Miguel Yilales: Hay que fumigar esta plaga

14 de febrero de 2016

Fumigar contra la Peste Roja





Hace mucho tiempo los venezolanos decíamos que fuera de los límites capitalinos lo demás era monte y culebra, y había hasta quienes se creían el cuento de que la sucursal del cielo se había instalado en este país, todo como consecuencia de un desmedido centralismo que obligaba visitar la capital de la república para hacer los más simples trámites, disfrutar la vida nocturna metropolitana, apreciar los lanzamientos culturales y los estrenos cinematográficos. Esa Venezuela evolucionó, decidió descentralizar el Estado y empezaron a surgir verdaderos polos de desarrollos arquitectónicos, sociales y culturales en los que aparte de calidad de vida se respiraba progreso.

Pero las cosas no podían durar para siempre y los cambios que se gestaban recibieron los ataques arteros de unos milicos felones que se creían la reencarnación de los próceres independentistas, cuando en realidad eran, a duras penas, émulos de los montoneros del siglo XIX mezclados con lo más primitivo y destructivo del oscurantismo medieval.

A partir de ahí, y hasta la llegada de la peste roja al poder, fuimos paulatinamente retrocediendo en los logros, en algunos casos por temor a nuevos pronunciamientos militares y en otros porque quienes debieron tomar las acciones se entregaron a los brazos de un populista, megalómano, narcisista e irresponsable que lo único que le interesaba era perpetuarse en el poder.

Justicia apestosaCon toga o sin ella… son pranes

Es que por gracia de un revolución, que realmente ha sido una involución, los venezolanos hemos descubrimos cuan pobres somos, que a pesar de tener las más grandes reservas petroleras somos una sociedad de pedigüeños, que aunque poseamos tierras fructíferas estas no producen nada y que de nada sirve tener una industria pesquera que no pesca o una industria ganadera con reses famélicas.


Sabemos que todo lo que caiga en las manos de la caterva de delincuentes y bandoleros que nos desgobierna terminará convertida en un cascarón vacío, a punto de derrumbarse y a la espera de una simple brisa que lo derruya.

Se tragaron los ingresos de la bonanza petrolera y ahora no tienen ni para pagar las pensiones, los salarios o cubrir las necesidades de salud pública; expropiaron distintas empresas, crearon consorcios que no produjeron nada y se aliaron con socios de los que solo aprendieron las artes del tráfico de sustancias prohibidas y armas; hoy perdemos todas las disputas comerciales, nos obligan a resarcir los daños causados y debemos hasta la manera de caminar sin tener con que pagar; despalillaron las reservas en oro que han servido para enriquecer a unos cuantos que viven en el exterior a cuerpo de rey pero que se reconocen a leguas porque son primates con atuendos de seda.

La irresponsabilidad ha llegado al extremo que quien ilegalmente ejerce la primera magistratura (hasta que demuestre si no posee doble nacionalidad o si nació en este lado de la frontera) en lugar de concertar una solución a la crisis le da por agravarla. Decreta una emergencia económica que no tiene pies, ni cabeza; la Asamblea Nacional le enmienda la plana para que no siga por la bajada sin frenos y entonces busca a unos magistrados abyectos y miserables para que pisen el acelerador rumbo al precipicio.

Fumigando la PesteNo puede ser simbólica


El país está en emergencia y el Parlamento debiera declararse en sesión permanente para trabajar a dedicación exclusiva y corregir los entuertos y los desmanes chavistas: hay que hincarle el diente a los poderes públicos, iniciar el proceso de renovación del CNE, corregir el ultraje a la justicia y solventarlo por la vía más expedita, modificar la Ley Orgánica del TSJ, la del Banco Central, la de la FAN y cuanto esperpento colida con la constitución, así las hayan legalizado los magistrados, la repatriación de capitales que ilegalmente se encuentran fuera del país, determinar cómo se enriquecieron los boliburgueses, como han comprado medios de comunicación y por supuesto implementar en paralelo todas las medidas que permitan sanear, el Palacio de Miraflores y todas las esferas del poder, de facinerosos, malhechores y forajidos.

Es por ello que es necesario que la Asamblea Nacional decida hacer lo que tiene y debe hacer, estamos en un momento en que los diputados deben mostrar el camino y no quedar como una institución simbólica, es el instante de que el liderazgo colectivo actúe profilácticamente para salir de esta plaga que nos azota desde hace 17 años.

Llueve… pero escampa



Miguel Yilales

Miguel Yilales

Periodista venezolano
@yilales





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés