Jesús Peñalver: Necesarias explicaciones

11 de junio de 2016

Buscando paz




A Julio Andrés Borges


Si un régimen logra convencer a alguien de que ser propietario de su vivienda es malo o inconveniente, es una perversa y gran misión maldad, y tramando esos ardides, la “revolución bonita”, trocada en pesadilla coloreada de un rojo alarmante que desde hace diecisiete años se instaló en Venezuela, ha demostrado una siniestra experticia.

Contra la mentira la verdad, y aunque sea una obviedad lo que llevo dicho, no es menos cierto que nadie protestaría por abundancia de comida. ¿Quién carajo protestaría porque le garanticen el ejercicio de sus derechos ciudadanos?

Protestas lógicas
Sería tonto imaginar la protesta de alguien porque las farmacias están abastecidas. Hay gente necesitada de explicaciones fáciles, cómodas, de Perogrullo, pues. Y como quiera que las palabras se hicieron para decirlas, por mi parte no haré silencio.

Nadie, verbigracia, en su sano juicio marcharía en contra de la entrega del título de propiedad de su casa, ni protestaría en rechazo de la ayuda humanitaria ofrecida desde el extranjero.

Desde luego, hemos dicho en “su sano juicio” y en un país gobernado por gente sensata; pero no, hemos caído en ese terreno donde los sueños quijotescos son solo eso, aspiraciones, maravillas imaginarias que nos exhiben ilusos y quiméricos.

Ya el golpista delirante había rechazado la ayuda extranjera ofrecida cuando la vaguada de Vargas. Hasta se atrevió a encarar a la naturaleza, aquel resentido megalómano que tanto daño causó a Venezuela durante algo más de catorce años; hoy quien dice ser su hijo, elegido poseso y poseedor del mal llamado legado, actúa igual, repitiendo la historia al negarse impune y olímpicamente a recibir la ayuda que de nuevo se nos ofrece desde afuera. ¡Hambre y mala salud! parece ser el nuevo eslogan de la tragedia chavista.

Decía Quintiliano: “No se le puede dar instrucción, educación, formación a una persona que no tiene capacidad para adquirirla”.

Maduro bruto
Siendo así, habiendo limitaciones, la adquisición de conocimientos no puede hacerse bruscamente, sino por etapas, lentamente. Cuando se quiere vaciar un líquido en un frasco de boca pequeña, tenemos que actuar lentamente. Si actuamos precipitadamente el líquido se bota y el frasco no se llena.

Los psicólogos, recurren a los términos de maduración o madurez y ésta se produce en forma irregular, independientemente de la edad. Unos maduran más pronto, otros más tardíamente y hay personas que se mantienen en un permanente estado de inmadurez.

Hoy la inmadurez y la perversión, entre otros males y vicios de parecida o peor naturaleza, se han apoderado de Venezuela, y es preciso decirlo, expresarlo en y por todos los medios a nuestro alcance.

Si se expresa con acierto y valentía el drama que nos mantiene en suplicio, habremos hecho algo en favor de su difusión y solución. El dominio del lenguaje hace posible una mayor eficacia del mensaje sobre el lector. El drama político y social del país se trasciende a sí mismo para convertirse, gracias al poder del lenguaje, en tragedia universal.

A pesar del militarismo más arbitrario y abusivo que se haya visto en Venezuela; de la clara y alarmante constatación de que vivimos en un desolado infierno bolivariano, insisto en que sí podemos soñar ese país mejor al cual tenemos derecho. Hay esperanza, podemos ser otra cosa.

Weil paz o guerra
Quiero niños que jueguen a la paz, no chamos de 18 años que me apunten con una pistola. Quiero hospitales y escuelas, administradores honestos, vías buenas, universidades que nos llenen de sabiduría, que nuestra alma nacional se libere de sus atavismos.

Julio Borges golpeado foto 2
Quiero que nos sentemos un rato, que nos escuchemos. Quiero que los índices de inseguridad no sean culpa de las víctimas, ni lo ataques arteros como el sufrido por el diputado Julio Andrés Borges en manos de malandros tarifados, malvivientes ganapanes y al servicio de esa peste aposentada en Miraflores.


Jesus Peñalver foto 2015
Jesús Peñalver
es abogado

Columnista de Opinión
penalver15@gmail.com / @jpenalver






Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés