Se desarrolla ya el pleno del Partido Comunista chino

11 de noviembre de 2013

Partido comunista chino



Comenzó el pleno del Partido Comunista chino sobre reformas económicas 
 
Las reformas deberían estar orientadas a abrir a la competencia sectores fuertemente controlados por grupos públicos, desde los ferrocarriles hasta el transporte aéreo. 
 
Como se conoce, los dirigentes del Partido Comunista Chino (PCC) comenzaron este pasado sábado un pleno, calificado de «histórico» por los medios  estatales, con el objetivo de fijar el rumbo de la segunda economía mundial para la próxima década. 
 
El pleno a puerta cerrada de los 376 miembros del Comité central del  partido, el tercero de este tipo desde la transición hace un año en la  dirección del régimen, «comenzó» y durará hasta el martes, con una agenda  centrada en «la profundización general de las reformas», afirmó la agencia  oficial Xinhua. 
 
«Las esperanzas son grandes sobre el desenlace de esta reunión histórica»,  tituló este sábado en portada el Global Times, un diario oficial.  
 
El Diario del Pueblo, órgano del PCC, hablaba de un «nuevo punto de partida  histórico para China». 
 pleno del Partido Comunista chino 1

El discreto hotel de Pekín en el que se supone que se celebra el pleno estaba rodeado el sábado de numerosos miembros de las fuerzas de seguridad, tanto uniformados como de paisano, según un fotógrafo de la AFP.  
 
Se pudo ver entrar en el edificio a una larga fila de coches con las lunas tintadas, mientras que la policía controlaba el acceso de los automóviles a la calle que conduce hasta el hotel.  
 
Las dos primeras sesiones plenarias sirven para nombrar a los dirigentes del Partido y del Estado y la tercera para fijar las grandes líneas políticas y económicas.  
 
En 1978, en una ocasión como ésta, Deng Xiaoping lanzó su gran modernización de la economía china. 
 
Del pleno «saldrán las grandes líneas de las reformas que determinarán la competitividad de China para la próxima década», insistió el Global Times en un editorial.  
 
Según este diario, las reformas deberían estar orientadas a abrir a la competencia sectores fuertemente controlados por grupos públicos, desde los ferrocarriles hasta el transporte aéreo pasando por las finanzas, la energía y las telecomunicaciones.  
 
El presidente chino, Xi Jinping, y el primer ministro, Li Keqiang, en funciones desde marzo, han mostrado en numerosas ocasiones su voluntad de reequilibrar el crecimiento de la segunda economía mundial para hacerla menos dependiente de las exportaciones y de las inversiones en infraestructuras.  
 
«Li insiste en que el crecimiento económico no debe depender sólo de las exportaciones y de las inversiones públicas (sobre todo en las  infraestructuras) y que hay que animar a la clase media, así como a los trabajadores y a los agricultores, a consumir más», recuerda Willy Lam, profesor de la Chinese University de Hong Kong. 
 
Por su parte, los medios estatales insistieron esta semana en una posible reforma de los derechos sobre las tierras agrarias o del sistema de hukou (permiso de residencia), que restringe el acceso a los servicios públicos de los habitantes de zonas rurales que migraron hacia las ciudades.  
 
Sin embargo, los analistas esperan «una hoja de ruta» muy general de reformas y consideran que los detalles y el calendario precisos se revelarán posteriormente y que su puesta en marcha será muy progresiva.  
 
«Las expectativas no son enormes. Li es un ferviente defensor de las reformas de los mercados, pero el presidente Xi quiere conservar el control del partido sobre partes enteras de la economía», asegura Lam. 
 
El Diario del Pueblo advirtió el viernes que cualquier reforma política «de imitación occidental» queda completamente descartada y que el PCC «debe mantener su autoridad», sobre todo en un momento en que se lleva a cabo una campaña anticorrupción contra el aparato. 
 
El pleno tiene lugar dos semanas después de un ataque calificado de «terrorista» en la plaza Tiananmen, centro neurálgico del poder. 
 pleno del Partido Comunista chino 2

La población es escéptica. En un sondeo en internet de Caixin, una publicación de tono liberal, el 63% de los interrogados estima que las  «coaliciones de intereses particulares», por lo que puede entenderse tanto los gobiernos locales como las empresas públicas, son «el mayor obstáculo» a las reformas. 
 
Sólo el 30% cree que el pleno permitirá introducir reformas importantes. 
 
Entre tanto, el régimen intenta acallar las voces discordantes. Dos personas que se dirigían a Pekín para hacer peticiones han sido recluidas en un centro de detención, informó el viernes la ONG Chinese Human Rights Defenders. 
 
Y el disidente Hu Jia afirmó a la AFP que se encuentra bajo arresto domiciliario desde poco después de que se conociera la fecha del pleno.


Una Nota Informativa desde nuestra Mesa de Redacción
Fuente: Agencias



 
Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés