farinelli” logró un estatus social del que muy pocos músicos gozaban en aquel tiempo. Sus malabarismos vocales fascinaron al mundo. 
 
Farinelli 1
En Deutsche Welle nos dejamos arrebatar por las más embriagadoras esencias musicales, las que vienen envasadas en frasco pequeño, tales como solistas y grupos de cámara. El segundo capítulo de la serie lleva por título “Superestrella barroca”. Así describía el compositor y flautista del siglo XVIII Johann Joachim Quantz a nuestro protagonista: “Su voz es penetrante, rica, plena, brillante y bien modulada. Su afinación es pura, su garganta ágil y domina como nadie la respiración. En el arte de la improvisación ornamental no encuentra rival”.
 
Quantz se refería con estas palabras a Carlo Broschi, conocido como Farinelli, un cantante que marcó una época. Fue el más famoso del siglo XVIII y figura de culto entre el público. Sus vertiginosas acrobacias vocales le procuraron un estatus especial, del que muy pocos músicos disfrutaban en aquel tiempo. En el capítulo “Superestrella barroca”, dedicamos nuestra atención al repertorio más frecuentado por este artista.
 
Brillante carrera por toda Europa 
 

Farinelli busto

Busto de Farinelli en la Real Academia de Bellas Artes
de San Fernando en Madrid


Farinelli, quien tomó este apodo de la familia que lo apoyó económicamente, los Farina, realizó una brillante carrera sobre los escenarios de toda Europa. Aunque no creció en una familia de músicos, su hermano mayor, Riccardo Broschi, fue compositor. 

La mezzosoprano sueca Ann Hallenberg recrea las acrobacias vocales del célebre cantante barroco, a quien describe de la siguiente manera: “Era una absoluta superestrella. No creo que podamos compararlo con nada, excepto con las grandes bandas de rock, esas que vuelan en aviones privados con su nombre escrito en un costado de la nave. Farinelli fue un artista de ese calibre. Naturalmente, cualquier compositor que escribía para su voz quería dar lo mejor de sí mismo. Así pues, la música que cantaba era difícil, muy difícil, pero también está llena de pasión, de intensidad y de calidad. Es magnífica. Suele decirse que la música de Farinelli está un tono más aguda, un tono más grave y un compás más larga”.
 
¿Quién se atreve a retar al divo? 
 Farinelli 2

En su época, pocos se atrevieron a desafiar al gran artista interpretando su repertorio habitual. ¿Quién podía medirse con él? En su momento, no existía competidor posible. Hoy día, pocos son capaces de abordar la música que cantaba el italiano. “Nadie puede cantar como Farinelli, dice Hallenberg. “Él fue un invento, como el monstruo de Frankenstein, un producto de la intervención del hombre. Así que no trato de emular su canto, porque eso no es posible para nadie, ya que hoy día no existen los castrati. Lo siento, pero eso ya no es posible”.
 Farinelli cintillo
Ann Hallenberg se refiere a la operación genital sufrida por Farinelli cuando tenía 12 años para conservar de por vida la voz aguda propia de la etapa infantil. Era una práctica habitual en la época para que los niños con talento musical no transformaran su voz. A pesar de la brutalidad de la operación, los resultados artísticos fueron extraordinarios en el caso de Farinelli.
 
Maria Santacecilia


María Santacecilia
Periodista


Agradecemos a Deutsche Welle permitirnos reproducir este artículo
 
Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés