ONU: polémica elección de dictaduras para velar por derechos humanos

15 de diciembre de 2013

ONU18

 
 
La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas eligió a 14 nuevos miembros para formar parte del Consejo de Derechos Humanos, por un lapso de tres años. Sin embargo, la elección de algunos de esos Estados, que se desarrolló mediante una votación secreta, desató una fuerte polémica y desnudó ciertas incongruencias que se suscitan en el organismo internacional. Es que algunos de los actores que fueron elegidos, lejos de velar por los derechos de sus ciudadanos, son conocidos como dictaduras que presentan pésimos registros de represión a las libertades democráticas.
 
ONU16
El Consejo de Derechos Humanos es un órgano que forma parte de la ONU y que está compuesto por 47 miembros, que son elegidos regionalmente. La composición regional es la siguiente: África tiene 13 escaños; Asia-Pacífico, 13; América Latina y el Caribe, 8; Europa Occidental y otros Estados, 7; y Europa Oriental, 6.
 
Deben ser votados aquellos Estados que hayan demostrado un compromiso firme con la protección de los derechos humanos para integrar el Consejo. Pero esto queda en los papeles, ya que en la práctica dista mucho de la realidad.
 
Entre los países que recibieron al apoyo de la Asamblea para formar parte del Consejo por los próximos tres años, se encuentran Cuba, Vietnam, Arabia Saudita, China, Rusia, Argelia, Marruecos y Namibia, entre otros. Y, precisamente, si trazamos una línea comparativa entre estos Estados, podemos resaltar su sistemática violación a los derechos de sus ciudadanos.
 
Quienes completan la nómina de 14 países elegidos son México, Sudáfrica, Maldivas, Macedonia, Francia y Reino Unido.
 
Indudablemente esto genera muchos interrogantes, ya que son de público conocimiento las distintas prácticas que llevan adelante estos países, que no hacen más que coartar y restringir, en mayor o menor medida, los derechos fundamentales de sus ciudadanos. En ese sentido, ¿por qué se da lugar a esta elección que parece no tener fundamento racional alguno?
 

Emilio Cárdenas

Emb. Emilio Cárdenas

«Esto sucede por varias razones. La primera es que los violadores de derechos humanos quieren estar, ser autoridades del Consejo de Derechos Humanos para impedir precisamente que el Consejo pueda, de alguna manera, investigar lo que sucede en sus respectivos países», explica Emilio Cárdenas, ex embajador de Argentina ante la ONU. Asimismo, el diplomático agrega que para obtener el apoyo de los miembros de la Asamblea, estos países apelan al «canje de votos» para asegurarse un escaño. «Cambian todos los votos que hay en la organización por votos a favor de ellos en el Consejo de Derechos Humanos. Es decir, ellos votan a la Argentina donde la Argentina quiera, siempre que la Argentina se comprometa a votar a favor de ellos en el Consejo de Derechos Humanos. Dan prioridad al canje de votos», asegura Cárdenas.
 
Otro de los principales motivos que apunta el diplomático consiste en el sistema de votación que rige hoy día. «La votación en la Asamblea General de quiénes son los Estados miembros que pertenecen al Consejo de Derechos Humanos es secreta. Si fuera una votación abierta, pero nominal, uno sabría quiénes son los países cómplices de esta situación», argumenta Cárdenas.
 
Hasta el año 2006, el organismo que funcionaba para velar por los derechos humanos en el mundo era la Comisión de los Derechos Humanos. Sin embargo, el por entonces secretario general de la ONU, Kofi Annan, cansado de la presencia de numerosos países violadores de derechos humanos impulsó una profunda reforma y, así, se desintegró la Comisión y nació el Consejo.
 
«Pasado el tiempo, el Consejo de Derechos Humanos hoy padece la misma enfermedad que padecía la Comisión de Derechos Humanos, que provocó su creación», reflexiona el ex embajador, quien al mismo tiempo sostiene que el principal objetivo de estos países es «manejar el Consejo de Derechos Humanos».
 
«Países como China, que siempre tratan de estar en el Consejo, no solamente están en el Consejo, sino que se ubican en las instituciones donde se genera el acceso a los temas que componen la agenda», enseña Cárdenas.
 
Cuba comunismoEsta incongruencia en la elección de estos Estados se puede ver reflejada, por ejemplo, en el caso de Uruguay, uno de los países que más respeta las libertades civiles en América Latina y, sin embargo, apenas recibió 93 votos, frente a los 176 y 148 que recibieron China y Cuba, respectivamente.
 
Aunque algunos defensores de esta posición argumentan que es una buena política de inclusión, Cárdenas no duda de que la elección de estos países «desnaturalizará el objetivo principal del Consejo».
 
De esta manera, mientras el mundo evidencia constantes violaciones a los derechos humanos y los representantes de cada país manifiestan su preocupación y anuncian medidas políticas para erradicar este mal, en definitiva todo queda en la nada cuando después vemos que países como Cuba, Vietnam, China y Arabia Saudita, entre otros, tendrán un lugar en el Consejo de Derechos Humanos por los próximos tres años.


 
Lucas Goyret


Lucas Goyret
lgoyret@infobae.com
Agradecemos a @Infobae por permitirnos reproducir este análisis





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés