La depresión: Sufrimiento silencioso

13 de agosto de 2014

El lunes pasado se anunció la muerte del actor estadounidense, Robin Williams. La probable causa del fallecimiento fue suicidio por asfixia tras una lucha contra la depresión.

Esta lamentable noticia, que causó impacto a nivel internacional, es un recordatorio de que la depresión es una enfermedad peligrosa, a la cual hay que prestarle atención.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión es un trastorno mental que afecta a más de 350 millones de personas en el mundo.

A pesar de ser una enfermedad común, muchas personas no entienden lo que es padecer depresión y lo confunden con una simple tristeza.

Una depresión mal tratada puede convertise en un problema de salud serio, especialmente cuando es de larga duración e intensidad moderada a grave, y llega a alterar las actividades laborales, escolares o familiares. Incluso, en el peor de los casos puede llevar a la persona a cometer un suicido, que es la causa de aproximadamente 1 millón de muertes anuales.

Macarena Fernández Hoyo, en su libro La psicología que nos ayuda a vivir, explica cómo se manifiesta la depresión «Este trastorno psicológico se manifiesta en tres niveles de respuesta: en el cognitivo, que es el pensamiento de la persona, en el fisiológico/emocional, y en el motor. Estos dos últimos forman parte de la conducta observable por el resto».

Por su parte, Fernández Hoyo, describe los síntomas de la depresión:

A nivel cognitivo o del pensamiento: Las personas suelen ver el mundo de forma negativa y pesimista, no le encuentran sentido a la vida. Se vuelven susceptibles a las opiniones de las demás, interpretando con frecuencia que serán rechazados.

Sienten que todo les lleva más esfuerzo y que son incapaces de lograr sus objetivos al compararse con su entorno. 

A nivel fisiológico y mental: Son personas con profundos sentimientos de tristeza, se sienten cansados. Padecen de alteraciones del sueño, tal como el insomnio o hipersomnia (dormir en exceso).

Pierden el apetito y el deseo sexual. Y en muchas ocasiones presentan problemas de ansiedad y taquicardia.

A nivel motor o del comportamiento: La inactividad es la principal característica de la persona deprimida. Se tienden a aislar socialmente y pierden el interés por actividades que antes les llamaba la atención.

Existe un amplio rango de medicamentos destinados a tratar la depresión y combatir los síntomas de quienes la padecen. Es importante consultar a un especialista médico para que determine cuál es el mejor tratamiento para cada persona.

La persona que padece depresión puede complementar su tratamiento médico, encontrando un pasatiempo como el arte, la música o la meditación para canalizar las emociones negativas.

Una Nota Informativa desde nuestra Mesa de Redacción

María Alejandra Cortés

Fuente: Revista Muy Interesante  

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés