Luis José Uzcátegui alerta: Los bestializaron

15 de mayo de 2018

Venezolanos bestializados

 

 

Por qué NO “reacciona” el venezolano


S
on muchos los males psíquicos que acongojan a los venezolanos debido al aturdimiento que llevan encima la mujer, el hombre, el niño, el joven, el trabajador, el profesional y el buen ciudadano para sobrevivir. En estos días la lucha vital es mantenerse sin irse al foso emocional ante el ataque mediático que sin piedad vienen desarrollando los participante a la farsa electoral del 20 de mayo, lo que se suma a los estímulos atroces que por años han venido bombardeando la mente del ciudadano a través del hampa, la falta de medicamentos, la escasez de alimentos, la burla con los poderes públicos, la inflación, la corrupción, etc., y la propaganda feroz del gobierno y de sus amigos de la comparsa electoral…

Goebbels y la propaganda frase

Regresamos a “animales”

El humano nace con un gigantesco potencial social, pero esto no quiere decir que somos seres que siempre agregamos valor social con nuestras conductas. Nos convertimos en humanos útiles a través de la socialización adecuada, si los estímulos que recibimos enseñan a comunicarse con gritos, agresión, insultos, pisotear al otro para obtener un pedazo de pan o una lata de sardina o por un poco de azúcar es necesario pelearse y vilipendiar, con plena seguridad que las funciones instintivas que también vienen en los genes y nos vinculan muy cerradamente con nuestros parientes los chimpancés, se activan al máximo.



Y qué decir del efecto letal que condiciona regresar a conductas simiescas que tiene la falta de leyes, injusticia, inequidad y el irrespeto legal. El humano retrocede a funciones mentales propias de salvajes cuando día y noche es azotado a través de los medios de comunicación por mentiras oficiales y estímulos para que se comporten como bárbaros. O algo peor, se convierte en manada, sigue o es sumiso por miedo al más irracional, mentiroso, fuerte, al que tiene armas, poder, dinero, usa las leyes a su antojo, insulta, chantajea, ofrece, regala bienes (de pésima calidad), pero todo favorece la conversión de la sociedad en rebaño de seres desgraciados e ignorantes.


Rebaño no sociedad
En resumen, truecan al individuo a “mendigo”, “esclavo”, dependiente y los mensajes, objetos y promesas se convierten en zanahorias macabras que generan en el poblador una atroz parálisis mental y lo hace comportarse como si viviera en un territorio no apto para humanos.


Se dañan cerebros


Imagínense lo que puede suceder en una nación si a sus ciudadanos poco a poco les van arruinando sus neuronas; llegará un momento en que el individuo no podrá comportarse de otra forma diferente a un ser básico y primitivo. El ataque comunicacional que viene recibiendo el venezolano por 20 años y la realidad trágica del país han logrado forjar seres altamente estresados, ansiosos, deprimidos, “arrechos”, desesperados, confusos, aturdidos, asustados y millones tienen que utilizar conductas típicas de animales. Se matan, luchan, deambulan en busca de soluciones, son marcados para poder comprar alimentos, se desesperan, pelean, viven pero no saben por qué ni cómo, es decir, la corteza prefrontal de sus cerebros, donde radica la razón, lógica, sensatez, planificación y pensamiento racional se les deteriora cada día más.

corteza prefrontal imagen 2Máscaras

El estudio y conocimiento de la corteza prefrontal es muy reciente, a pesar de ser la dimensión cerebral que nos hace humanos y donde se genera la Mente (o por lo menos una parte de ésta), si se deteriora o vuelve disfuncional, al final el humano queda a merced de las áreas cerebrales que nos emparentan con los chimpancés. Esto no quiere decir que el individuo físicamente se convierta en antropoide o adquiera aspecto de un animal que hace recordar a los mamíferos de los cuales somos miembros en la clasificación zoológica.

A pesar de presentar comportamientos y “emociones” muy similares a los animales, las caras de señores de muchos, los gestos de sobrados de otros, la actitudes de seres con “linaje” de algunos, las poses de serios y morales de personajes que han robado millones y la actitud de “pensadores” de más de uno que vive de sus mentiras y mediocridad, les sirve para engañarse y no ver el nivel bestial a cual ellos han retrocedido y han inducido a millones de seres a comportarse como animales.

Bestializados foto 1

“Perraje”

Y para colmo, son los que ven al hombre y la mujer sencilla o pobre como “perraje” a quienes pueden engañar -según ellos- de por vida. Y resulta que este “perraje”, son seres que han sido conducidos por falta de educación, oportunidades, aplicación de las leyes, inducción mediática y atropello oficial a usar estilos bestiales (con toda seguridad casi siempre menores que el de los inductores). Estilos que van desde mendigar un pedazo de pan, hacer cola como animales para poder comer, cobrar migajas de pensiones y deambular a veces similar a esos descerebrados de las películas de terror en busca de nada… Y es un fenómeno social policlasista, aquí no hay diferencias sociales, es todo un país el que está afectado y cada grupo social y económico lo manifiesta con estilos bestiales diferentes…


Técnicas inmediatas para desbestializar

Empecemos por lo que se puede hacer hoy y en los próximos días. Gracias a esa condición maravillosa del cerebro –neuroplasticidad- para responder, cambiar y aprender si se generan las estrategias adecuadas, las respuestas personales y sociales se pueden orientar en pocos días y semanas. Especie de “milagro” social, sólo se necesita que el cerebro reciba los estímulos adecuados para que active de nuevo sus áreas de sapiens y se encamine a crear valor personal y social. La condición para lograr esto de forma rápida e inmediata consiste en generar en millones de ciudadanos la emoción fundamental para una existencia humana inteligente, en paz y con respeto humano que es la confianza. Si el pueblo venezolano encuentra que sus líderes políticos y de todo tipo logran generar mensajes adecuados a la dimensión emocional de un pensante, las respuestas sociales positivas se generan vertiginosamente. Las condiciones pocas veces, como en estos momentos, están dadas para el gran logro, salto, salida, solución, cambio o evolución del venezolano para resolver estas circunstancias de comportamientos bestiales. La pelota vuelve a estar en el campo de los líderes políticos, o no políticos, si se deciden a actuar sin el objetivo de fomentar lo simiesco del humano.

Técnicas para desbestializar a muy corto plazo

Desbestializar pasos a seguir
Para desbestializar una sociedad se necesitan estrategias muy bien diseñadas que junto a un cambio de gobierno y políticas de salud, educación, economía etc., se implementen programas diseñados para limpiar y borrar aprendizajes inútiles y se activen las áreas del cerebro donde se generan las conductas sociales evolutivas más modernas de la humanidad.

Paso 1. Identificar el problema

Es fundamental la implementación de planes nacionales públicos y privados con alta difusión mediática y mantenidos en el tiempo que les faciliten a todos los venezolanos la identificación de cuáles son las características, tipos y grados de seres “bestializado”:

– Agresivo, irritable, se molesta por cosas sencillas, iracundo

– Pesimista, negativo, criticón, descalificador

– Pasivo, timorato, entregado, evasivo.

– Prepotente, irascible, ególatra.

– Cínico, hipócrita, maniobrero, chantajista, sádico.

– Impreciso, incierto.

– Inepto, ineficiente, improvisado.

– Irresponsable, mentiroso, abusador, oportunista.

– Asaltante, homicida, corrupto, narco.

Paso 2. Eliminar agentes y productos bestializadores

Independientemente de quien los genere: gobierno, empresas privadas, grupos políticos, líderes, medios de comunicación, “Dios” es fundamental eliminar:

– Mensajes (verbales y conductuales) propios de seres bestializados.

– Mensajes degradantes de la condición humana.

– Mentiras repetidas.

– Mensajes insulsos, estúpidos, abúlicos.

– La ineficiencia, chantaje y terror en todo lo que se hace.

Paso 3. Generar ciudadanos altamente humanos

Implementar un programa generador de ciudadanos altamente humanos, es decir, que no utilicen de manera cotidiana conductas y “emociones” bestializadas, y ello, bajo el formato de políticas públicas, obligatorias, con cobertura nacional y de aplicación oficial y privada (empresas, universidades, etc.).

Manos mendicantes
¡Y entonces un real y duradero porvenir de modernidad, libertad, equidad y paz se instalará en Venezuela!…


Luis José Uzcátegui febrero 2018Luis José Uzcátegui
Médico psiquiatra y antropólogo
ljuv2000@gmail.com 
@LuisJUzcategui
Diccionario de Salud Mental LJ Uzcátegui

https://drluisjoseuzcategui.wordpress.com/2016/04/18/diccionario-de-salud-mental/




Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés