País africanizado

10 de julio de 2013

Venezuela africanizada

El régimen revolucionario en Venezuela llegó ya al colapso como resultado natural de su equivocada ideologización cubano-comunista y politiquería a todos los niveles. Se pretende introducir lineamientos castro-comunistas del marxismo-leninismo en la educación, la productividad, la cultura y los servicios públicos.

Donde más se siente ese colapso de la administración pública es a nivel del Poder Judicial y la prestación de los servicios notariales y registrales, tanto civiles como mercantiles, organismos esos que hace ya tiempo perdieron su autonomía.

Calor hombre
Es en extremo patética la situación por la que pasan y sufren los usuarios, así como también los mismos empleados en los registros y notarías, especialmente los del Registro Mercantil Primero de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia. En el Mercantil Primero hay una merma total de equipos para la digitalización de documentos y de fotocopiadoras. También gran escasez de papel de oficio para el fotocopiado. Igualmente, carencia de ventilación en la planta de la mezzanine donde un equipo de abogados revisan las actas de asambleas y funciona el departamento de otorgamiento de documentos.

Aire acondicionado dañado
El aire acondicionado está dañado desde hace más de un año, tornándose el infernal ambiente en una especie de baño turco. Por estar dañadas las fotocopiadoras, el trabajo se acumula, se retrasa y la presión del público sobre los funcionarios es enorme. El insoportable calor hace colapsar el ánimo y la buena voluntad de muchos servidores públicos, tornándose en casi imposible que ellos pueden concentrarse en sus tareas. Entran diariamente al registro un promedio de entre 60 a 70 documentos y el ministerio ni repara las máquinas fotocopiadoras ni monta un aparato de aire acondicionado central que haga al ambiente más acogedor.

Es necesario, si queremos ser justos, señalar que la registradora doctora Glenys González, no es la culpable de la crisis. Ella es una persona de muy buena voluntad y gran servidora pública que día a día hace de tripas corazón. Tampoco son culpables del colapso los empleados públicos que laboran en esa oficina; ellos son más bien tan víctimas como los usuarios mismos. Se necesitan hasta cinco o más días de espera en colas interminables para poder presentar y revisar un documento y unos 20 o más días promedio para otorgarlo.

El ministerio no permite que los usuarios colaboren comprando equipos de fotocopiadoras o un aparato de aire acondicionado central que haga que las cosas fluyan. De hecho, hay usuarios que están dispuestos a hacerlo.

En criollo: Ni lavan ni prestan la batea. Venezuela llegó ya al llegadero: Somos un país africanizado colapsado, con el perdón de los africanos.
Kaled Yorde


Kaled Yorde
Abogado
kaledyorde@hotmail.com
Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés