Suiza prohíbe el velo islámico completo

8 de marzo de 2021

Suiza prohíbe el velo islámico completo




Las multas por saltarse la medida, apoyada en referéndum por el 52% de los suizos, quedan establecidas en hasta 10.000 francos, unos 9.000 euros

Los suizos aprobaron ayer domingo en referéndum una ley que prohíbe que las mujeres utilicen en cualquier lugar público el velo integral o el burka, elementos de la vestimenta tradicional islámica, quedando reservados solamente para lugares de culto. Las multas por llevar velo integral quedan establecidas en hasta 10.000 francos como máximo, unos 9.000 euros. «El objetivo de este referéndum no eran los musulmanes», diferenciaba anoche el portavoz del sí y miembro de UDC, Jean-Luc Addor, «aquí de lo que se trata es de defender los valores de nuestra civilización».

La iniciativa había sido presentada como «Sí a la prohibición de esconder el rostro» y salió adelante con el 52% de votos, un escaso margen. Su objetivo declarado es promover la igualdad, la libertad y la seguridad, ya que los proponentes afirman que evitará que mujeres sean obligadas a ocultar su rostro o que alguien lo haga con un propósito criminal o terrorista. Su principal promotor ha sido el partido UDC, el más conservador del espectro político suizo, junto al Comité Egerking, una asociación de políticos, abogados y editores conservadores contra la «islamización de Suiza». Uno de los éxitos principales de este comité se remonta a 2009, cuando los suizos aprobaron con un 57% de los votos la prohibición de construir minaretes. El director gerente del Comité Egerking, Anian Liebrand, celebró hoy que «en Suiza se puede profesar la religión que uno quiera con total libertad, pero tenemos una cierta cultura dominante y esa es la cristiana. Esa es la idea tras la propuesta contra el velo facial y ha sido aprobada una norma muy tolerante que en su tercer punto establece que la ley prevé excepciones, como razones de salud, seguridad, condiciones climáticas y costumbres locales».

Irán mujeres con velo obligatorio
«Ninguna mujer puede aceptar caminar por la calle con una tela sobre el rostro que le impide respirar, mostrarse como persona y como mujer, y decirlo en voz alta no es ni sexista ni racista», declaró tras conocerse el resultado del referéndum la parlamentaria Jaqueline de Quattro, en declaraciones a la radiotelevisión pública suiza RTS.

También han celebrado el resultado musulmanes progresistas como la escritora y periodista suizo-tunecina Saïda Keller-Messahli, que recordó que «el velo completo de las mujeres musulmanas es una cuestión principalmente ética, porque quiere invisibilizar a las mujeres en los espacios públicos». Y defendió que «en el Corán (Sura 24) se hace referencia a la mujer como «awra», que significa «impura» y sobre la base de esta designación se crearon hadices que se han abierto camino en la jurisprudencia islámica (Sharia) y son extremadamente discriminatorios y no permiten ambigüedad: se trata de evitar que aparezcan personas enmascaradas en el espacio público, algo natural en una sociedad abierta como la suiza».

En contra de la decisión

Entre los oponentes a la prohibición del burka no solo figuraban varios partidos políticos, sino también movimientos sociales y reconocidos colectivos feministas que consideran la prohibición era «racista y sexista». También el Gobierno y el Parlamento suizos estaban en contra, por considerar que se trata de un fenómeno marginal en Suiza, ya que solamente unas 30 mujeres utilizan burka en el país, en la Suiza occidental francófona, y que podría tener efectos negativos en el turismo, dado que Suiza recibe cada año una clientela turística procedente de países árabes y de alto poder adquisitivo. En Ticino, donde también ha habido una prohibición de encubrimiento a nivel cantonal durante varios años, solo unos pocos turistas de los Emiratos Árabes han sido informados de la regla.

Como precedente a esta ley para todo el país, en el cantón de St. Gallen ya se impuso hace dos años la prohibición de cubrirse el rostro, aunque la policía no se ha topado desde entonces con una sola mujer con burka y no ha sido necesario aplicar sanciones. «No hay nadie en el cantón que lleve burka o nikab, así que no ha habido multas, ni condenas, nada en absoluto en los últimos dos años», informa Hanspeter Krüsi, encargada de comunicación del Departamento de Policía de St. Gallen. Se trataba en ese caso de una ordenanza. Ahora será introducido un artículo 10a en la Constitución federal suiza que dice: «Nadie puede cubrirse la cara en espacios públicos o en lugares accesibles para todos». Y además: «Nadie puede obligar a una persona a cubrirse la cara sobre la base de género».

«Efecto solidaridad»

El experto en el Islam de la Universidad de Lucerna, Andreas Tunger-Zanetti, teme sin embargo que la prohibición «podría incluso conducir a un mayor nivel de cubrimiento por parte de mujeres musulmanas» por «efecto de solidaridad». La comunidad islámica suiza, unas 350.000 personas que suponen menos del 5% de la población, han considerado una campaña hostil los carteles editados los proponentes del referéndum, que han empapelado todo el país durante semanas y que muestran la caricatura de una mujer con un velo, ojos grandes y el ceño fruncido. Junto a él aparece la leyenda: «¡Alto al extremismo! Prohibición de disfraz sí». «Además de ser inútil, este texto racista y sexista mancha la Constitución suiza», lamentaba anoche la portavoz del colectivo de feministas musulmanas ‘Fulares morados’, Inés El Shikh, «se ha creado la ilusión de un problema donde no lo había e incluso Amnistía Internacional había llamado a votar no».

Suiza se suma así a Francia, Austria, Bulgaria, Bélgica y Dinamarca, que también han prohibido en sus territorios el uso del velo integral.


Rosalía Sánchez

Corresponsal en Berlín del Diario ABC de España





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube