Her­mann Ter­tsch: El mal, se­gún los bue­nos

15 de agosto de 2017

Trump todos contra él 9





Todos sa­ben ya lo fá­cil que es arrear­le al pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Do­nald Trump. Hay ya una in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to co­mo las te­le­se­ries, que con­sis­te en reír­se del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano e in­sul­tar­le. Sin com­ple­jos. A él, a su mu­jer, a sus hi­jos, al hi­jo me­nor al que se ta­cha de sub­nor­mal y en­fer­mo. Y a sus vo­tan­tes, por su­pues­to. Esos se­res des­pre­cia­bles a los que Hi­llary Clin­ton ta­chó de «desecho» y «ba­su­ra so­cial». Esos anal­fa­be­tos que no leen ni a Kant ni a Ma­no­li­ta Lin­do, que ven la te­le­vi­sión be­bien­do cer­ve­za y con el ri­fle en el re­ga­zo, se­gún fi­nos ana­lis­tas eu­ro­peos. Esos mis­mos nor­te­ame­ri­ca­nos que mu­rie­ron en Nor­man­día y mue­ren hoy en los fren­tes de to­do el mun­do pa­ra que los eu­ro­peos ten­gan li­ber­tad pa­ra in­sul­tar­les. Y se pue­dan per­mi­tir des­ple­gar to­da su co­bar­día y sus mi­se­rias ideo­ló­gi­cas de ju­gue­teo con to­ta­li­ta­ris­mos.

Hillary y Trump 0121
Re­sul­tó que EE.UU. es­tá lleno de se­res des­pre­cia­bles que se ne­ga­ban a vo­tar a la no­to­ria men­ti­ro­sa, ma­ni­pu­la­do­ra, arro­gan­te, co­rrup­ta y co­di­cio­sa re­cau­da­do­ra de re­ga­los y di­ne­ros de to­do el glo­bo con su Fun­da­ción Clin­ton. Y ga­nó Trump. Des­de en­ton­ces, los su­mos sa­cer­do­tes de la so­cial­de­mo­cra­cia mun­dial, los po­de­ro­sos y los clé­ri­gos de la nue­va Igle­sia de la Im­po­si­ción Iz­quier­dis­ta que son los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la «in­te­lec­tua­li­dad» sa­li­da de fá­bri­cas uni­ver­si­ta­rias de fa­na­tis­mo, so­lo pien­san en aca­bar con Trump. Por­que no les obe­de­ce y pue­de des­man­te­lar el an­da­mia­je de mor­da­zas ideo­ló­gi­cas, in­tere­ses y re­gu­la­cio­nes eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas que com­po­nen las es­truc­tu­ras so­cial­de­mó­cra­tas que Oba­ma co­men­zó a im­po­ner en EE.UU. Las que ri­gen en una Eu­ro­pa don­de la li­ber­tad des­apa­re­ce y dis­cre­par es ya ca­pri­cho pe­li­gro­so.

Trump todos contra él 2
Ellos son los bue­nos que dic­tan qué es el mal. Aho­ra ne­ce­si­tan un de­li­to de Trump. Y lo bus­can de­ses­pe­ra­da­men­te to­dos, des­de in­fil­tra­dos en la Ca­sa Blan­ca a go­bier­nos eu­ro­peos y la UE, des­de mi­llo­na­rios a con­gre­sis­tas y com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les, me­dios de co­mu­ni­ca­ción y el fun­cio­na­ria­do. Con es­te es­fuer­zo es pro­ba­ble que se lo hu­bie­ran en­con­tra­do a to­dos los pre­si­den­tes an­te­rio­res. No se des­car­te que se lo en­cuen­tren a Trump.

Pue­de que ten­ga ca­dá­ve­res en los ar­ma­rios. Pe­ro es­tá cos­tan­do. Y eso que bus­can mu­chos que tie­nen sus pro­pios ar­ma­rios co­mo una mor­gue. La ma­ni­pu­la­ción de­li­ran­te de los me­dios con­tra Trump pa­sa por días glo­rio­sos. Él es el mal, han de­ci­di­do los bue­nos. Di­ga lo que di­ga, ha­ga lo que ha­ga. A pre­gun­tas so­bre Ve­ne­zue­la de pe­rio­dis­tas, Trump di­jo que EE.UU., im­pli­ca­do en to­do el mun­do en fa­vor de la li­ber­tad, no pue­de ig­no­rar la tra­ge­dia de un país ca­si ve­cino. Y que es­tu­dia­ban to­das las op­cio­nes con­tra Ma­du­ro. In­clui­da la mi­li­tar. Donald Trump 6512111

Una su­per­po­ten­cia no re­nun­cia nun­ca a op­cio­nes que pue­dan ser ne­ce­sa­rias. Eso no lo sa­ben los be­ca­rios en los me­dios ni las an­drea­levys an­ti­im­pe­ria­lis­tas del PP, pe­ro sí to­do ser al­go in­te­li­gen­te y al­go in­for­ma­do. La res­pues­ta era im­pe­ca­ble. Pues la con­vir­tie­ron en una «ame­na­za de in­va­sión» que agi­tan con his­te­ria hi­pó­cri­ta co­mo si Trump hu­bie­ra anun­cia­do el des­em­bar­co. Tam­bién lo han ta­cha­do de ra­cis­ta, qué me­nos. Por­que osó de­nun­ciar no so­lo a los na­zis sino tam­bién a esa iz­quier­da ra­di­cal y co­mu­nis­ta. Que fue la que en Char­lot­tes­vi­lle ini­ció la vio­len­cia. Por­que par­te de esa «eu­ro­pei­za­ción» con­sis­te en que so­lo la iz­quier­da tie­ne de­re­cho a ma­ni­fes­tar­se sin ser agre­di­da por con­tra­ma­ni­fes­ta­cio­nes.

Obama racista 6
El ra­cis­mo es des­pre­cia­ble. Trump de­bió sub­ra­yar­lo. Na­die ha con­tri­bui­do más a su re­bro­te que Oba­ma y su mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo que frac­cio­na la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na. Des­pre­cia­ble es tam­bién la arro­gan­te pre­ten­sión de que la iz­quier­da tie­ne una su­pe­rio­ri­dad mo­ral na­tu­ral so­bre cual­quier idea dis­cre­pan­te y tie­ne de­re­cho a aplas­tar­la. Des­pre­cia­bles son to­dos los to­ta­li­ta­ris­mos. Tam­bién ese. Trump no ha de­fen­di­do nin­guno. Los me­dios biem­pen­san­tes sí.

Hermhermann-tertsch-creditos-enero-2017ann Tertsch
@hermanntertsch

Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión






Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube