Hermann Tertsch: Putin según Brodsky

9 de mayo de 2018

Putin según Brodsky




Contaba el judío ruso Joseph Brodsky, un coloso en el pensar sobre el hombre y el poder, que «la duración media de una tiranía que se precie es de un decenio y medio, dos decenios como mucho. Cuando dura más se convierte sin excepción en una monstruosidad». Dos decenios lleva Vladímir Putin al frente del Kremlin y de todas las Rusias. Ayer inauguró su cuarto mandato con una fiesta de 6.000 personas y unas imágenes por los pasillos del Kremlin en las que solo le faltan ya la corona y la gran capa de armiño. Las recientes elecciones que ganó de calle frente a nadie con un 70% de los votos –ayer tenía un 82% de popularidad– lo catapultan hasta el año 2024. Según Brodsky, «monstruosidad avanzada». Tiene pinta de ir a más. Para entonces Putin tendrá 72 años y, visto su rozagante y deportivo aspecto, solo un revés del destino podría apartarlo de llegar a esa edad con una excelente salud.

Joseph Brodsky El gran Brodsky abandonó su Leningrado natal para irse en la Guerra Fría a dar inolvidables clases y escribir en Nueva York, donde moriría sin cumplir los 57 años. Antes de la irresistible ascensión de Putin, advertía sobre las ventajas de que el tirano tuviera mala salud. «Tal vez la enfermedad y la muerte sean las únicas cosas que un tirano tiene en común con sus súbditos. Solo en ese sentido una nación se beneficia de ser gobernada por un anciano. (…) El tiempo que pasa un tirano pensando en su metabolismo es tiempo sustraído a los asuntos de Estado».

 
Putin piensa en su metabolismo. Pero también en sus asuntos de Estado, básicamente la preservación de dicho poder.

Putin nadando
Y lo ha hecho con tanta eficacia como mantenerse en forma. Sugerían los analistas que en 2024 Putin buscará heredero. Improbable. En 2024 se fiará de los demás tanto como hoy, nada. La mayoría de los rusos no le cuestionan convencidos en su resignación y pesimismo histórico de que Rusia no puede tener nada mejor que lo que tiene. Aún recuerdan el caos bajo Boris Yeltsin. Sin colapso improbable, no hay oposición posible.

Putin temible
En los veinte años de Putin se impuso orden. A lo bestia. Pero orden al fin. Y sin embargo, el bienestar apenas ha mejorado fuera de las ciudades rusas occidentales. Se ha generado en torno al núcleo presidencial chekista una casta de oligarcas milmillonarios afectos al poder. Los desafectos están exiliados o muertos. Se ha reafirmado una estructura de cuadros privilegiados en los servicios secretos, en la policía, milicia y ejército que gozan de financiación y trato especiales. Se ha mostrado músculo fuera de sus fronteras, ha anexionado Crimea, un capricho carísimo, ha entrado en Siria, un chorreo prohibitivo que las ventas de armas aún no compensan y ha entrado en guerra fría con Occidente, un desafío insoportable por las sanciones. Es cierto que ha puesto freno a la importación descontrolada del cretinismo neomarxista occidental de la corrección política y otras conductas socialmente suicidas.

Putin Lenin y Stalin
Algo de razón tienen los ideólogos de Putin cuando dicen que todo lo malo incluido el marxismo y el comunismo les llegó de Occidente. Pero ahora han parado lo malo y lo bueno. En total falta de libertad y reinando la brutalidad del más fuerte y la arbitrariedad del poder, el progreso de la sociedad rusa se hace imposible. Por eso ciertas derechas e izquierdas en Europa deberían rechazar la absurda tentación de ver a Putin como una solución. Porque es un camino sin salida. Nada lo explica mejor que el hecho de que tras 20 años de Putin, en su brutal desigualdad, los rusos viven de exportar materias primas. Como los países del Tercer Mundo. Como Burkina Faso, pero como potencia nuclear.


Hermhermann-tertsch-creditos-enero-2017ann Tertsch
@hermanntertsch

Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés