Allan Wagner tomó posesión como nuevo canciller de Perú

16 de febrero de 2021

Allan Wagner




El veterano diplomático, que ya ha ejercido el cargo en dos ocasiones, sustituye a Elizabeth Astete, que dimitió el domingo envuelta en el escándalo de los altos funcionarios vacunados en secreto.

El reconocido diplomático Allan Wagner juró ayer lunes (15.02.2021) como nuevo ministro de Relaciones Exteriores de Perú, en reemplazo de Elizabeth Astete, quien renunció tras confirmar que fue una de las funcionarias que recibió en secreto la vacuna del laboratorio chino Sinopharm que negociaba el país. El presidente interino Francisco Sagasti fue el encargado de tomarle juramento.

«Sí juro», proclamó escuetamente Wagner en la breve ceremonia en que asumió por tercera vez este cargo. El veterano diplomático es el sexto canciller en el país desde que la pandemia del coronavirus irrumpió en Perú hace 11 meses. La tormenta política de las vacunaciones reservadas a autoridades antes de la inmunización de la población también salpica al expresidente Martín Vizcarra.

Luego de la ceremonia, la primera ministra de Perú, Violeta Bermúdez, declaró a la estatal TV Perú que para el Gobierno «es muy grato» contar con Wagner, porque «es garantía de transparencia e integridad». Bermúdez dijo que «por supuesto» que el Gobierno garantiza «continuar con todas las negociaciones» para adquirir más dosis contra el COVID-19, porque su objetivo es «garantizar vacunas para todos los peruanos».

Allan Wagner y Sagasti
Diplomático de carrera de 79 años, Wagner fue canciller en 1985-1988 en el primer mandato del fallecido presidente Alan García y luego en 2002-2003 en el gobierno de Alejandro Toledo. También fue titular de Defensa en 2006-2007, en el segundo mandato de García, y agente peruano en la demanda contra Chile por límites marítimos ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que falló en favor de Lima en enero de 2014. Antes había sido embajador en  Estados Unidos, España y Países Bajos entre otros.

Wagner comentó a TV Perú que aceptó volver al despacho de Exteriores por «un pedido especial del presidente Sagasti», de quien es amigo personal, y ante las «circunstancias difíciles», que afronta su país. «Esto es algo que hay que investigar, cuáles han sido las circunstancias por las cuales estas personas tomaron esas vacunas. Aquí tiene que haber absoluta transparencia y rendición de cuentas a la ciudadanía, eso es algo que yo personalmente voy a tener que asumir», remarcó.

Una Nota informativa desde nuestra Mesa de Redacción. Fuente: Agencias



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube