Putin no quiere hablar con Biden de Navalni

16 de junio de 2021

Putin Biden y Navalny




El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, que acude hoy también a Ginebra, ya adelantó la semana pasada que el opositor ruso no estará en la agenda del encuentro

La delegación rusa que acompaña al presidente ruso, Vladímir Putin, en la cumbre que hoy mantiene en Ginebra con su homólogo estadounidense, Joe Biden, ha confirmado que las conversaciones no incluirán ningún tipo de diálogo sobre el principal opositor ruso, Alexéi Navalni, que cumple una condena de dos años y cinco meses de prisión por una caso de supuesto fraude «amañado» y «politizado», según resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, que acude hoy también a Ginebra, ya adelantó la semana pasada que Navalni no estará en la agenda del encuentro. Sin embargo, ayer martes, el consejero de la Presidencia rusa para asuntos de política internacional, Yuri Ushakov, no descartó que Navalni, que sufrió un intento de envenenamiento el año pasado en Siberia, pueda incluirse en las conversaciones.

Biden ha reiterado hasta la saciedad que planteará a Putin la situación de Derechos Humanos existente en Rusia, lo que, según la mayoría de los analistas, incluye en primer lugar lo que está sucedido con el disidente ruso.

Sus organizaciones acaban de ser declaradas «extremistas» por el Tribunal Municipal de Moscú, lo que hará imposible que Navalni y sus seguidores puedan presentar candidatos a ningún tipo de comicios. Las elecciones más importantes y cercanas, las legislativas, están convocadas para el próximo mes de septiembre. En una entrevista concedida a la cadena norteamericana NBC, emitida en su totalidad ayer martes, el máximo dirigente ruso negó que nadie haya querido acabar con la vida de Navalni. Afirmó también que en la cárcel «recibe el mismo trato que cualquier otro preso».

El jefe de la Casa Blanca, no obstante, advirtió el martes desde Bruselas que, si el líder opositor ruso muriera en la cárcel, «sería una tragedia (…) eso dañaría las relaciones de Rusia con el resto del mundo y conmigo». Según sus palabras, su muerte «sería una señal más de que el Kremlin no piensa respetar los más mínimos derechos fundamentales». Pese a que Ginebra se encuentra bajo fuertes medidas de seguridad, un pequeño grupo de personas logró hoy manifestarse en apoyo de Navalni al grito de «¡Rusia sin Putin!».

Una Nota de Rafael M. Mañueco, corresponsal del Diario ABC de España en Moscú



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube