Hermann Tertsch escribe sobre un discurso inaudito

7 de junio de 2014

Navid Kermani

 
 
Solo dijo gracias. En mil bellísimas formas. Fue una extensa, preciosa, cultivada, bien articulada y magnífica expresión de gratitud a una Constitución, a quienes la hicieron posible y a quienes la defienden y hacen cumplir todos los días. Fue un largo discurso ante el pleno del Bundestag hace diez días, en la solemne ceremonia de conmemoración del 65 aniversario de la Constitución alemana. Este emocionado e inteligente homenaje a la Constitución de Alemania de 1949 fue tan conmovedor como inaudito.

No tiene precedentes. Es un canto al orden constitucional democrático alemán de un ciudadano procedente de una cultura muy remota. Navid Kermani es un escritor de origen iraní. Sus padres llegaron a Alemania en los años cincuenta. Nacido él ya cerca de Bonn, Kermani aprovechó el honor que le otorgaba el Bundestag para hacer lo que es tan infrecuente y que tanto se echa en falta en las sociedades modernas occidentales que acogen a millones de inmigrantes: expresiones de gratitud. Kermani la logró con virtuosismo en un homenaje a la tolerancia, a la fuerza transformadora de la democracia y la palabra y al compromiso de los alemanes en asumir su terrible pasado. Y a su honradez y decisión al hacerlo precisamente en la defensa de la dignidad humana.

Navid Kermani 2
Kermani no ocultó las facetas difíciles y oscuras de la sociedad alemana. Pero en un minucioso, culto y sensible balance dio las gracias a Alemania por su hospitalidad, por su generosidad y por el esfuerzo de su política de perseguir unos ideales expuestos en el Bundesgesetz, su constitución desde la creación de la República Federal. Que es una constitución más vieja que la española. Pero una constitución respetada por todos y protegida por todos los órganos que la misma establece para su defensa. Con toda firmeza y contundencia frente a sus enemigos. Quienes conspiran contra esta Constitución, intentan destruirla o subvertir sus órganos, son delincuentes a perseguir. Quienes pretendan violar la Constitución o cambiarla sin seguir las reglas para ello establecidas en la misma son criminales que han de ser perseguidos. Porque quienes quieren romper el código de convivencia son una amenaza para todos. Alemania sabe muy bien lo que supuso un Estado débil y una constitución violada, ignorada o ridiculizada por las fuerzas políticas emergentes, cada vez más extremistas en los años de la República de Weimar. 

La constitución de 1949 surge de la voluntad de fundación de un Estado libre y democrático sobre los escombros de una Alemania arrastrada a la destrucción por el totalitarismo, la intolerancia y el miedo. Con voluntad firme de proteger a todos los alemanes en sus derechos individuales y en la búsqueda del bien común. Quien osa ignorarla o violarla está fuera del juego político y fuera de la legalidad. El Tribunal que la interpreta desde Karlsruhe tiene un carácter poco menos que sagrado. Y el Gobierno y todas las instituciones tiemblan si ese Tribunal los desautoriza o sanciona. Todos acatan. Nadie discute a los órganos supremos.

Alemania Constitución
«Esta Alemania es la mejor que jamás tuvimos. Y debemos estar orgullosos de su poder de atracción», dice Kermani. Gracias por la seguridad jurídica, por los derechos, por el humanismo de la propia constitución y del esfuerzo cotidiano en aplicarlo, por el trabajo, por el bienestar. «También en nombre de los musulmanes que gozan aquí de los derechos que se les niegan a los cristianos en países islámicos». (…) «En nombre de los 26 miembros de mi familia, me inclino simbólicamente y digo “gracias, Alemania”». ¡Cuánto ayuda tener unos poderes firmes e implacables defensores de la Constitución y la legalidad para que esta sea respetada y agradecida en su inmensa superioridad moral frente a sus enemigos!


Hermann Tertsch 


Hermann Tertsch
@hermanntertsch

Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión




Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés