Mercedes Montero: El asesinato del líder estudiantil Daniel Tinoco

15 de marzo de 2014

Daniel Tinoco

 

A la memoria de Daniel Tinoco, estudiante de Ingeniería Mecánica  de la UNET asesinado por grupo paramilitar en el edo. Táchira – Venezuela el 10 de marzo 2014.

La descripción del asesinato con el cual le fue arrebatada su vida a Daniel Tinoco ha sido dada a conocer a través de las redes sociales. Como en todos estos casos los jóvenes y gente del pueblo que hace resistencia cuidan los vecindarios y están alerta para apoyarse los unos a los otros en caso de agresión por parte de grupos paramilitares, como las que se han dado en todo el territorio nacional, causando destrozos a la propiedad privada y represión brutal por parte de la GNB

Daniel Tinoco 2En este caso cuando los muchachos al oír detonaciones provenientes de un vecindario aledaño fueron a ver que estaba sucediendo; empezaban a cruzar la calle que los conducía hasta el lugar cuando fueron recibidos a balazos por parte de un grupo paramilitar compuesto por 15 o 20 motorizados y cuatro camionetas :2 Toyota y 2 Tacoma repletas  de gente.  Los atacantes vestían de negro y gritaban ‘Viva Chávez, ustedes van a morir, dejen libre la avenida,  nunca tumbaran al gobierno y  si siguen protestando los mataremos”

Daniel Tinoco siempre era el primero  en responder y también fue el primero en recibir un tiro en el pecho que le quitaría la vida.   Algunos de los muchachos tuvieron tiempo para replegarse, tirarse al piso y protegerse,  otros que venían más atrás no tuvieron suerte y cayeron  heridos.

Otra agresión, otro joven fallecido, una muestra más de lucha y resistencia por parte de un  pueblo que desea vivir en libertad y con democracia, que exige respeto a sus derechos. A una juventud a la que se le ha robado el país, el futuro y la vida, además de ser valiente  tiene una sensibilidad extraordinaria, tanta, que fue capaz de escribir la carta que en honor a Daniel Tinoco a continuación muestro con mi más sincera admiración y respeto.

Daniel Tinoco, asesinado 10/03/14 en Táchira, joven estudiante, escrito de sus compañeros:

«Salió hace un mes de su casa a buscar un país perdido, dejó su calculadora, su lápiz y su cuaderno y a su cama y su familia. En la calle día y noche buscando su país perdido sabiendo que en la patria de hoy para el joven no hay futuro, el futuro es sin futuro. Y caminó con su gente en una y otra cruzada, y se entregó a la vigilia y olvidó cama, almohada, silencio y ventana cambiándolos por colchones, toldos y barricadas. Sus sueños eran despiertos así como sus madrugadas, con los nervios despiertos mientras en el país duermen. Anoche -supongo yo- haciendo tiempo para el descanso y soñando y planificando acciones que el común creería que no tendrían efecto y que muchos criticarían desde sus casas, irrumpió por la avenida la Daniel Tinoco 3muerte con sus dos ruedas. El fuego del odio infame que nos corresponde a todos, pero que se le adelantó a Tinoco. Y el odio atravesó su cuerpo y cayó sobre el petróleo. La ciudad, si no la patria, suspiró y rompió en un llanto, no como una llovizna sino como un aguacero.

Le pido a Dios que no escampe. Que no pare el aguacero para que su sangre baje, y baje por barricadas por aceras y por barrios, y luego siga bajando hasta que rompa en el Torbes. Y luego siga bajando mezclado entre arcilla y piedra y cruce pueblos y puentes y se encuentre al río Apure. Y luego siga bajando regando de libertad a la sábana y al llano, y conozca al Orinoco. Y ya no será Tinoco, y ya no será su sangre, ya no será sólo un joven que se olvidó de lo propio y salió a buscar su patria, ni tampoco sólo un cuerpo al que el tiempo desaparezca no sólo físicamente sino también del recuerdo de una nación sin memoria, ahora será un río gigante que atraviesa el país entero. Y sobre ese río bueno que va cruzando la patria debemos navegar todos, buscando la libertad, la justicia y la igualdad. Buscando cumplir el sueño de ese joven vuelto agua, el de un país más fraterno, más humano, más digno. Ahora Tinoco es río y su caudal lleva banderas, valentía y dignidad.

Yo me voy por ese río, porque mi tierra está seca, seca en el alma, seca de mucho. Y si la lucha calienta y el río evapora un poco, su caudal disminuirá pero volverá más fuerte en forma de agua de lluvia, y siempre estará Tinoco, y siempre estará la lucha… y siempre estarán los sueños hasta que el país sea libre».



Mercedes Montero foto1
Mercedes Montero

Columnista de Opinión
mechemon99@yahoo.co.uk



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés