Cuba no se cura solo con democracia

14 de mayo de 2013

Cuba destino

 
En los ojos de su imaginación, Elsa Morejón mira desde Miami a su querida isla y le preocupa que lo que aqueja a Cuba no se va a curar solo con democracia. Lo que aflige a Cuba, dice con convicción la humilde enfermera bautista, es un enorme agujero en la espiritualidad, un pueblo que mira al gobierno y no a Dios para que lo salve, porque a tres generaciones les han lavado el cerebro desde su primer día de preescolar para que piensen de esa manera.
 Gloria y Emilio
Semanas antes, a través del Atlántico, Gloria y Emilio Estefan, de Miami, se reunieron con el Papa Francisco y le comunicaron un mensaje similar. “¿Qué se dice cuando uno está delante de un Papa?”, dice Emilio Estefan, que dejó Cuba cuando tenía 14 años. “Le dije que yo estaba orgulloso de tener un Papa hispano, que entiende el sufrimiento de las personas en América Latina. Le pedí que orara para traer paz y derechos humanos y libertad en Cuba. Que no se olvide de Cuba”.
 
El papa sonrió, asintió con la cabeza y le pidió a la pareja que oraran por él durante el encuentro, ocurrido temprano en la mañana del 19 de abril en el Vaticano, dijo Estefan. 
 
Gloria Estefan se encontraba en Roma para dar una charla TEDx Talk sobre la fe, el perdón y la reconciliación. La hija de un veterano de Bahía de Cochinos y de Vietnam, dejó Cuba cuando tenía apenas dos años de edad, pero nunca la ha tenido lejos de su corazón. Esta fue la segunda vez que le ha pedido a un Papa que ayude al pueblo de Cuba, que le ofrezca orientación, que lo libere del miedo. En 1995 actuó ante el Papa Juan Pablo II, que más tarde iría a la isla y pediría que Cuba abra sus puertas al mundo.
 
Puede parecer que Cuba está haciendo eso ahora, pero no nos dejemos engañar. Aunque a algunos de los activistas y disidentes pacíficos de Cuba se les permite salir de la isla bajo las nuevas regulaciones de viaje del régimen, todos ellos se han referido a las generaciones perdidas que crecen sin ética, sin moral, sin esperanza.
Cuba jineterasTodos ellos han señalado que los publicitados cambios económicos que Raúl Castro ha puesto en marcha en materia de vivienda y empleo, son cambios cosméticos cuando más. Señalan el creciente alcoholismo entre los jóvenes y la falta de valores.
 
Berta Soler, co-fundadora de las Damas de Blanco, que marchan pacíficamente todos los domingos después de los servicios religiosos en toda Cuba para protestar por las violaciones de los derechos humanos y procurar la liberación de los presos políticos, llegó por fin a encontrarse con el Papa la semana pasada en la plaza de San Pedro.
Berta SolerLuego de no haber podido tener una audiencia con el Papa anterior, Benedicto XVI, durante la visita de este a la isla el año pasado, Soler entregó al papa Francisco dos cartas de las esposas de los presos políticos cubanos. Soler dijo que el Papa la bendijo y le dijo que perseverara en su lucha para llevar esperanza a las generaciones perdidas de Cuba.
 
Aquellos de nosotros que todavía tenemos familia en Cuba, conocemos la realidad que encaran Soler, Morejón, Yoani Sánchez, Rosa María Payá y tantos otros. Sabemos que las nuevas regulaciones de viaje no significan nada cuando los opositores al régimen comunista, que buscan la libertad, regresan al hostigamiento cotidiano de la Seguridad del Estado o de las turbas “en defensa de la revolución”, que tienen instrucciones de golpearlos. Sabemos que algunos disidentes permanecen en la lista negra de los que no pueden viajar. 
 
Uno de los que están en esa lista es el Dr. Oscar Elías Biscet. Fue liberado de la cárcel, pero no se le permite salir hasta que haya terminado su condena de 25 años en la isla. Solo puede salir –las autoridades cubanas también le han dicho– si nunca regresa. Tales son las “reglas” para viajar: desechadas convenientemente si ello se adapta a los fines de la dictadura.
 

Biscet y Morejón

Oscar Elías Biscet y Elsa Morejón

Morejón y su esposo, el médico Biscet, son cristianos en un país que puso a Dios fuera de la ley hasta que su dictador decidió que ya era oportuno volver a creer. Ellos siguieron a sus corazones, no las reglas de la tiranía. Biscet, encarcelado varias veces para un total de 13 años hasta ahora, se metió en problemas en la década de 1990 cuando colgó una bandera cubana al revés para protestar por los abortos ilegales al final del embarazo, que eran encubiertos por el régimen.
 Proyecto Emilia firmas
Biscet y su grupo están recogiendo firmas para el Proyecto Emilia, que califica al gobierno comunista como ilegítimo y busca el cambio político no violento. Es el nombre de Emilia Teurbe Tolón, que bordó la primera bandera independentista cubana y se convirtió en la primera figura femenina conocida del exilio político de Cuba, de donde fue expulsada por España. La historia se repite.
 
Que una docena de disidentes estén de gira por las capitales del mundo, pidiendo a importantes líderes que defiendan los derechos humanos –quitando el velo de legitimidad que tantas democracias han concedido a la dictadura durante tantos año– nos da la esperanza de que el cambio está llegando a Cuba, no porque una dictadura de 54 años de existencia lo permite, sino porque la gente de fe lo exige, una oración tras otra. 
 
 

Agradecemos al Nuevo Herald, permitirnos reproducir este artículo
 
Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés