Noticias apocalípticas desde Europa

9 de mayo de 2013

Union Europea rompecabeza


El futuro de la Unión Europea probablemente
se decidirá en los próximos dos años
Día tras día, como una rutina infernal, los ciudadanos de Europa se encuentran ante una catarata de noticias adversas, rumores sin confirmar que auguran más tragedias, desinformaciones procedentes de responsables políticas que tenían que dedicarse a otras cosas más importantes que a desinformar y, sobre todo, evidencias claras de que lo peor aún está por llegar. Cierran empresas, se despiden a miles de trabajadores, los gobiernos anuncian recortes, suben los impuestos, se suprimen prestaciones sociales y toda una serie de anuncios que forman parte de esta tormenta política y social que azota al continente desde hace casi ya un lustro.

Euro amarrado
Esta semana, por ejemplo, el gobierno portugués anunció una serie de medias que prevén amplios recortes en el gasto público, pero cuyas principales medidas eran el despido para el próximo año de más de 30.000 funcionarios públicos, el aumento de las horas de trabajo de 35 a 40 horas en la administración y el retraso de un año en la edad de jubilación, que pasaba de los 65 a los 66. En un país duramente castigado por la crisis, donde incluso ha aumentado la pobreza y el desempleo se acerca peligrosamente al 20% de la población activa, estas medidas cayeron como un jarro de agua fría y fueron duramente contestadas por la izquierda y los sindicatos. Portugal ya no soporta más ajustes sociales ni más despidos, el país está al borde del abismo.

Grecia desempleo
En la misma línea, Grecia anunció hace unos días que 15.000 trabajadores serán despedidos de su administración, en una decisión que irritó a los sindicatos y también a otros sectores sociales. Las políticas de austeridad y fuertes recortes inspiradas por Bruselas para los países del sur de Europa que más sufren la crisis están generando un profundo malestar social y el auge de la extrema derecha en casi todo el continente; incluso hasta en los países que sufren menos la crisis pero que recelan del poder omnímodo de los burocracia comunitaria, como el Reino Unido, también se siente en la nuca el aliento de los extremistas.

Las últimas encuestas publicadas en Grecia apuntan a un mapa político caótico, casi ingobernable, como el italiano, donde los socialistas pasarían a ser una fuerza marginal -se lo han ganado a pulso tras décadas robando sin ningún control- y los nazis de Amanecer Dorado se convertirían en la tercera fuerza. Seguramente la nueva izquierda renovada de Syriza llegaría al gobierno, desbancando a la derechista Nueva Democracia, y Grecia se convertiría en otro país más donde la crisis acabó devorando a los partidos tradicionales. Igual que le ha ocurrido ya a una veintena de ejecutivos de todos los colores, la recesión no distingue colores ideológicos.

CRISIS EN EL PROCESO DE CONSTRUCCIÓN EUROPEA


Europa Parlamento 1
Todo apunta a que el próximo año, que se celebran elecciones al Parlamento Europeo, será un año decisivo para la cada vez más cuestionada Unión Europea (UE). A la inacción de los líderes europeos, hay que sumar la más que segura continuidad de estas políticas fallidas si Angela Merkel gana los próximos comicios en Alemania, previstos para noviembre y en los que se vaticina una cómoda victoria de la canciller alemana. Es decir, vamos a seguir con más de lo mismo y sin rectificaciones, un desastre sin paliativos e imposible de maquillar. 

Así las cosas, el rumbo económico acordado por la Troika -formada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la misma UE- seguirá su curso impasible y desoyendo las demandas de un cambio radical por parte de las acogotadas sociedades del sur de Europa pero también cada vez más por muchos países no tan afectados por la crisis, como es el caso de Francia, donde ha habido protestas masivas contra su gobierno y el presidente, François Hollande, goza de la cota de impopularidad más alta de la historia de Francia.

Europa laberinto
Luego es de prever, como ya está cantado en la crónica de unos resultados anunciados, llegará el ascenso de la extrema derecha que, unido a la abstención, harán del próximo legislativo europeo una institución ingobernable y absolutamente inútil. A este cuadro hay que sumar la incapacidad de los líderes europeos por dar respuestas creíbles a sus ciudadanos, que es una muestra más de esta orfandad terrible que padece Europa. Estamos mal, las noticias son apocalípticas como reza este titular, pero no cabe duda que en los próximos años las cosas puedan empeorar y en el futuro próximo se vislumbra una crisis sin precedentes en la construcción europea, también en su liderazgo. ¿Será Europa capaz de volver a tomar el camino de la prosperidad y, con ello, salvar el edificio de la unión política y económica? 

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés