Las 10 cosas que nunca deberías poner en tu currículum vitae

12 de agosto de 2013

Curriculum Portada

 

Utilizar un lenguaje poco claro: Un CV mal redactado o con algún error ortográfico muestra despreocupación del candidato. Se recomienda pedirle a alguien que revise el documento antes de mandarlo, pues muchas veces los candidatos escriben mal el cargo o el nombre de la empresa donde trabajan.

Exagerar respecto a las funciones y cargos desarrollados: Establecer más funciones o responsabilidades de las que realmente te asignaron puede generar dudas al evaluador respecto a la veracidad de la experiencia, lo que podría condicionar la posibilidad de ser preseleccionado.

Curriculum 1Establecer conocimientos o competencias con la que no se cuente: Es importante ser objetivo a la hora de calificar sus conocimientos y habilidades. Por ejemplo, no establecer un nivel de inglés superior al que realmente se tiene, porque cuando se ofrece un trabajo que tiene como requisito el manejo de otro idioma, esto siempre será probado a través de una prueba técnica.

Describir la trayectoria laboral de forma muy extensa: No hay que olvidar que el currículo es un resumen del historial profesional. Si pones demasiado detalles corres el riesgo que la persona que lee el CV pierda la concentración y el foco en el documento.

Ser redundante y auto-referente: Al definirte, hazlo de forma clara, organizada y acotada. Poner un resumen que destaque características personales como ser proactivo, simpático, responsable, más que los logros obtenidos profesionalmente, entrega una impresión negativa a los evaluadores y esto puede ser causa de quedar fuera del proceso de selección. Ninguna empresa quiere tener un empleado egocéntrico.

Algunos critican que se coloque como título «Currículum Vitae», ya que opinan que esa es una información que todos saben. Realmente eso es muy personal: Poner el título o utiliza ese espacio para colocar tus datos personales directamente. Queda a elección de cada quien. 

Curriculum 2Incluir información inapropiada, como tu altura, datos de tu familia o una lista excesiva de pasatiempos. Si tus hobbies tienen relación con el puesto al que estás postulando, escríbelos. Si no, deja esa información para ti, ya que puede dar la impresión que el postulante no tiene mucho de qué hablar respecto de su carrera. Además, no pongas como correo electrónico uno que diga supermacho o Mujermaravilla 2012, porque algo así denota poco profesionalismo y ninguna seriedad, algo que a ningún empleador puede gustarle.

Utilizar términos muy técnicos y palabras rebuscadas: Su uso dependerá del cargo al que se está postulando. Aunque existen postulaciones donde ésta es información muy relevante, en otros casos sólo confunden al reclutador. Además, podrías parecer pedante, por lo que es mejor utilizar un lenguaje sencillo y cercano, sin caer en lo vulgar o coloquial. Dar a conocer tendencia política, sindical o religiosa tampoco es bueno. No sabes quién leerá tu CV ni tampoco cómo esa información puede influir en la decisión final.

Hablar de remuneraciones, rentas, bonos o beneficios económicos: Durante la entrevista tendrás el espacio para hacerlo.

Se recomienda que si no cuentas con amplia experiencia profesional, bueno entonces es destacar la formación académica y las áreas de interés laboral. Asimismo, aunque suene  obvio, no pueden faltar por ningún motivo los datos personales, formación académica, experiencia profesional y otros datos, como manejo de programas o idiomas.

En definitiva, hay que ser claro respecto a las actividades en la que se vaya a postular. Es importante adaptar el CV de acuerdo al trabajo al que se está postulando, resaltando las labores relacionadas al cargo ofrecido. Esto según los expertos, facilita el conducto regular para la postulación y lo pone sobre los otros candidatos».


Una Nota Informativa desde nuestra Mesa de Redacción


Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés