Manuel Molares Do Val: Genocidio de arameos

11 de septiembre de 2013

Maalula campanario

 
Ni un solo lingüista español ha alertado aún contra la posible desaparición del arameo, la lengua de Jesús, que todavía se habla en tres pueblos de Siria, y ni un solo humanista conocido ha protestado contra al genocidio de sus habitantes, y contra la imposición armada del árabe a los sobrevivientes. 

Islamistas siriosUn genocidio emprendido por nuestros actuales aliados, los rebeldes sirios salafistas y de Al-Qaida, que luchan contra el dictador Bashar al-Assad, al que Occidente se propone derrocar. 

Este sí es un genocidio cultural, aparte de humano: el arameo era la lengua mayoritaria en buena parte del Cercano Oriente, que desapareció casi por completo con la arabización tras la conquista islámica. 

Los habitantes de tres pueblos al sur del país, aún con cristianos, lograron conservar heroicamente el idioma, pese a las persecuciones, como hicieron muchos mozárabes españoles, aunque otros se dejaron absorber por el árabe. 
Malula Siria 2Los milicianos islamistas han atacado los pueblos de Maalula, Bakha y Jubbadin y asesinan, aún ahora mismo, a muchos de sus habitantes, hablantes del arameo que no acatan el islam, según denuncian distintos observatorios de derechos humanos, incluido el Sirio. 

El patriarca griego-melquita, integrado en la Iglesia católica siria, Gregorio III, ha denunciado que esos salafistas que luchan contra la dictadura “son todavía peores que las armas químicas”, en el supuesto de que estas hubieran sido usadas por Al-Asad. 

Aunque haya dejado de ser católico o protestante, aunque ya no sea ni siquiera cristiano, todo occidental pre y post Ilustración pertenece a un cultura producto de la Reforma de la religión judía hecha por Jesús. 

Cristianos de Maalula

Cristianos de Maalula

Y los cristianos sirios hablantes del arameo son su venerable y asombroso vestigio, al que estamos ayudando a ejecutar ahora desde Estados Unidos y la excristiana Europa. 


Esto es un genocidio, humano, cultural, de la dignidad, un nuevo nazismo del que somos cómplices y verdugos voluntarios.


Manuel Molares do Val
Manuel Molares do Val (*)
molares@yahoo.es
*Periodista español, trabajó para la Agencia EFE como corresponsal permanente en México, Bélgica, la República Popular China –el primer periodista español destinado allí–, y EE.UU. Fue enviado especial en todo tipo de acontecimientos en los cinco continentes.




 
Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés