Sebastián el huérfano colombiano ya tiene su familia maravillosa

6 de octubre de 2018

Sebastián el huérfano colombiano




La conmovedora historia de la familia estadounidense que adoptó a un niño colombiano que había quedado huérfano


Amanda y Joben y sus hijos
Los esposos Amanda y Joben Barkey tienen un vida casi perfecta en Anaheim, California. Son parte activa de su comunidad, queridos por todos, y tienen cuatro hermosos hijos. Pero algo les faltaba… durante el verano de 2018, alojaron por un mes a un niño huérfano colombiano en su hogar.

Aquellos días fueron felices en la vida de los Barkey, pero cuando al niño le tocó regresar a su país, la sensación general era que algo hacía falta, la familia no estaba completa.

Sebastián tiene 11 años de edad y no tiene familia biológica. Absolutamente a nadie en su vida. A California llegó gracias a la organización de caridad Kidsave, que se encarga de llevar niños que estén en condiciones de ser adoptadas por una familia en Estados Unidos.

Sebastián y Joben Barkey
Sin embargo, las leyes en Colombia hacen que los procesos de adopción sean estrictos y costosos. Amanda y Joben Barkey ya habían empezado los trámites pero no estaban seguros de poder cumplirlos, por eso cuando el mes pasó no quisieron ilusionar al niño. La despida fue triste, hubo lagrimas de parte y parte, informó Fox News.

La pareja mantuvo la fe de que todo se resolvería, que tendrían un sí de parte de las autoridades del país cafetero y que así podrían darle la sorpresa de su vida a Sebastián y a sus hijos.

Sebastián y sus hermanos
Y así fue: en un video que se hizo viral en redes sociales se ve a los Barkey invitando a sus hijos, en lo que parece ser el living de su casa, para tener una conversación seria, franca, sobre qué les parecería de agregar a un miembro más a la familia.

Los hijos de Amanda y Joben, como era de esperarse, estuvieron de acuerdo y muy conmovidos de saber que tendrían a Sebastián como hermano. El próximo paso, y el más emocionante, era llamar al niño y darle la buena nueva, y saber si él estaba dispuesto a ser partes de sus vidas.



Sebastián recibió la videollamada, no sabía muy bien cuál era motivo de ésta pero algo intuía. Cuando el momento de la verdad llegó, el niño, que se encontraba en Colombia, no pudo contener las lagrimas y dijo que sí quería ser parte de la familia.

Ahora el próximo paso de la familia Barkery es recaudar fondos para cubrir el traslado de Sebastián a los Estados Unidos y terminar de pagar los altos costos relacionados con las adopciones en el extranjero.


Una Nota Informativa desde nuestra Mesa de Redacción
Fuente: Agencias



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube