La “Princesa triste” ya es la emperatriz de Japón

7 de mayo de 2019

Masako emperatriz





Llevaba mucho tiempo ocultándose del público y de la prensa. Sólo acudía a los actos oficiales más inevitables, el resto del tiempo la princesa Masako se escondía tras los muros del palacio japonés. Pero, ahora no ha tenido más remedio que salir. Ahora se ha convertido en la nueva emperatriz de Japón. La hemos visto en el balcón del Palacio Imperial de Tokio junto a su marido Naruhito, nuevo emperador de Japón.

Masako ya Emperatriz
Masako saludó brevemente a las decenas de miles de japoneses que vitoreaban a la Familia Imperial. Ella sonreía. Muy poco, pero sonreía. Un gesto poco habitual en la mujer conocida como “la princesa triste”. Su biografía es una cadena perpetua a la tristeza.

La recién coronada emperatriz de Japón lleva dos décadas sumida en una depresión. Su marido, el ya emperador Naruhito, había prometido protegerla. Pero, vayamos al principio de su historia para conocer qué le pasó…

Nació en 1963 en el seno de una familia de diplomáticos. Debido a su inteligencia y a las posibilidades que le ofrecieron sus padres, Masako se convirtió en una joven licenciada con honores por Havard y Oxford. Dominaba 6 idiomas a la perfección, había vivido en distintas partes del mundo y tenía una enorme capacidad para el trabajo y el liderazgo. Era una mujer alegre y moderna, una mujer preparada para el mundo competitivo del siglo XXI. Pero, Masako no estaba preparada para las tradicionales costumbres de una Corte Imperial de más de dos mil años de antigüedad. Pero, no adelantemos acontecimientos.

Curiosamente fue precisamente la Infanta Elena la que hizo de “fortuita celestina” entre el Príncipe Naruhito y la joven Masako de 24 años. Corría el año 1987, la Infanta Elena estaba de visita oficial en Tokio. Se dio una importante recepción en honor a la primogénita del Rey Juan Carlos I de España. Y la familia de Masako fue invitada al evento. El Príncipe Naruhito vio a la joven Masako y quedó prendado de su belleza y de su inteligencia. Naruhito lo tuvo claro desde el principio: quería que aquella joven se convirtiera en su esposa.

El Príncipe no veía inconveniente alguno en que Masako fuera plebeya, pues su propia madre la Emperatriz Michico tampoco tenía sangre real. Lo que no se esperaba el joven príncipe es que Masako le rechazara.


Resulta que Masako rechazó la petición de matrimonio del príncipe hasta en tres ocasiones. Durante cinco años Naruhito insistió en su amor por ella. Pero, la joven no quería renunciar a su vida libre y prometedora fuera de la tradicional Familia Imperial.

Masako no se veía formando parte de una institución tan cerrada y poco moderna. Sin embargo, el corazón traicionó a Masako y acabó enamorándose de Naruhito y así renunció a su vida moderna por amor al príncipe.

Masako y Naruhito boda
En 1993 tuvo lugar la gran boda entre Naruhito y Masako. El pueblo japonés desplegó toda su alegría ante la joven pareja heredera del  Imperio Japonés. Masako no tuvo más remedio que enfundarse en el Kimono Imperial. Los dados estaban echados. Y la partida salió mal.

A la cosmopolita y políglota Masako le costó muchísimo acostumbrarse a las rígidas normas de la Casa Imperial y la asfixiante vida cortesana. Su salud empezó a pagar las consecuencias. Su sonrosado y saludable rostro empezó a perder color, su cautivadora sonrisa fue desapareciendo y sus ganas de “comerse el mundo” se esfumaron. Lo que peor llevaba la princesa era la infatigable presión a la que era sometida para que se quedara embarazada. Tenía que traer al mundo a un heredero. Y tenía que hacerlo cuanto antes. Pero, Masako no se quedaba embarazada.

Pasaban los años y los príncipes no conseguían tener descendencia.


Pasaron unos muy largos 8 años hasta que en 2001 por fin Masako traía al mundo a una niña. Pero, lo que podía haber sido una feliz noticia para Masako, se tornó en una nueva angustia para la princesa.

Masako y su hija
En Japón las mujeres no pueden heredar el Trono. Allí el machismo Imperial sigue rigiendo. La princesa Aiko, la hija recién nacida de Naruhito y Masako no resolvía el problema de tener que garantizar la sucesión.

Todos los ojos se posaban de nuevo en Masako: debía concebir otro hijo y debía ser un hijo varón. La princesa no pudo soportar más la presión, se sumió en una gran tristeza y se alejó de casi todos. Su marido prometió defenderla y cuidarla, hasta se enfrentó a los funcionarios de la Casa Imperial para favorecer a su mujer, pero nada sirvió. El hijo varón nunca llegó. Y la depresión se apoderó por completo de Masako.

Dos décadas llevaba Masako sin sonreír en público. Ahora, con la subida al trono imperial de Naruhito hemos visto en el rostro de su mujer Masako una lacónica sonrisa. Nadie confía en que sea una sonrisa sincera. La llamaban “la princesa triste” y ahora se ha convertido en la nueva emperatriz de Japón. Pero será “la emperatriz triste”

Una nota periodística de Carmen Ro



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube