Mercedes Montero: A favor de la juventud venezolana

7 de julio de 2014

5 de julio 1811



El pasado 5 de julio 2014 se cumplieron 203 años de la firma del Acta de Independencia de Venezuela. Hoy  en día es necesario referirse al significado de tan magno hecho como una conmemoración y no como una celebración. ¿Cuál es la razón para tal interpretación? Lamentablemente para Venezuela  desde la llegada Hugo Chávez  (hoy en día difunto) al poder y, continuado por Maduro,  cuya legitimidad es incierta, el país ha sido  transformado en  un régimen de corte Castro comunista con el que se pretende transformar nuestro país  en  esclavo del régimen cubano de los hermanos Fidel y Raúl Castro, cuya injerencia en todos los ámbitos ha significado la pérdida de la soberanía nacional, lo cual constituye traición a la patria, aunque sus voceros tengan el cinismo de decir “ahora tenemos patria”; como si jamás la hubiésemos tenido.

Cuando revisamos el objetivo que motivó a los jóvenes firmantes del Acta podemos ver reflejadas su moral y  principios; no tenían  intereses mercenarios y mucho menos abrigaban engaños y traición. A la juventud venezolana actual la caracteriza un idealismo igual; está liderada por el Movimiento Estudiantil  conformado por muchachos de todas las clases sociales, cuyas edades están entre los 14 a 30 años,  han dado una amplia demostración de generosidad y amor por Venezuela.  Es preciso recordar que cuando el difunto presidente  se juramentó en la Asamblea Nacional, esos jóvenes estaban en la escuela primaria y muchos de ellos no habían nacido.  Sin embargo durante  los últimos  15 años estos jóvenes han visto transformarse al  gobierno más corrupto de la historia nacional en una dictadura sangrienta, confiscatoria del futuro no sólo de ellos, sino de toda la nación.

Venezuela 212120989No  me cansaré de repetirlo, han sido víctimas de una cruenta represión que ha causado 43  fallecidos, cientos de heridos, encarcelados, torturados y vejados por policías y GNB cuyo despliegue de violencia ha sido ilimitado. Sus respectivas familias han visto como la justicia le ha sido denegada, como han sido humillados al extremo de ser llevados a cárceles para presos comunes. Las cárceles venezolanas son sucursales del infierno. Del régimen que desgobierna al país no se puede esperar algo diferente. A nadie engañaron con el supuesto “Diálogo con justicia para la paz” que fue suspendido tres semanas después de iniciado sin siquiera haber arañado la superficie del problema, pero con el que ganaron tiempo para alcanzar un  apaciguamiento relativo de una protesta que continúa a pesar de los pesares.

Nos están matando 4
Nuestros jóvenes ante una situación tan deprimente,  en la que no ven futuro se debaten entre la emigración y la resistencia, ambas son un alto precio que pagar en todos los sentidos. Muchos son los clamores por ayuda a través de las redes sociales,  de las ONG defensoras de los derechos humanos y de los pocos medios de comunicación que aún les brindan un espacio. Abundan las peticiones para que el Papa, la Iglesia, algún renombrado político, artista y hasta los santos intercedan a su favor. En muchas ocasiones los ciudadanos agobiados económica y emocionalmente No todo es caropasan por un lado de la protesta sin tomarlos en cuenta. Pregunto ¿Si fuera tu hijo, quien  estuviera preso, perseguido, desesperanzado por no ver futuro, te gustaría que lo ignoraran? Pareciera que la gente no se da cuenta, que los muchachos no están pidiendo limosna, aunque la gran mayoría de ellos son de condición muy humilde y muchas veces ni siquiera han comido o tienen donde dormir; no  son “burguesitos” como dicen los personeros del régimen.

Lo que pide nuestra juventud es que los ciudadanos tomen conciencia de la necesidad de un cambio del modelo de gobierno en Venezuela, que la devuelva al respeto, la justicia, la prosperidad que solo se consiguen cuando se recuperan la libertad y la democracia perdidas, que le devuelvan la paz y un futuro de bonanza a las nuevas generaciones y de tranquilidad para los mayores.

Por supuesto nada de lo anterior se logrará si se mantiene establecido  un régimen Castro comunista como el que martiriza a Cuba desde hace 56 años.

Mercedes Montero foto1

Mercedes Montero

Columnista de Opinión
mechemon99@yahoo.co.uk
Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés