La mayor humillación de la historia del fútbol: Alemania aplasta a Brasil

8 de julio de 2014

Brazil Derrota



Lo vivido en la primera media hora del Brasil – Alemania pasará a la historia de los Mundiales. Será recordado durante décadas, quizás siglos. La selección pentacampeona del mundo fue humillada como no lo había sido nunca, aplastada sin piedad por el rodillo alemán en un partido en el que parecían jugar niños contra hombres. El 1-7 final de esta semifinal del Mundial lo dice todo.

David Luiz
Nunca jamás se había visto a la ‘canarinha’ tan superada en un partido de fútbol. Los 11 futbolistas que saltaron al campo mancillaron una camiseta que ha pasado de ver a sus jugadores levantar cinco copas del mundo a presenciar cómo esta selección se llevaba cinco goles en apenas media hora de partido.

Las bajas de Neymar y de Thiago Silva eran importantes, sí, pero no tanto como para que una selección como la brasileña encajara la mayor humillación de toda su historia.
Luiz Felipe ScolariLa apuesta de Scolari siempre ha sido rácana y hasta ahora le había bastado, pero el primer peso pesado que se le ha cruzado en el camino ha destapado todas y cada una de las miserias de un equipo que renuncia al talento para apostar por una supuesta solidez que estaba vez no apareció. Müller tardó poco en castigar la debilidad atrás de los brasileños. Un error en cadena en un córner dejó el balón franco para el jugador del Bayern, que no tuvo más que fusilar a Julio César.

Bastian Schweinsteiger
El dominio de los alemanes era total y absoluto. Entre Kroos, Khedira y Schweinsteiger se hicieron con el centro del campo y Brasil solo podía recurrir a los balones largos, demasiado sencillo para la defensa teutona, siempre cómoda. Los toques de balón del equipo de Joaquim Löw no se limitaban al medio del campo, eran en el balcón del área primero y dentro de ella después. Una combinación germana a pocos metros del portero acabó con Klose rematando a bocajarro a Julio César para entrar en la historia del fútbol por la puerta grande.

Toni Kroos
Lo más humillante para Brasil estaba por llegar. Alemania combinaba con una superioridad insultante, cómo si jugara ante un equipo de juveniles, o quizás de infantiles. Un pase, otro, otro más y ya estaban dentro del área, donde aún había cabida a otro par de toques antes del gol. Kroos hizo el tercero y el cuarto, y Khedira el quinto. Media hora para la historia. 

El país anfitrión estaba en shock, el público enmudecido y el primer finalista decidido. Alemania levantó el pie del acelerador y Brasil tiró de orgullo tras el descanso.

Manuel Neuer
Era el momento de Neuer, al que el Mundial ha encumbrado como mejor portero del mundo. Paradas a remates a bocajarro y salidas como si de Beckenbauer se tratara para evitar que la canarinha maquillara el resultado. Y aún sin jugar al máximo, los germanos seguían siendo exageradamente superiores.

Gol de Oscar
En varias llegadas dio la sensación de que no querían hacer más sangre, casi renunciando al gol, pero hasta a medio gas fueron capaces de redondear la goleada: el Schurrle hizo el sexto después de la enésima combinación dentro del área y el séptimo de un terrible zapatazo. El gol de Oscar en el último minuto maquilla poco, muy poco, el resultado. Historia del fútbol en Belo Horizonte. La mayor humillación recibida por el país del fútbol. El Maracanazo ha pasado a un segundo plano.

Raúl Rioja

Raúl Rioja
Periodista depotivo
@raulnash

Fuente: 20 Minutos





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés