El turista infame… sobre él escribe Hermann Tertsch

15 de enero de 2014

Dennis Rodman y Kim Jung Un



El exjugador de la NBA Dennis Rodman es un exdeportista muy gamberro, ya en la cincuentena, pero jocoso, provocador y nada convencional. Como jubilado de oro que tiene que mantener vivo fuera de las canchas el circo que le rodea, ha cogido la costumbre de visitar a uno de los peores dictadores del mundo. Se desplaza a Pyongyang, capital de Corea del Norte, y pasa allí unos días, en los que le ríe todas las gracias al siniestro jovencito Kim Jung Un. Estos pasados días montó allí un partido de baloncesto con amigos para dejar ganar a un equipo norcoreano con motivo del cumpleaños del sátrapa. Éste presume de amigo americano. No recibe muchas visitas. No es que haga esfuerzos por quitarle de la cabeza a su torturado pueblo la impresión de que viven en un régimen apestado. Al contrario. Prefiere que sepan que están solos en el mundo y que la vida de todos y cada uno de ellos solo depende de su capricho. Se lo recordó ejecutando a su tío poco antes de Navidad. A Rodman no le da vergüenza todo aquello. Él sabe que tiene asegurado su hueco en prensa y televisión, también en EE.UU y Europa. Nadie sabe lo que cobra Rodman. Hay quienes sugieren que lo hace gratis. Para sentirse allí en pleno estrellato, más que nunca, más que en sus mejores tiempos en los Red Bulls o su noviazgo con Madonna.
 Dennis Rodman y Kim Jung Un 3
Rodham se siente estrella en el centro del mundo, aunque éste lo compongan 25 millones de coreanos del norte que viven en un régimen de esclavitud, hambre y terror como en muy pocas mazmorras en este mundo. Rodman se divierte bajo la mirada de seres que entierran niños, comen ratas y raíces y tiemblan ante la amenaza de ser castigados por no aplaudir lo suficiente al líder. Todo, absolutamente todo es mentira en aquel régimen comunista llevado al paroxismo. Dennis Rodman y Kim Jung Un 2Todo menos el dolor y el terror. Y menos la alegría del desenfadado tirano y su invitado yanqui Dennis Rodham. Ellos disfrutan de la opulencia y de la dominación. Del poder total. Es el gozo depravado de sentirlo todo a su merced.
 
Hace 30 años un comunista en Praga, invitado a un Congreso del PCCH, me confesaba su emoción de recorrer aquellas calles en coche oficial con sirena, sin parar en semáforos, con prioridad total, «como si mandáramos». Aquella era la inocente Pareja difusalujuria del abuso de poder en el tráfico. También recuerdo después de la caída de Ceaucescu, cuántos equipos de agentes extranjeros me topé en Bucarest que negociaban la compra de cintas a miembros de la Securitate que habían saqueado el archivo. Vendían al mejor postor las escenas comprometidas de políticos y poderosos grabadas por el régimen durante aquellas visitas en las que les permitía sentir ese poder total que en sus países jamás podrían disfrutar. La plena sumisión de hombres, mujeres y niños.

No era Rumanía el único régimen comunista con ese hábito fílmico. Cuántos defensores de Cuba en Occidente, cuánto artistilla de medio pelo pasa allí temporadas para gozar del poder del privilegiado de los miembros del régimen. Y disfrutar de la sumisión de una población postrada y extenuada. De tratar allí a seres humanos como nunca podrían tratar a nadie en sus lugares de origen.

Turista pedófiloEs peor aún que el despreciable turismo meramente sexual. Es la miseria de los individuos de sociedades libres que acuden a otras esclavizadas para gozar del abuso de su poder circunstancial, no ya como «el turista del ideal», ese idiota que tan bien describió en su novela Ignacio Vidal Folch, sino el auténtico turista de la infamia, del poder corrupto y del abismo moral.
 


Hermann Tertsch

Hermann Tertsch

@hermanntertsch
Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés