Her­mann Ter­tsch: El agen­te Za­pa­te­ro y la tor­tu­ra

14 de agosto de 2018

Requesens Zapatero y Maduro




L
le­gan te­rri­bles nue­vas pro­ce­den­tes de Ve­ne­zue­la que nos afec­tan gra­ve­men­te a los es­pa­ño­les. Ya no se pue­de mi­rar en Es­pa­ña ha­cia otro la­do co­mo tan­tos han he­cho tan­to tiem­po. Son no­ti­cias que di­cen tam­bién mu­cho so­bre lo que pa­sa en Es­pa­ña don­de go­bier­na hoy un hom­bre, Pe­dro Sán­chez, cu­yo prin­ci­pal apo­yo po­lí­ti­co y par­la­men­ta­rio es una fran­qui­cia del ré­gi­men cri­mi­nal co­mu­nis­ta que ha des­trui­do aquel país has­ta unos lí­mi­tes inima­gi­na­bles.

Nicolás Maduro asesino
Ve­ne­zue­la su­fre sin ce­sar un do­lor de es­pan­to por mie­do, vio­len­cia, ham­bre, tor­tu­ra y pri­va­cio­nes sin fin. Un do­lor que no se ha­bría da­do en es­tas di­men­sio­nes y con se­me­jan­te bru­ta­li­dad sin la im­pli­ca­ción de ase­so­res co­mu­nis­tas es­pa­ño­les du­ran­te la cons­truc­ción de la dic­ta­du­ra y sin la in­creí­ble pe­ro ya muy cons­ta­ta­da im­pli­ca­ción co­mo es­tre­cho co­la­bo­ra­dor de Ma­du­ro, el cri­mi­nal que pre­si­de aquel ré­gi­men, de un ex­pre­si­den­te del go­bierno de Es­pa­ña.

Se tra­ta del so­cia­lis­ta Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, cu­ya in­fluen­cia en el go­bierno de Sán­chez tam­bién es muy gran­de. Za­pa­te­ro es hoy ase­sor co­mún de Ma­du­ro y de nues­tro je­fe de Go­bierno.

Pablo Iglesias y Zapatero
Y Sán­chez es­tá ba­jo la in­fluen­cia com­bi­na­da del ase­sor de Ma­du­ro y de Po­de­mos que de­be su exis­ten­cia y obe­dien­cia a aque­lla dic­ta­du­ra.

An­te es­tos da­tos, qui­zás de­bie­ran alar­mar­se un po­co más los es­pa­ño­les. La hu­mi­lla­ción co­mo for­ma pa­ra des­truir al in­di­vi­duo, que­brar a la per­so­na, su vo­lun­tad, su au­to­es­ti­ma, es tan vie­ja co­mo el po­der y la ti­ra­nía. En tiem­pos mo­der­nos to­das las dic­ta­du­ras lo han he­cho, aun­que los na­zis y los co­mu­nis­tas, esos dos ge­me­los del dia­blo, son los más afa­ma­dos es­pe­cia­lis­tas.

Los na­zis en el po­der no exis­ten des­de 1945, los co­mu­nis­tas sí y son co­mo siem­pre maes­tros de hu­mi­lla­ción y tor­tu­ra. El SE­BIN, la po­li­cía po­lí­ti­ca de la dic­ta­du­ra de Ma­du­ro, dis­tri­bu­yó ha­ce tres días unas imá­ge­nes del dipu­tado Juan Re­que­sens, de­te­ni­do en fla­gran­te vio­la­ción de su in­mu­ni­dad par­la­men­ta­ria.

Requesens drogado y torturado
En ellas apa­re­ce en unos cal­zon­ci­llos man­cha­dos por lo que pa­re­cen ex­cre­men­tos y con sín­to­mas de ha­ber si­do dro­ga­do.

Re­que­sens fue de­te­ni­do ile­gal­men­te en la re­da­da mon­ta­da por el ré­gi­men tras el su­pues­to aten­ta­do con­tra Ma­du­ro el 4 de agos­to. El par­ti­do de Re­que­sens ha de­nun­cia­do que, ade­más de dro­ga­do, fue ame­na­za­do con la eje­cu­ción de su fa­mi­lia y la vio­la­ción de su her­ma­na. Pues aquí, en lo más tur­bio y sór­di­do de las sen­ti­nas vio­len­tas de un ré­gi­men co­mu­nis­ta cri­mi­nal y nar­co­tra­fi­can­te apa­re­ce Za­pa­te­ro.

Borges acusa a Zapatero
Por­que un com­pa­ñe­ro de par­ti­do del tor­tu­ra­do Re­que­sens, Ju­lio Bor­ges, ha acu­sa­do al ex­pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol de ame­na­zar­le con la cár­cel si no se ple­ga­ba a la vo­lun­tad del dic­ta­dor Ma­du­ro.

Za­pa­te­ro lle­gó ha­ce más de dos años a Ve­ne­zue­la pre­ten­dien­do ser un me­dia­dor. Pron­to la opo­si­ción le acu­só de ser un agen­te más de la dic­ta­du­ra de Ma­du­ro, que por gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro nun­ca es­pe­ci­fi­ca­das, de­fien­de al ré­gi­men y ma­nio­bra pa­ra le­van­tar san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les a los cri­mi­na­les de la cú­pu­la. Za­pa­te­ro es el úni­co lí­der eu­ro­peo con la im­pu­di­cia de de­fen­der a la nar­co­dic­ta­du­ra.

Zapatero miembro de la pandilla asesina
Su me­dia­ción se re­su­me en el ba­lan­ce de Fe­li­pe Gon­zá­lez: Ha lo­gra­do «mul­ti­pli­car por seis la ci­fra de pre­sos po­lí­ti­cos». Za­pa­te­ro di­jo el do­min­go que la acu­sa­ción de Bor­ges era «una bur­da ca­lum­nia». Pe­ro no son las pri­me­ras de es­te ti­po con­tra él. Ha­ce tiem­po pre­sos po­lí­ti­cos de­nun­cia­ron vi­si­tas de Za­pa­te­ro pa­ra ha­cer exi­gen­cias que fa­vo­re­cían a la dic­ta­du­ra.

Con­ven­dría que en Es­pa­ña se abra un de­ba­te so­bre lo que Za­pa­te­ro ha­ce en Ve­ne­zue­la. Que el so­cia­lis­ta Za­pa­te­ro, con­si­de­ra­do agen­te de un dic­ta­dor co­mu­nis­ta y nar­co­tra­fi­can­te que tor­tu­ra a dipu­tados de su par­la­men­to, sea ase­sor de Sán­chez e ído­lo de su Go­bierno, di­ce mu­cho de lo pe­li­gro­sa­men­te que vi­vi­mos los es­pa­ño­les úl­ti­ma­men­te.

Hermhermann-tertsch-creditos-enero-2017ann Tertsch
@hermanntertsch

Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés