Juan Diego trae hoy… Mujeres y madres de nuestros tiempos

10 de mayo de 2014

Mujer y madre

 
La mujer de nuestros tiempos es reflejo inequívoco de una época audaz, pero desconectada de su propia connotación en un mundo ciego que no se detiene a tomar un sorbo afectivo para saber que en el compromiso emocional está la posibilidad de reencontrarnos y fortalecernos. Expreso esta idea porque la única vía que puede transformarnos en un vínculo vivo y humano es la esencia sacra y única de la mujer.

Mujer madre3En mis años como analista y cantautor he procurado regalar sueños y esperanzas para intentar abrir un sendero amplio de encuentros que despierten la consciencia y que podamos  armar una estructura que nos conduzca a la felicidad anhelada que abarca la pareja, nuestra familia y nuestros hijos. Por este motivo es que hablar de madres y mujeres nos abre el compás para afrontar nuestros conflictos bajo la maestría sabía que late en cada mujer, la cual requiere ser nuevamente despertada, abrigada y cuidada por la coherencia de su rol y reencontrar  ese eslabón perdido que la misma fuerza de nuestros días ha extraviado, condenando el acercamiento que tanto anhelamos todos, pero no sabemos cómo alcanzarlo

Si bien es cierto que en apariencia la connotación del título subraya una referencia exclusiva para la mujer no podemos obviar la relación con el hombre, quien es parte influyente y generador directo de emociones que correspondan al encuentro íntimo.

Pareja 18No hablar del varón en nuestros tiempos y abstraer del compromiso emotivo en esta dicotomía “mujeres-madres”, sería transitar la mitad del recorrido en silencio, dejando gran parte de las respuestas en un solo lado de la balanza e ignorando que éste es parte medular de la verdadera intimidad de la pareja.

Por esta razón hablar de los hombres en nuestros días puede darnos una gran clave para el entendimiento del vínculo y de una etapa en la cual la intimidad pareciera ser un gran obstáculo entre las parejas.

La gran alarma se enciende cuando resaltamos que los vínculos actuales son ligeros, sin compromiso alguno. Sin ánimo de sentirme dueño de la verdad absoluta, a mi entender este fenómeno está relacionado con el temor agudo del varón de poder llevar a cabo una conexión franca con su complementación afectiva. Quizás sintamos que enlazarnos a la dinámica femenina de nuestros tiempos es caer en el recuerdo del devorador amor maternal, o sencillamente una exaltación de nuestro machismo heredado que siente que la mujer ha tomado parte de su rol masculino esencial, lo cual  nos vira la dirección hacía el  lado contrario, bajo la huida veloz que nos plantea la negación definitiva de la conexión afectiva.

Familia rotaHoy encontramos familias sin estructuras y disfuncionales, hijos extraviados que terminan siendo sobrevivientes del vacío y de las ausencias de padres que son  a su vez víctimas del reloj criminal que no permite un segundo de detención para ver siquiera la mirada de nuestros pequeños, parejas que se sostienen bajo el silencio de crisis no decretadas que carcomen la consciencia y el alma.

En este sentido quiero exaltar la fuerza engendrada de nuestras madres para hallar el camino que convoque a la necesidad de acercarnos. Sin duda el varón tiene una gran responsabilidad, pero en está agonía requerimos abrir un espacio en el que la pugna infértil de los sexismos haga una pausa para reestablecer los roles esenciales que despierten a una mujer afectiva y madre con sus matices de éxito y profesionalismo, pero viva en su alma.

La mujer tiene el valor propio de la sensibilidad, tiene en sus entrañas la mágica capacidad de la transformación, es una cátedra continua que nos lleva de la mano al contacto con el amor, a ese primer encuentro con un refugio protector, con el abrigo del alma que nos dictará enseñanzas sabias del sentir.

Mujer madre4
La mujer y la madre, a quienes siempre asocio con la propia naturaleza que es la expresión máxima de lo femenino, tiene necesariamente que regirse por canales de compensación masculina, por un padre Dios universal que establezca un orden estructural que dé forma, que defina parámetros y límites, para que el extraordinario milagro de ser padres sea un balance exacto para lograr hacer de nuestros hijos, hombres y mujeres aptos para la felicidad.

Familia 676Los invito, a tomarnos un breve espacio para la reflexión, para mirarnos a los ojos como familia, a regalarnos un reencuentro con las miradas de nuestros hijos, pero sobre todo a convocar a la verdadera madre, no a la desafiante de nuestros tiempos sino a la sensible, a la que nos arrulló con el latir de su pulso mientras crecíamos en su vientre sacro.

También debemos valorar a las que nos regaló a un padre no importa si está presente o no, él es y será parte de nuestra propia existencia por el resto de nuestros días. Hoy convoquemos  a nuestro corazón, rindamos un hermoso homenaje a la posibilidad de reivindicar a cada figura y hacer de la familia un eje maravilloso.

Madre felicitación
Felicitaciones a todas las mujeres que asumen con sensibilidad, respeto y calidad humana el privilegio de ser Mamá.


Juan Diego 2014
Jonathan Humpierres (Juan Diego)

Cantautor, músico y abogado venezolano
juandiegocd@yahoo.com



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés