Luis José Uzcátegui: ¿Qué es un venezolano 2015?

16 de agosto de 2015

Venezolanos pendejos




El venezolano de hoy es una mezcla de muchos factores, entre otros del ciudadano trabajador y respetuoso de varias décadas atrás, del bucanero de lo fácil en que lo convirtió el petróleo, del trasgresor alegre que el Chavismo condicionó con todo esmero e inspiración macabra y del humano que no puede evitar sentir que la desgracia similar a un deslave gigantesco de tragedias y atrocidades se le vino encima y corroe su existencia, la de sus seres queridos y la del país.

Conformista por necesidad

¡Pocas cosas condicionan tanto como la necesidad! Recordemos cuando hemos necesitado o querido algo como la mente se pliega a las circunstancias, deseos o imposiciones del que puede suministrar el bien o servicio. Por necesidad hay que protegerse del asalto, secuestro o asesinato generado por una subcultura de violencia que es permitida y fomentada. Para resistir el venezolano ha tenido que “parir” horarios y rutas para medio salvarse del hampa organizada. Ha tenido que ver morir gente por falta de medicinas y vivir en ciudades asquerosas, malolientes e infestadas sus esquinas de desventura y dolor. Ha tenido que bajar la cabeza ante la mentira, el cinismo, la desgracia y el horror.

Recolector de migajas

Similar a los grupos tribales, dedica parte de las 24 horas del día a la caza de alimentos y pesca del “Bachaquero”. Bachaquero es un nuevo miembro de la economía informal que vende a precios desorbitantes alimentos, medicinas, productos de limpieza, etc. Para el venezolano todo lo que le caiga es bueno, si le ofrecen un pollo, después de horas de colas, ¡algo es algo! También algo es algo, dado los costos exorbitantes o escases de unos trozos de tomate, papa, cebolla, medicinas vencidas o drogas para uso animal que son ingeridas por el venezolano.

DependienteSúbdito y pendejo

En el año 1980 Hofstede y Schwart realizaron una investigación incluyendo a Venezuela, utilizaron como muestra gerentes de 40 países, objetivo evaluar las diferencias culturales. El venezolano, evidenció un alto grado de sumisión a los niveles de poder, ocupó el segundo lugar, es decir, permitía la imposición y arbitrariedad del superior sin “chistar”. Registró el primer lugar en interdependencia “boba”, funcionaba como “chévere” de verdad, era muy permeable, aceptaba todo, era conforme y emocionalmente dependía en exceso de los demás. Después de 35 años parece que muchas cosas no han cambiado, y si es así, y estos rasgos están introyectados en la cultura venezolana: ¡Sin duda que explican demasiadas cosas!

Visceral y explosivo

Miseria y violencia
Escasez, hambre y penuria movieron los instintos. En los últimos meses de forma erosiva la mente del ciudadano ha estado generando: bochorno, hastió, arrechera (Rabia), decepción. Un pueblo al faltarle que comer y no tener productos para la limpieza de sus excrementos, recursos que le evita al humano regresar a la bestialidad, se vuelve hostil, voraz, agresivo, voluble, peligroso, trasgresor y puede llegar a convertirse en lo que el sociólogo francés Le Bon denominó Masa: “Una agrupación humana con los rasgos de pérdida de control racional, mayor sugestionabilidad, contagio emocional, imitación, sentimiento de omnipotencia y anonimato para el individuo”

O el pueblo influido por fogonazos de realidad y sensatez se convence que por años ha venido siendo engañado y piensa en cómo salir del infierno.

Political MindSegún George Lakoff, profesor de lingüística cognitiva de la Universidad de California en Berkeley, especialista en la teoría neural del pensamiento y el lenguaje y una de las autoridades mundiales en al campo de los esquemas mentales aplicados a la política, considera que la acumulación de decepciones y tensiones hace que el pueblo deje de creer en el gobierno o líder y esto puede darse vertiginosamente o de forma catastrófica. Si bien el creer en un gobierno “nefasto” se sustenta en convicciones morales alienadas y principios políticos frenéticos y más si se recibe reforzamiento mediático se puede romper este marco mental si se producen situaciones severas de crisis o/y el pueblo es movido por líderes con mensajes de alto impacto emocional o que generen confianza.

Proyección política

Oficialismo

El oficialismo busca desesperadamente abortar la dimensión cultural del venezolano “visceral y explosivo”, ellos mismo la generaron y ahora maniobran con marramuncias, miedos, mentiras y abusos infinitos para que el efecto no se refleje en las elecciones del 6-D. Buscan activar intensamente los esquemas mentales del venezolano conformista por necesidad, recolector de migajas, súbdito y pendejo.

MUD

La MUD espera que la dimensión mental del venezolano “visceral y explosivo” motive a votar masivamente por sus candidatos. Es difícil conocer y entender otras cosas de esta organización, es muy poco lo que comunica, no ha logrado integrar a la sociedad civil en sus actividades. Pensar que la MUD se mueve siguiendo las pautas culturales de conformista por necesidad, recolector de migajas o súbdito y pendejo sería muy doloroso y desgraciado para la nación. ¡Sin embargo son venezolanos!

En próximas entregas Como cambiar, en poco tiempo y estratégicamente, la cultura del “Venezolano 2015”



Luis José 7 de febrero 2015Luis José Uzcátegui
Médico psiquiatra y antropólogo
ljuv2000@gmail.com  / @LuisJUzcategui


Su más reciente libro “La Miedocracia. Venezuela, el país del miedo” *
http://www.amazon.com/dp/B00WC90HJQ?ref_=pe_870760_118561140



* Aproveche la semana de oferta a partir del lunes 17 de agosto de 2015, desde 0,99 $. 




Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés