Jesús Peñalver: Ch … abismo

14 de agosto de 2016

Abismo chavista




Al darle unas monedas a un ser humano, lisiado de piernas él, en el Metro de Caracas, en respuesta a mi gesto, me dijo: “que Dios se lo pague”. Sería el Supremo quien me pagaría por el simple acto caritativo de mi parte. La crisis humanitaria en el país ya es inocultable, y desde hace mucho tiempo, años de roja peste. La OEA, Mercosur entre otros entes multilaterales lo han expresado. Y para más INRI, el propio secretario de la ONU dio su testimonio sobre la desgracia venezolana. Todo esto encarna el motivo suficiente, no solo para reclamar, quejarse y protestar conforme con la Constitución y las leyes, sino también para reclamar con más fuerza ciudadana, que Tibisay luz, hiena y su combo, respete nuestro derecho a convocar el referendo revocatorio del mandato de aquel funcionario malo en su gestión, incapaz y harto deficiente.

Tanto es así, que la crisis de Venezuela protagoniza la portada de la revista Time.

Time Venezuela is Dying
Las largas colas, la escasez de bienes de primera necesidad y los desgarradores testimonios de quienes sufren la coyuntura son los protagonistas del artículo, que apunta a la “revolución bolivariana” del aquel sátrapa llamado Hugo Chávez, trágico ser que instauró la pesadilla.

Y ello es así, no tengo dudas. Lo describe muy bien Thays Peñalver en su libro, he allí el origen del caos.
Lamentablemente, la realidad venezolana es esa, no se puede ocultar, independientemente de una portada o editorial de cualquier medio en el mundo.

Esa escena la vemos a diario, es la prueba evidente de que el socialismo colorado no ha sabido ni podido enfrentar la miseria que cargan consigo los indigentes, pobres seres de nuestro país. Muchos de ellos aún siguen recorriendo las calles de la ciudad: niños, mujeres, preñadas algunas, indigentes todos; deambulan sin saber a donde ir, y esta triste realidad debe llamar la atención de la sociedad en general, principalmente del Estado y de sus órganos encargados de atender la asistencia o desarrollo social.

Mendigos
La indigencia constituye una realidad ante nuestros ojos; no se trata de ornato público, es una de las tantas miserias humanas que debe ser atendida con serias y decididas políticas públicas capaces de dar respuestas oficiales con eficacia y eficiencia. Un pueblo que no tiene hambre sonríe y es libre.

Es triste ver a tanto pordiosero, tanto indigente y sobre todo niños y jóvenes, y madres con sus hijos en los brazos como cobija, lanzando candela por la boca, intentando limpiar parabrisas con sus rudimentos, vendiendo galletas o simplemente con la mano extendida o portando un envase cualquiera en espera de alguna limosna. El drama es nacional, y uno ve y sabe que Venezuela tiene riqueza, es una nación noble, que recibe ingresos económicos suficientes, tan suficientes que alcanzan para ayudar a otros países.

Existe una población carente de lo más elemental, muchos pobres, muchos indigentes, quizá debido a la falta de instrucción o de oficio, ignorancia, conductas viciosas personales o familiares, y la falta de instituciones que se ocupen de socorrer a quienes están en peligro. Son seres humanos, insisto, que integran una creciente legión de personas que viven en la calle.

Mendigo 99
Vivir en la calle implica no tener espacio propio, es andar con lo puesto, casi desnudo, es no tener lo más mínimo como ropa, calzado, cobija. ¿Cuántas veces los hemos visto con repugnancia? Cuando buscan entre los desechos vasos y botellas con restos de bebida y comida que otros echan a la basura, cuando alcanzar un mendrugo de pan en las pilas de desperdicios se ha convertido en una proeza para estos tristes seres.

Los factores que producen la indigencia son tan variados y complejos que sólo un Estado con verdadera vocación de servicio, puede combatirlos en toda su magnitud. Decía el poeta Andrés Eloy Blanco, que «Venezuela no caminará en tanto no se ponga en las manos de su pueblo un pan del tamaño de su hambre».

Ello no significa promover el facilismo, el hedonismo, lo material por encima de los valores del espíritu, pues sería indiferente a este terrible problema social. La indigencia debe enfrentarse con entereza, decidido empeño y verdadera disposición, pues de suyo este mal social implica pobreza y necesidad de muchos connacionales.

Formidable sería un “Estado Bienestar” o una sociedad de abundancia, y no está visión obtusa del socialismo que pretende llevarnos al empobrecimiento de todos, retrotraernos a etapas ya superadas en lo político, social y económico, lo cual debe ser analizado y rechazado por la mayoría de los venezolanos.

Rechacemos esa estructura social basada en la economía de subsistencia, la propiedad colectiva, el desarrollo “endógeno”, la igualación hacia abajo y el reparto comunitario de bienes en un marco de escasez.

Aunque aciaga la hora de la patria, los míos son buenos deseos para ustedes y para nuestra amada Venezuela.


Jesús Peñalver foto de jiulio 2015
Jesús Peñalver
es abogado
Columnista de Opinión
penalver15@gmail.com / @jpenalver








Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés