Ricardo Angoso: ¿Existe una amenaza chavista en España?

7 de febrero de 2015

Podemos y el chavismo



Sinceramente, no creo que haya una amenaza chavista en España, pero sí pienso que Podemos puede obtener en las próximas elecciones generales un buen puñado de escaños en el parlamento y convertir a España en un país ingobernable.  Para comenzar, hay que reseñar que en las próximas elecciones municipales y autonómicas habrá un giro a la izquierda rotundo y contundente. Las encuestas señalan tendencias y todas apuntan en esa dirección. Si sumamos los porcentajes de los estudios de opinión, vemos que la suma total de los previsibles votos de Podemos, Partido Socialista Obrero Español (PSOE) e Izquierda Unida (IU), junto con las izquierdas periféricas, llega casi al 60% en intención de voto. Y las encuestas, por mucho que se empeñen algunos analistas situados en los aledaños de la derecha, no se suelen equivocar tanto.

España fin del bipartidismo
En este contexto, es más que seguro que los próximos ayuntamientos y parlamentos autonómicos serán mucho más plurales que en el pasado, el bipartidismo quedará enterrado quizá para siempre y la gobernabilidad de las instituciones requerirá de grandes pactos y acuerdos. También parece quedar más o menos claro, siempre a tenor de las encuestas, que el Partido Popular (PP) lo tendrá realmente difícil para conservar el poder autonómico y local que actualmente posee, sobre todo porque no tiene con quien pactar. Tanto las fuerzas de izquierda como los nacionalistas preferirán acuerdos entre ellos que un «abrazo del oso» con el PP.

La clave será si de aquí a mayo el PSOE es capaz de remontar en los sondeos y volver a liderar la izquierda, algo que no debe descartarse aunque parezca un escenario improbable en estos momentos, pues una buena parte de su voto se ha «trasvasado» hacia Podemos y, seguramente, hacia la abstención. Pero no debemos olvidar que al nuevo movimiento goza ahora del favor mediático y ha estado al margen de los grandes escándalos de corrupción, lo cual le favorece en las encuestas. Sin embargo, cada día que pasa se descubren algunos asuntos que empañan su popularidad, como, por ejemplo los dineros recibidos por el ideólogo oficial, Juan Carlos Monedero, por servicios prestados al régimen venezolano, y su supuesta limpieza y transparencia está quedando en entredicho. Por no hablar,de la trama organizada para debilitar, dividir y posteriormente organizar una escisión en el interior de Izquierda Unida (IU), utilizando para ello a Tania Sánchez y otros líderes de esta organización.

LA DEMOCRACIA, UN MEDIO PARA LLEGAR AL PODER Y NO EN FIN EN SÍ MISMO

Podemos y el trío
Es más que seguro que, si a estos casos le añadimos el del falso investigador Iñigo Errejón, los resultados que ahora el otorgan los sondeos sufrirán un notable desgaste tras tanta exposición mediática y haber convertido sus vidas privadas en una suerte de circo abierto al público. Desde su fundamentalismo moral, en que que abominan de una «casta» hedionda y pútrida, es muy fácil caer en los errores y que cualquier mal paso sea visto como una incoherencia impropia de aquellos que han hecho de la honradez y el discurso ético su bandera. Este sistema democrático, que desprecian abiertamente, pues ellos se miran en los espejos de Cuba y Venezuela, es simplemente un medio para llegar al poder, no en fin en sí mismo, y de la misma forma que hicieron Hitler y Chávez, tras ganar unas elecciones libres y limpias, subvertirán el orden que les otorgó derechos y libertades para construir una gran ergástula al estilo de la venezolana una vez que puedan hacerlo y gocen de la mayoría necesaria. Esperemos que sus esperanzas no se conviertan en realidad.

Jurarán sobre esta nausebunda Constitución, emulando a su adorado dictador venezolano, obviando que esta democracia les dio todo a estos seres mezquinos y desagradecidos, que encima viven a costa del erario público y hacen negocios privados rozando la línea de la legalidad. La miseria política de estos personajes, junto con su descarado oportunismo y un discurso de librillo populista y vacuo, no tiene parangón en la historia de España. Revela cuán bajos hemos llegado y qué nivel cultural y educativo tiene nuestro país. Estamos tocando el fondo y más abajo ya no podemos caer y nunca mejor dicho. Podemos es la manifestación más certera de la mediocridad reinante en la nación, de una podredumbre dialéctica y retórica que ya invade todo y ha generado este discurso del facilismo para dar respuestas simples a las grandes cuestiones pendientes.

Rajoy y Zapatero
¿Cómo ha sido posible llegar a esta decadencia de nuestra democracia? Muy fácil respuesta. Gente mediocre y sin sentido de Estado, al estilo de los Rajoy y Zapatero, dejaron las cosas pudrirse y no fueron capaces de refundar el sistema, de reformar la Constitución de 1978 -un imperativo urgente desde hace años- y ser capaces de diseñar un nuevo modelo de Estado, que ya hace aguas se mire por donde se mire. Luego su complacencia ante los interminables casos de corrupción, que atacan a todas las estructuras y cargos de todos los partidos e instituciones, han generado un estado de cosas que ha llegado a la alarma social y a la protesta en las calles. Quizá estas cosas ocurrieron porque como decía Napoleón «si la obediencia es el resultado del instinto de las muchedumbres, el motín es el de su reflexión». Pero no por gritar más amanece más temprano y se resuelven las cosas por sí solas.

No creo que Podemos gane las próximas elecciones, pero sí que será un partido determinante que seguramente sea el árbitro del partido, la fuerza que decida finalmente quien gobernará el país. En este sentido, como ya he dicho antes, creo que la fortaleza o debilidad del PSOE de aquí a las próximas elecciones autonómicas y locales, andaluzas por medio, será determinante. Una victoria de los socialistas en Andalucía les colocará en un buen papel para ganar las municipales y autonómicas. En las generales, que seguramente se celebrarán a finales de año o principios del próximo, si los socialistas consiguieran la segunda plaza liderarán un gobierno de izquierdas, pero, con toda seguridad, será un periodo caótico e inestable plagado de más certezas e incertidumbres. La izquierda, cuando se radicaliza y gobierna, es un desastre manifiesto.


Ricardo Angoso 2

Ricardo Angoso

Periodista español
rangoso@iniciativaradical.org
@ricardoangoso






Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés