Hermann Tertsch: Vencer al miedo

14 de abril de 2019

Sin miedo España



Resulta políticamente triste e intelectualmente bastante penoso que muchos sectores de la derecha, desesperados ante lo que consideran una falta de músculo y empuje de la campaña electoral del Partido Popular y de Ciudadanos solo crean tener el recurso del llamamiento angustioso, lastimero y perdedor al voto útil. Que no es sino la suprema expresión de la impotencia. Y que se hayan lanzado todos a señalar a Vox como el gran culpable potencial de la suprema desgracia que supondría para España que Pedro Sánchez, un líder político sin escrúpulos ni freno moral alguno, volviera a tener una mayoría de gobierno. Todos coinciden en la obviedad de que un gobierno de Sánchez supondrá una catástrofe para España. Que además podría ser irreversible si Sánchez cumple todos los compromisos que ha adquirido con fuerzas cuyo objetivo es la destrucción del régimen democrático, la Monarquía parlamentaria y la unidad nacional. Sánchez es ya en puridad un traidor a la Constitución y a España. Ha ocultado negociaciones que implicaban puntos como el ataque a la Monarquía y la entrega de poderes soberanos al Gobierno catalán. Ha entablado acuerdos de cooperación con todos los enemigos de España y de su continuidad histórica como son los golpistas catalanes y los terroristas vascos. Que los golpistas y Arnaldo Otegi ya hagan campaña por Sánchez dice mucho. Por eso es doblemente injusto, además de necio y contraproducente, que en sus intentos por frenar la competencia de Vox, surjan esas voces que acusan directamente al partido de Abascal de ser un aliado de Sánchez. ¡Quia! Vox debe ser quien, mucho más masivamente que en Andalucía, logre trastocar el equilibrio y llevar al poder un gobierno nacional en España.

VOX España segura
Todos los partidos que pueden formar, de darse la aritmética electoral, una amplia coalición para frenar a Pedro Sánchez y sus aliados, tienen su personalidad específica y deberían estar pugnando ahora mismo todos ellos por su programa y por sus objetivos. Para ganar votos en todas partes. También entre los socialistas como hizo ayer con su llamamiento en Bilbao, el propio Abascal. Quien se ría de este llamamiento de Vox a los socialistas que creen en España y no quieren participar en la infame deriva del PSOE con todos los enemigos de la nación y de la democracia, que mire un poco hacia Austria o Alemania y verá como partidos nacionales se han nutrido de legiones de socialistas hartos del izquierdismo de sus partidos. Menos lanzarse a desacreditarse mutuamente o, peor aún, a pretender que uno se quite para dejarles espacio a ellos. Ayer decía en Bilbao el presidente de Vox, Santiago Abascal, que tal como va la impresión general de la campaña considera muy posible que su formación ya esté por delante de varios partidos parlamentarios. «Y no descarto otros sorpassos. Con toda humildad, pero hoy ya son posibles». Lo cierto es que los tres partidos capaces de poner fin a los planes de Sánchez de embarcar a España de un proceso de desmantelamiento han de ganar estas elecciones. Pueden hacerlo muy contundentemente. Solo hace falta vencer al miedo que tanto ha ayudado a los enemigos de España siempre.

Hermhermann-tertsch-creditos-enero-2017ann Tertsch
@hermanntertsch

Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión




Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube