La perversión de don Tancredo Rajoy tema de Felipe Cantos

15 de noviembre de 2013

Tancredo Rajoy



 

El miserable no tiene otra medicina que la esperanza
Shakespeare
Shakespeare 2

Hace tiempo que descubrir que una de las formas de abstraerme de este maldito mundo, manejado por indeseables en lo moral y ético, e indigentes en lo intelectual, era la de acercarme con mayor o menor acierto al mundo de las artes en cualesquiera de sus vertientes. En mi caso, en la búsqueda, no siempre lograda, de las musas que me ayudaran a escribir.

Y si bien es cierto que esta necesidad, alejada de cualquier otra más perentoria, debería estar motivada por el simple placer de depositar evocadoras líneas sobre el papel en blanco, en busca de la inspiración que la mínima vocación demanda; la pertinaz realidad de una España en permanente descomposición no me ha permitido alejar mi mirada de ella.

No se trata tanto de hacer críticas, más o menos duras  e intencionadamente constructivas, sobre la cruda realidad que en estos momentos se ensaña con mi país. 

Los que durante decenas de años habíamos vivido una España difícil,  pero ilusionante con el futuro que se nos presentaba, hemos de confesar que esta ilusión y esta esperanza están prácticamente agonizantes, acabadas. No tanto por lo que se ha hecho mal, que es mucho e imperdonable,  sino por lo que no se ha hecho, o no se está haciendo.

La gran oportunidad que con enorme generosidad, grandeza y presunta inteligencia el pueblo español depositó en las manos del actual presidente de gobierno español, Mariano Rajoy, otorgándole una mayoría en las urnas como ningún otro presidente obtuviera, ha sido malograda por este sujeto de manera lamentable y, seguramente, irreversible. 
Rajoy caricatura 7
Este hombre, quedando muy por debajo del carisma y la talla del  estadista que se le suponía, sumándose a las tesis del “bobo solemne de Rodríguez Zapatero”, como el mismo lo calificó en su momento, ha terminado por destrozar lo poco que aquel había dejado en pie del prestigio y del orgullo de España.

Bien es cierto que la grave crisis económica y financiera que ha sacudido al mundo de manera inmisericorde ha complicado las posibilidades de dar cauces a muchas de las justas reivindicaciones de los ciudadanos de este país, así como de otros tantos. Hecho, por otro lado, que la historia nos demuestra cíclicamente que, sin duda alguna, acabará resolviéndose sí, o sí.

Ello, sin olvidar que el sacrificio, principalmente, ha sido y está siendo de todos los españoles sin distinción de clases sociales, a excepción de la casta política que, mire usted por donde, don Tancredo, no ha recibido la mínima colaboración de usted ni de sus gentes que, muy al contrario, han tardado muy poco en subirse los sueldos y mantenerse las prebendas. ¿Acaso cree el señor Rajoy que todo se le perdonará por haber logrado, que está por ver que así sea, hacer que una cuantas sumas y restas quedaran correctas, con mayor o menor acierto? No, don Tancredo, no todo se resume en conseguir que las cuentas cuadren. 

Rajoy 67Hay asunto de profundísimo calado en los que el personaje en cuestión, Mariano Rajoy, conocido popularmente como “don Tancredo” no dependía de primas de riesgo, coeficientes de caja, cotizaciones en bolsa, exportaciones, o cifras de paro y similares.

Dejar que las instituciones del estado se hayan pervertido hasta la náusea no se resuelve con acudir todos los días a las subastas de bonos del estado con la intención de colocarlos al mejor postor, al mejor interés y en las mejores condiciones. 

La abducción, por no calificarlo de absorción, del poder judicial y el legislativo por el ejecutivo, ha convertido a España en un “bulto sospechoso” de imprevisibles acciones.   

Así nos encontramos que cuanto se prometió en las elecciones ha sido traicionado manera plena e infame. También, que donde se juró una Constitución para defenderla y respetarla, bajo la verdadera realidad de los hechos, ésta está siendo vilipendiada hasta el escarnio, quedando como un viejo libro para el Almacén de los Libros Olvidados de Ruiz Zafón.  

La lista de agravios e incumplimientos por parte de Mariano Rajoy a la Carta Magna sería interminable. Baste resaltar algunos para darnos cuenta de la categoría política, e incluso humana, del “estadista” Rajoy. 

Permitir la desaparición de toda autoridad del estado sólidamente representada en el territorio nacional, a favor de los sentimientos nacionalistas más exacerbados, incluso alimentándolos económicamente, sólo cabe calificarlos de incomprensible desatino perverso. De manera especial y directa en Cataluña, y de manera sibilina en Euskadi.

Las acciones y negociaciones realizadas por las cloacas del estado, en relación con el terrorismo, así como la liberación de terroristas y asesinos múltiples, enmarcada en una amnistía descaradamente encubierta por retorcidos legalismos, en los que quedan retratados de manera despreciable todas y cada una de las Instituciones del Estado, incluida la Monarquía, cuanto menos caben calificarlas de infame y vergonzosas. 

La falta de persecución de una corrupción sistémica e  institucionalizada, tanto en lo social como en lo económico, profundamente enraizada en los partidos políticos – con el PP y el PSOE a la cabeza – seguida sino sobrepasada por sindicatos e Instituciones del Estado, han convertido al personaje en responsable directo, por acción u omisión, de la dificilísima situación en la que se encuentra España.    

Y todo ello para  perseverarse en el cargo, aferrándose a un pasajero poder todo el tiempo que sea posible. No cabe mayor miseria intelectual.

Con toda seguridad, don Tancredo, el tiempo acabará por colocarle en el lugar que le corresponda por derecho, en el devenir de la historia. Pero puedo asegurarle que en el pensamiento de los ciudadanos y en su propia autoestima este lugar se encontrará enquistado en lo más profundo de las cloacas de su propia conciencia.



Felipe Cantos creditos

Felipe Cantos
Escritor español
mb10308@telenet.be



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés