Claudia Cardinale dice “No soy ninguna diva”

16 de abril de 2018

Claudia Cardinale 80 años




Yo no soy ninguna diva, soy una persona normalísima”, dice Claudia Cardinale a “La Otra Crónica” poco antes de salir al escenario de su último espectáculo teatral. La musa de Luchino Visconti, Federico Fellini y Sergio Leone cumplió 80 años este domingo y lo celebró sobre las tablas del Teatro Augusteo de Nápoles, donde representa La extraña pareja, de Neil Simon. Un proyecto del desaparecido cineasta Pasquale Squitieri, su pareja durante casi tres décadas y “el único gran amor de mi vida”.

En el escenario, Cardinale está acompañada por la actriz Ottavia Fusco, la segunda mujer de Squitieri. El director y dramaturgo italiano siempre quiso llevar a escena esta comedia pensada para ser interpretada por dos hombres pero murió el año pasado sin ver cumplido su sueño. “Este es nuestro homenaje”.

Claudia Cardinale 80 años foto 2

A sus 80 años, asegura Claudia Cardinale: «Nunca he caído en las trampas de los hombres»

A pesar de su edad, la gran dama del cine italiano continúa incansable. No reniega de sus años ni de sus arrugas. “Nunca me he operado, soy una mujer completamente normal que hace su trabajo y el mío es ser actriz”, insiste mientras enciende un cigarrillo tras otro. Nacida en Túnez de padres sicilianos, vive en París desde hace décadas pero reivindica su italianidad: “Ni francesa ni tunecina, yo me siento sobre todo italiana”, asegura.

En el país africano dio sus primeros pasos como actriz gracias a la insistencia de su padre y al encuentro fortuito con el director francés Jacques Baratier, que quedó prendado de su belleza a la salida del colegio.
Claudia Cardinale muy joven
“Se acercó y me dijo si quería hacer una película. Yo me asusté y salí corriendo”, recuerda. “Entonces habló con la directora del colegio y con mi padre, que acabó convenciéndome. Pero yo no quería ser actriz, quería ser exploradora. He viajado tanto alrededor del mundo que en parte he cumplido mi sueño”.

En 1958 la familia Cardinale volvió a Italia. En Roma la actriz comenzó a estudiar en el Centro Experimental de Cinematografía pero el mundo del celuloide seguía sin convencerla. Su fuerte acento francés condicionó sus primeros trabajos y tuvieron que doblarla en la mayoría de las películas. Ese mismo año estrenó Los desconocidos de siempre, de Mario Monicelli, que la dio a conocer al gran público.

Con Rocco y sus hermanos (1960) y El Gatopardo (1963) de Luchino Visconti, o la obra maestra de Federico Fellini, Ocho y medio (1963), la actriz se convirtió en la protagonista imprescindible del cine italiano de la época y Hollywood no tardó en llamar a la puerta. “He hecho muchas películas en América pero ellos querían que me estableciera a vivir allí y yo no quise. Les dije que era europea y que quería vivir en Europa”.

Claudia Cardinale y Alain Delon en una escena de El Gatopardo

Claudia Cardinale y Alain Delon en una escena de El Gatopardo

A lo largo de 60 años de carrera y más de 150 películas a sus espaldas, Claudia Cardinale ha toreado con ironía los rumores sobre sus presuntos romances junto a actores como Alain Delon, Burt Lancaster, Jean Paul Belmondo y Marcello Mastroianni, quien al final de su vida confesó haber estado locamente enamorado de ella. Lo declaró en un documental que la última compañera sentimental del protagonista de La Dolce Vita, Anna Maria Tatò, rodó sobre su vida pocos meses antes de fallecer. Tatò llamó a Cardinale para participar en él. La actriz debía aparecer por sorpresa en una habitación de hotel pero la sorpresa se la llevó ella. Cuando Mastroianni entró, gritó enfadado: “Eres una tonta, yo estaba enamorado de verdad y nunca me has tomado en serio. He sufrido durante años”. “Sí, lo sé, él estaba enamorado de mí pero yo nunca cedí. Yo hacía películas pero no quería saber nada más. Y, como le rechacé, no me soportaba”, dice.
Un gran trauma

Claudia Cardinale y Pasquale Squitieri

Claudia Cardinale y Pasquale Squitieri

A pesar de haber tenido a los hombres más deseados del mundo, para la actriz su único amor fue Pasquale Squitieri, al que conoció rodando en 1974, poco después de terminar su primer matrimonio con Franco Cristaldi. “Recuerdo que en esa película tenía una escena de amor con Fabio Testi. Pasquale pasaba y decía: ‘¡Basta, basta, basta!’. No le gustaba verme al lado de otros hombres”, recuerda. “Juntos hicimos 11 películas. Ha sido el único hombre de mi vida”.

Claudia Cardinale con su hija

Claudia Cardinale con su hija

Con el cineasta la relación duró casi tres décadas. Con él tuvo a Claudia, su segunda hija. El primero, Patrick, fue fruto de una violación que sufrió con 17 años por parte de un hombre mayor. Una historia que la marcaría para siempre. “Salí de aquella casa desesperada, quería suicidarme”, contó en un libro. “Y después no sé qué pasó en mi cabeza, es como si quisiera castigarme. Seguí viéndolo durante un tiempo después de aquella maldita noche (…) Cada día más dolor, más asco. Los hombres no entenderán nunca este tipo de mecanismo: la capacidad de hacerse daño a sí mismas que tienen las mujeres”. Una confesión más actual que nunca, en medio del escándalo por el caso Weinstein que ha sacudido la industria de Hollywood, pero sobre el que la actriz tiene una opinión diferente. “Me parece absurdo porque cuando entras en una habitación con un hombre es obvio que él se va a aprovechar. Y sobre todo lo tenían que haber dicho en el momento y no después de tantos años”.


Una crónica de Soraya Melguizo que reproducimos en nuestro Portal





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube