Hermann Tertsch: Ver­dad ra­cis­ta y ocul­ta­ción

8 de diciembre de 2016

islam-dueno-de-alemania




U
na jo­ven es­tu­dian­te de Me­di­ci­na, des­apa­re­ce mien­tras ha­ce ejer­ci­cio en un par­que en la ciu­dad ale­ma­na de Fri­bur­go.

islamista-la-asesina
La en­cuen­tran po­co des­pués vio­la­da y aho­ga­da en un arro­yo. El mie­do se ex­tien­de por la ciu­dad cuan­do dos se­ma­nas des­pués es ha­lla­da otra jo­ven mu­jer ase­si­na­da tam­bién con sig­nos de ha­ber si­do for­za­da se­xual­men­te. En cues­tión de días se ge­ne­ra au­tén­ti­ca psi­co­sis en la re­gión de es­ta ciu­dad fron­te­ri­za con Sui­za, de un cuar­to de mi­llón de ha­bi­tan­tes. El sá­ba­do pa­sa­do la Po­li­cía de­tie­ne fi­nal­men­te al sos­pe­cho­so de la pri­me­ra muer­te. Y re­sul­ta ser lo más te­mi­do por Po­li­cía y au­to­ri­da­des: un re­fu­gia­do mu­sul­mán. Un af­gano de 17 años que lle­gó a Ale­ma­nia sin fa­mi­lia, en­tre otros mu­chos va­ro­nes jó­ve­nes, en el alu­vión de cen­te­na­res de mi­les de re­fu­gia­dos.

La te­le­vi­sión pú­bli­ca ale­ma­na ARD no in­for­mó so­bre el ca­so. Con­si­de­ró que el ase­si­na­to y el pá­ni­co en la re­gión no te­nían im­por­tan­cia. Eso no se­ría no­ti­cia. Son cen­te­na­res los ca­sos de de­li­tos gra­ves, en gran par­te vio­la­cio­nes, que son ig­no­ra­dos por los me­dios si tie­nen co­mo au­to­res a re­fu­gia­dos. Por sis­te­ma. Se con­si­de­ra que ofre­cer a la po­bla­ción in­for­ma­ción de es­te ti­po de crí­me­nes fo­men­ta el ra­cis­mo y la is­la­mo­fo­bia. Por es­ta ra­zón se ocul­tan o ma­qui­llan es­ta­dís­ti­cas en mu­chos paí­ses.

violencia-islamista-en-alemania
El de­re­cho a la in­for­ma­ción ha su­cum­bi­do por com­ple­to an­te las pre­cau­cio­nes que las au­to­ri­da­des creen te­ner que to­mar pa­ra evi­tar lo que con­si­de­ran ac­ti­tu­des po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tas, ba­jas pa­sio­nes o sen­ti­mien­tos hos­ti­les. En cuan­to se pro­du­ce aho­ra un cri­men vio­len­to, los po­lí­ti­cos y de­más res­pon­sa­bles re­zan por que el au­tor no sea lo que ellos te­men que se­rá. Por­que si lo es, un in­mi­gran­te lle­ga­do con so­li­ci­tud de re­fu­gia­do y mu­sul­mán, se im­po­ne una reac­ción mo­ral­men­te di­fí­cil, an­tes in­con­ce­bi­ble y hoy ha­bi­tual: la ocul­ta­ción.

Mu­chas ve­ces con la im­pu­ni­dad co­mo con­se­cuen­cia. To­do en aras de bie­nes su­pues­ta­men­te su­pe­rio­res a la ver­dad y la se­gu­ri­dad de la ciu­da­da­nía, que se­rían la tran­qui­li­dad mul­ti­cul­tu­ral y la ar­mo­nía in­ter­ra­cial. El ca­so más tre­men­do en Ale­ma­nia de la ma­si­va ocul­ta­ción de de­li­tos de re­fu­gia­dos e in­mi­gran­tes se pro­du­jo du­ran­te la fies­ta de No­che­vie­ja pa­sa­da en Co­lo­nia y en mu­chas otras ciu­da­des ale­ma­nas. Las más de mil agre­sio­nes so­lo en Co­lo­nia fue­ron ocul­ta­das por la Po­li­cía, por los po­lí­ti­cos, por los fis­ca­les y tam­bién por la pren­sa. Na­die que­ría ini­ciar pro­ce­di­mien­tos sus­cep­ti­bles de ser ta­cha­dos de ra­cis­tas. Tan­to que las di­men­sio­nes reales de lo su­ce­di­do tar­da­ron en es­ta­ble­cer­se ca­si una se­ma­na. En los pri­me­ros días hu­bo in­ten­tos de ne­gar la pro­pia exis­ten­cia de la agre­sión ma­si­va y atri­buir­lo to­do a ma­len­ten­di­dos en la juer­ga mul­ti­tu­di­na­ria.

islamistas-agredenDe las 1.205 de­nun­cias pre­sen­ta­das en Co­lo­nia ape­nas hu­bo pro­ce­sa­dos, seis con­de­nas, y un so­lo reo cum­ple pri­sión on­ce me­ses des­pués. Re­cuer­da a la red de pros­ti­tu­ción y mal­tra­to de ni­ñas blan­cas por unos po­de­ro­sos miem­bros de la co­mu­ni­dad pa­quis­ta­ní de Rot­her­ham en Yorks­hi­re. Ayun­ta­mien­to, Po­li­cía y ser­vi­cios so­cia­les es­ta­ban al tan­to de las mons­truo­si­da­des de la red y na­die se atre­vió a sal­var a las ni­ñas de aque­llos des­al­ma­dos por no en­fren­tar­se a acu­sa­cio­nes de ra­cis­mo e is­la­mo­fo­bia. Aho­ra en el ca­so de Fri­bur­go ha su­ce­di­do al­go in­só­li­to.

La pre­sión de la opi­nión pú­bli­ca so­bre la ca­de­na ARD ha si­do tal que es­ta se ha vis­to obli­ga­da a in­for­mar so­bre el ase­sino af­gano de Ma­ria L., a in­for­mar so­bre la reali­dad. Par­tes de la so­cie­dad eu­ro­pea co­mien­zan a to­mar con­cien­cia de que cier­tas prác­ti­cas de sus go­ber­nan­tes que obe­de­cen a man­da­mien­tos ideo­ló­gi­cos im­pues­tos por la iz­quier­da y asu­mi­das por la de­re­cha go­ber­nan­te su­po­nen un pe­li­gro inad­mi­si­ble y una agre­sión in­to­le­ra­ble. Ocul­tos tras la com­pli­ci­dad ideo­ló­gi­ca de po­der y pe­rio­dis­mo. Por eso exi­gen más ver­dad y me­nos ocul­ta­ción. A esa de­man­da tam­bién la lla­man po­pu­lis­mo.


Hermann Tertsch créditos Oc29 2015

Hermann Tertsch
@hermanntertsch
Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión






Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés