Valores y valor

10 de abril de 2013

Margaret Thatcher 41 portada

Todos sufrieron sus grandes éxitos en las batallas contra el «zeitgeist» de la mediocridad consensuada, acomodada y amedrentada
Margaret Thatcher 41
Hay que comprender a la izquierda. Hay que entender que se ponga literalmente enferma cuando oye hablar de Margaret Thatcher. Hay que hacerse cargo de lo mucho que han sufrido con ella todas las diversas tribus de la izquierda mundial. Desde el Kremlin al sindicalismo minero británico, desde los comunistas de todo el mundo hasta los socialistas europeos. Es más, hasta todos los socialdemócratas cómodamente instalados en los partidos de derechas. Todos quedaron en evidencia, muchos en el ridículo más espantoso. Otro día escribiré de Thatcher vista desde la Europa comunista, donde pasé aquella década. Adorada, hay que decir. Hoy hablemos del terrible trauma que la Dama de Hierro fue para la izquierda británica y occidental.
 Thatcher 177
En el Reino Unido, todos sufrieron sus grandes éxitos en las batallas contra el «zeitgeist» de la mediocridad consensuada, acomodada y amedrentada. Y vivieron como una larga derrota todo el thatcherismo, cuya principal arma de conquista no era siquiera su ideología, que la tenía y podía resumirse como «libertad más responsabilidad», sino el más implacable sentido común. Con sentido común y la cruda verdad como principales argumentos, Margaret Thatcher, irrumpió en la vida política británica, gris y decadente como pocas desde el final de la II Guerra Mundial. Como una peste se había extendido el culto estatista desde la misma contienda. El Reino Unido languidecía bajo un inmenso sector público y un sistema de beneficencia que juntos engullía los ingresos tributarios de un régimen fiscal que tenía exhausto a todo el país. De guardianes del pensamiento único estatista fungían unos sindicatos poderosísimos y brutales. Muchos vaticinaban el fin de la City de Londres como sede financiera, al igual que la huida de las compañías privadas hacia el otro lado del Atlántico. La quiebra del sistema, con décadas de flujo de inmigración desde las colonias y bolsas de dependencia, tensión racial, decadencia industrial en el norte, era un proceso en marcha.
 
Llegó al poder en 1979. Cuando se fue en 1990, por desgaste y errores como el Poll Tax, ya había hecho historia. No sólo con su decisiva aportación al hundimiento del Imperio soviético. Con el triunfo de sus ideas liberales. Desde la convicción de la absoluta interdependencia de libertades económicas y libertades individuales, a la necesidad de combatir la dependencia y fomentar la competencia, la excelencia y la meritocracia. Aparte de sus principios sobre la necesidad de luchar por la libertad siempre allá donde las democracias se vean amenazadas. De la firmeza frente a la agresión, la amenaza y la tiranía. El IRA lo sufrió en sus carnes. Pero también de la honradez implacable y la autenticidad sin miedo. La izquierda nunca se recuperó.
 
Sufrió mucho y no pueden esperarse de ella buenas palabras, salvo en gentes de especial grandeza. Hay pocas. En España, el ínfimo nivel del discurso de la izquierda sólo es capaz de hacer torpes caricaturas. Thatcher adversarioY los insultos que balbuceaban ayer jóvenes contra Thatcher en las redes revelan una vez más en qué manos está la educación en este país. Pero en la hora de su muerte hay que recordar que el momento estelar de Thatcher se dio en 1980. Cuando las calles ardían en Londres. Los sindicatos amenazaban en todo el Reino Unido.
Thatcher 222
Y los conservadores tenían miedo físico. Pedían a su primera ministra que enmendara su política. Que se conciliara con los sindicatos, que no tocara el sistema de beneficencia, que anulara los recortes. Que renunciara a reformas para lograr la vuelta a la normalidad. Dijo que no. Dejó claro que no sólo tenía principios sino el coraje para imponerlos. Capeó el temporal. E hizo, en pocos años, grande de nuevo al Reino Unido. 

Hermann Tertsch

Hermann Tertsch
@hermanntertsch
Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión
Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés