Iñaki Anasagasti: Zapatero es un instrumento de Maduro

8 de junio de 2016

Zapatero y Maduro

 


Tratando de visitar a Leopoldo López en su cárcel venezolana estuvimos en julio del año pasado los senadores Dionisio García Carnero del PP, Ander Gil del PSOE, Josep Maldonado de CIU y quien firma esto del PNV. Tratamos de que nos permitieran entrevistarnos con Leopoldo López en la cárcel de Ramo Verde. No nos dejaron a pesar de estar tres horas bajo el sol en la puerta. También lo intentaron Felipe González, Albert Rivera y Cayetana Álvarez de Toledo.

Sin embargo Nicolás Maduro le ha permitido al ex presidente Rodríguez Zapatero visitarle. ¿Por qué? Porque tiene confianza en él. Es uno de los suyos y que le haga el juego sucio de tratar de evitar el referéndum revocatorio mientras negocia la aplicación gradual de los derechos humanos que no pueden tener gradualidad ninguna.

Moratinos morodo y chávez

Moratinos y Modoro dos aprovechados chavistas

No tengo la menor admiración por Zapatero en el asunto venezolano. Nombró a Miguel Ángel Moratinos como su canciller y a Raúl Morodo, como su embajador en Caracas y esa dupleta fue un auténtico horror para Venezuela y para los derechos humanos en general.

El haberle reído las gracias a Hugo Chávez y a Maduro ha traído como consecuencia estos desastres actuales. Zapatero es culpable. Y no hará nada porque no se va a enfrentar a Maduro, Diosdado y el régimen chavista.

Ahora, tras la entrevista con Zapatero, Leopoldo López ha emitido el siguiente comunicado. Constata que ha sido Zapatero el único al que se le ha permitido visitarlo. Yo creo que Zapatero iba más como chavista que como mediador.

Leopoldo preso 98121Estas son las palabras de López:

“Agradezco al presidente José Luis Rodríguez Zapatero quien fue autorizado para visitarme. De muchos Presidentes que han intentado visitarme en más de 2 años, el Presidente Zapatero ha sido el único autorizado por el gobierno. Agradezco el interés y gesto de Zapatero. Conversamos sobre el diálogo y las posibles rutas para lograr una solución a la profunda crisis. Le reafirmé la voluntad de toda la Unidad de reconstruir y reconciliar a Venezuela. Y también la importancia de que diálogo no puede ser para ganar tiempo porque el pueblo de Venezuela ya no tiene tiempo. Un diálogo es para darle soluciones reales a los venezolanos, por eso debe haber condiciones claras como las planteadas por la Unidad. Le expresé mi preocupación por todo lo que está pasando el país, por la profunda crisis humanitaria y la necesidad d abrir el canal humanitario. Le expresé que ninguna conversación o diálogo puede estar por encima del interés mayor: lograr el cambio Constitucional este 2016. El cambio constitucional este 2016 por el que tanto hemos luchado ¡no puede ser intercambiado por nada!. El pueblo quiere revocatorio 2016. Reafirmé la importancia de liberar a todos los presos políticos y que antes que mi libertad, ¡está la de toda Venezuela!. El gobierno debe autorizar la visita de la Conferencia Episcopal, de la Unidad y de todos los ex Presidentes que lo han solicitado.

Venezolanos, como les dije el día que me presenté ante una justicia injusta. No se cansen, yo jamás lo haré. El que se cansa pierde. Fuerza y Fe!”.

Más claro agua

Zapatero no logrará nada. Él propone unos paños calientes que le agraden a Maduro y le permitan continuar en su dictatorial poder. Leopoldo López le propone la ley, la justicia y el respeto a los derechos humanos. Por eso no me extrañó lo que escribió Antonio Elorza -de Zapatero- poniéndole en su sitio.

Zapatero Fernández y Torrijos

Comisión de la verdad con tres poco creíbles

Escribió así: “Rompió el fuego José Luís Rodríguez Zapatero, con un extraño viaje de “mediación” a Caracas, en calidad de miembro de una no menos extraña “Comisión de la Verdad” formada con otros dos personajes por iniciativa del presidente Maduro. Ante todo, a la vista de cuanto está ocurriendo, y que Zapatero debería conocer, integrarse en una comisión de ese nombre por iniciativa oficial chavista solo se justifica si tenía fundadas esperanzas de lograr algo en cuanto a respeto de la democracia en Venezuela, así como de los derechos humanos, sistemáticamente conculcados desde la presidencia del país a favor de un estado de emergencia. No tiene mucho sentido hablar de ‘diálogo’ cuando uno actúa como dictador y los opositores tienen que sufrir el aplastamiento de sus derechos y de sus aspiraciones, incluso si éstas se inscriben, como el revocatorio, en el texto de la Constitución chavista.

“A Venezuela le hace toda la falta del mundo que exista diálogo entre Gobierno y oposición, pero la premisa para ello no puede ser otra que el respeto de los derechos civiles y de las instituciones democráticas, tanto en cuanto a las facultades de la Asamblea, coartadas desde un Tribunal Supremo de Justicia que rechaza explícitamente desde 2009 la división de poderes, como el respeto a las personas de los líderes opositores. Tal como están las cosas, por voluntad de Maduro, proponerle diálogo tendrá el mismo éxito que habérselo propuesto a cualquiera de los más cerriles dictadores del pasado siglo. Conclusión: la visita, con los otros dos acompañantes de la Comisión en paradero desconocido, solo sirvió para un momento de legitimación de Maduro al fotografiarse con el expresidente de una democracia. Penoso”.

Eso pienso yo. Penoso. ¡Alerta Venezuela!


Iñaki Anasagasti créditos
Iñaki Anasagasti

Político español perteneciente al Partido Nacionalista Vasco
@ianasagasti







Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés