¡Papá! un título y una gran reflexión de Juan Diego

15 de junio de 2014

papá portada

 


Padre e hijo 5Hoy en la memoria latirá la presencia de muchos padres que no nos acompañan físicamente, ausencias profundas que se han transformando en recuerdos vivos que nos acarician  con la firmeza de la presencia sabia de esa voz que nos legó la estructura que nos mantiene de pie frente a complejidad del camino.

Vivimos tiempos de nuevas cruzadas que apunta en muchas ocasiones en señalar de manera generalizada que el  padre es una figura devaluada, incluso casi innecesaria para la formación del eje familiar;  aún convivimos con frases crudas que sugieren que papá es cualquiera, y que es viable que mamá ejerza con plenitud ambos roles.  

Quizás estas sentencias tengan fundamentos en una cultura de padres irresponsables que se han ausentado de su sacra labor; negar este argumento es tapar el sol con un dedo. Sin embargo nuestra determinación no puede ir hacia  impulsar esta realidad acentuando la terrible fórmula de la generalización y mucho menos no crear formas nuevas para re educar a un nuevo varón que asuma su compromiso con vocación cierta y valor pleno.

Manos de padre e hijoMuchos tuvimos la dicha de tener a un Padre en mayúscula, que como todo ser humano habrá tenido millones de imperfecciones, que seguro también fueron enseñanzas importantes para hacerlo diferente a él, pero mas allá de los errores y faltas que pudo tener,  ese padre fue el cómplice escogido por nuestra madre, para traernos al milagro mas extraordinario de todos; la vida, es por esta razón, que afirmar que padre es el que cría y no el que crea, sería un ecuación inexacta y excluyente, a mi parecer ambos son forjadores de ese milagro llamado hijo.

Vivimos en mundo de madres grandiosas, de mujeres de valor máximo, que a pesar de la dinámica competitiva de nuestros nuevos tiempos, logran hacer de la maternidad un gesto sacro de entrega plena para estar presentes en el sendero de la formación de cada uno de sus hijos, estás madres  las debemos honrar con nuestra mas alta convicción, son siempre fomentadoras de la figura paterna, por que han comprendido que mas allá de la diferencias que pueden tener con ese hombre, la mitad de ese hijo lleva grabado la codificación de la herencia paterna y frente a esta máxima innegable, comprenden que renegar del padre, sería de cierta forma sentenciar a la mitad de ese hijo, lo que solo traería un sin fin de frustraciones muy dañinas para  su propia estructura emocional.

familia 3232Quisiera sembrar en estas líneas, un urgido llamado a la reconciliación de géneros, a la no generalización de una cultura de hombres malos, sino mas bien a un encuentro en donde podamos restablecer e incluso modificar patrones de muchos años de machismo, para hallar de manera cierta el camino que no abra la posibilidad de vínculos sanos, de madres maravillosas, pero también de padres extraordinarios  para empezar una labor compartida que pueda ser forjadora de una generación sin huérfanos, y que ellos, nuestros hijos sean bandera de un nuevo concepto de familias integras de principios y valares, que permitan la verdadera transformación colectiva que tanto procuramos.
 
Honremos con orgullo a mamá y papá, hagamos de este sacro mandamiento un ejercicio diario, que nos acerque al amor de estos seres que nos trajeron a la celebración espléndida del vivir.
 
Gracias papá por ser cómplice del milagro…


Juan Diego 2014
Jonathan Humpierres (Juan Diego)

Cantautor, músico y abogado venezolano
juandiegocd@yahoo.com




Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés