¿Qué le espera a Venezuela?

10 de octubre de 2012

quéseravenezuelaportada

Cuando en América Latina se pensaba que por fin se acabaría para Venezuela el suplicio de sufrir a un mandatario que en trece años de gobierno no ha logrado una honda transformación social, se presenta la sorpresa de un nuevo mandato para Hugo Chávez Frías, avalado por unos resultados que demuestran cómo los venezolanos no han aprendido la lección. En estos comicios los venezolanos perdieron la oportunidad histórica de cambiar el rumbo de un país que no se merece la suerte de tener a un presidente ególatra, que ha dilapidado su riqueza entregándola a sus aliados a cambio de nada, solo para fortalecer su influencia política en la región. Los venezolanos no se han querido dar cuenta de que con Chávez su país no tiene futuro.

Esta reelección de Hugo Chávez Frías como presidente de Venezuela despierta una serie de interrogantes que es preciso dilucidar. En primer lugar, nadie se explica cómo los venezolanos optan por reelegir al hombre que está acabando con el país. O no tienen una visión clara de lo que está pasando en una nación que hasta el arribo de Chávez al poder presentaba una de las mayores tasas de crecimiento económico en América Latina, o son tan poco inteligentes que se dejan seducir fácilmente por un discurso sin contenido ideológico, que solo le apuesta a la polarización. La verdad sea dicha, el coronel que el 4 de febrero de 1992 promovió un fallido golpe de Estado contra Carlos Andrés Pérez está llevando a Venezuela hacia el despeñadero.

Un solo ejemplo sirve para corroborar lo afirmado en el párrafo anterior. Es el caso de la producción petrolera. Al momento de asumir el poder, el 2 de febrero de 1998 -después de unas elecciones donde obtuvo el 56% de los votos-, Venezuela registraba una producción de 3,5 millones de barriles diarios de petróleo. Trece años después, debido a la expedición de la Ley Orgánica de Hidrocarburos, la producción cayó a 2,8 millones de barriles diarios. Antes de que Chávez llegara al poder, se tenía proyectado alcanzar, en diez años, una producción de 5 millones de barriles diarios. Sucedió lo contrario: en vez de aumentar, la producción cayó. ¿Cuáles fueron las razones para que esto pasara?

La culpa de que en Venezuela la producción de petróleo haya bajado de manera tan crítica la tiene Hugo Chávez Frías. No obstante de ser una de las naciones con las mayores reservas del crudo a nivel mundial, la errática política petrolera introducida por el mandatario ha producido unos resultados funestos. Haber sacado del país a las petroleras transnacionales, apoyándose en la frase populista de que el petróleo venezolano debía ser para los venezolanos, produjo los resultados que hoy saltan a la vista. ¿La razón? Los venezolanos no contaban con la experiencia para iniciar un proceso que condujera al incremento de la producción. Esa falta de visión, fruto de un trasnochado socialismo, fue la culpable de este grave retroceso.

¿Por qué ha llegado Venezuela a una situación económica tan difícil? Simplemente, porque Hugo Chávez es un pésimo administrador de lo público. Sin embargo, a la gran mayoría de los venezolanos esto no parece importarles. Con tal de no perder los subsidios que a mano llena les ha brindado un gobierno paternalista, siguen votando por un hombre que, brindándoles proteccionismo a otros Estados, en trece años dilapidó una inmensa fortuna. Lo más grave de todo es que en estos trece años no ha ejecutado una obra de infraestructura que permita evaluar su gestión administrativa como modelo de desarrollo. Lo único que en este tiempo ha hecho es regalar el petróleo a sus aliados políticos. Cuba, Nicaragua y Bolivia han sido los beneficiados con su riqueza petrolera.

Venezuela es hoy la nación con la tasa más alta de homicidios en América Latina, en relación con su población. En la mayoría de los casos, los homicidios son producto de la inseguridad. Aunque Chávez pregona a los cuatro vientos que con su política social ha reducido los índices de pobreza, la verdad es otra: la brecha se ha abierto. El presidente no ha sido capaz de poner freno a la delincuencia. Con el agravante de que fue él mismo quien armó a las milicias bolivarianas, que son las directas responsables de que el atraco a mano armada sea uno de los delitos de mayor ocurrencia. Aun así, muchos venezolanos lo ven como el redentor de los pobres. Todo, porque no analizan los efectos de un asistencialismo social que solo está fomentando la pereza.

¿Qué le espera a Venezuela con otros seis años de gobierno de Hugo Chávez? Sin duda, más atraso, más polarización, más pobreza. Y menos inversión en educación, en infraestructura y en salud. Un país donde no existe confianza inversionista es un país que no tiene futuro. Un país sin un sistema productivo que evite el gasto de divisas en importaciones es un país condenado al atraso. Y a eso está llevando Hugo Chávez a Venezuela. Cuando se hizo al poder, el bolívar tenía un precio superior a los ocho pesos colombianos. Hoy un bolívar vale quince centavos. PDVSA dejó de ser una de las empresas petroleras más estables del mundo para convertirse en la de mayor endeudamiento. Chávez la convirtió en la caja menor para sus proyectos asistencialistas. ¡Qué pesar de Venezuela! En manos de un sátrapa va camino al abismo. Y los venezolanos no se quieren dar cuenta.

 

 

 

José Miguel Alzate
Escritor y periodista
@ARANZACITA

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés