Mercedes Montero: Hambre y desesperación

12 de julio de 2016

Venezuela hambre 4



Todos los días aumenta el número de personas, entre los cuales hay niños, que rebuscan en los basureros sobras de comida para no morirse de hambre, sin importarles el altísimo riesgo de contaminarse por haber ingerido alimentos en estado de descomposición.

Venezuela las colas del hambre 5
El pueblo venezolano hace colas desde la madrugada para adquirir los alimentos regulados que cada día son más escasos y de distribución selectiva por parte del régimen de Maduro, que sólo entrega mensualmente una bolsita de pobre contenido, que no incluye algún alimento proteico, y sólo es entregado a aquellos ciudadanos que firman su fidelidad a la “revolución”, obligados a asistir, vestidos de rojo, a los actos de apoyo al régimen y además garantizar que no firmarán documento alguno, ni participarán en actos de protesta en contra de la revolución y votarán a favor del ilegítimo Maduro.

Venezuela hambre y represión 6
A pesar de toda la represión desplegada por el régimen, la fuerza y dolor del hambriento pueblo venezolano va en crescendo de manera incontenible. Cada día las protestas son más numerosas en todos los rincones del país, los alimentos son más caros y escasos y prácticamente lo único que se consigue son legumbres. También aumenta la crueldad de una represión desplegada por la “Guardia Nacional Bolivariana”(GNB) que deja las calles llenas de gente apaleada, herida, vejada, llorando de impotencia y desesperación ante el hambre de hijos , ancianos, enfermos y ellos mismos que, en casos cada vez más frecuentes, se han visto reducidos a comer una sola vez al día.

Veamos algunas muestras del verdadero significado de lo descrito en los párrafos anteriores:

El día 6/7/2016 500 mujeres tachirenses armándose de valentía retaron a la GNB y al grito de “Queremos comida” impusieron su voluntad y cruzaron el puente de frontera entre Venezuela y Cúcuta en Colombia, nada ni nadie las pudo detener, esta acción dejo al descubierto la determinación de un pueblo que ya no aguanta más. Al día siguiente el gobernador del estado drenó la presión de los habitantes de la zona al abrir el puente que comunica a ambos países. A las 11:00 a.m. del día 7/7/16 habían cruzado más de 16.000 venezolanos hacia Cúcuta.

Gente cruza a Cucuta
El puente de comunicación quedó abierto por 12 horas, que fueron prolongadas hasta las 8 p.m. Se calcula que ese día más de 35.000 personas atravesaron la frontera. Signos evidentes que el régimen venezolano ante el hambre criminal provocada para lograr la sumisión del pueblo y la decisión del pueblo tachirense de no permitirle tal confiscación decidió abrir un drenaje para evitar en ese momento, la revuelta que se hará realidad en un futuro cercano.

Al abrir mi correo me encuentro con un titular que haría enrojecer de vergüenza a cualquier gobernante: Niño Wuayuu
¡Niños pierden peso de forma dramática por falta de alimentos! El contenido de la reseña periodística es el mismo que cada día es denunciado por médicos, trabajadores sociales, maestros y ONGs dedicadas al área: es la hambruna a la que está sometida la niñez venezolana, es el caso de un niño wayúu que lleva 4 meses recluido en el Hospital Chiquinquirá – estado Zulia, por una desnutrición tan severa que obligó a su madre a dejar el trabajo que tenía y desatender a sus otros hijos para poder acompañar a su hijito de 16 meses, que no tenía fuerza ni para caminar. Sencillamente las entradas que tenía la familia no alcanzaban para darles de comer. En este momento comen debido a la caridad ajena, cuando regresen a su casa quien sabe que ira a suceder. En el hospital hay otros 19 niños en iguales condiciones, lo más grave del caso es que una desnutrición como la que padecen estas criaturas deja secuelas irrecuperables en su desarrollo físico y mental. Este daño no tiene perdón de Dios.

Hambre familiaCasi cuatro millones de venezolanos solo hacen una comida diaria. Cada día los reales alcanzan menos; ancianos, niños y enfermos son los que más sufren debido a que son dejados en minusvalía. De nada han servido todos los estudios socioeconómicos sobre el hambre en el país, tampoco han servido el clamor popular, el trabajo de las ONG dedicadas a este tipo de estudios, ni la presión internacional ante el doloroso caso venezolano. El régimen tiene el cinismo de negar el desastre que ha causado y cada día es más evidente; no tiene otra salida ya que saben que de ser sacados del poder terminaran en La Haya, razón por la cual han recurrido a la trampa del falso “dialogo” comandado por Rodríguez Zapatero, con el cual después de haber cerrado otras salidas constitucionales a la crisis política del país, ahora se pretende posponer para el 2017 el Referendo Revocatorio a su mandato; para esa fecha de acuerdo con la Constitución Maduro debe terminar su mandato en el 2019. Lo que es inconcebible es que ante un propósito cuyo fin es la perdida de Venezuela como país libre, la Mesa de la Unidad Democrática parece haberse quedado paralizada. Ante tal situación no sería extraño que hubiera un estallido. El pueblo no aguanta más.


Mercedes Montero foto1
Mercedes Montero

Columnista de Opinión
mechemon99@yahoo.co.uk / @Mechemon





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés