El caso Snowden, hipocresía y convenciones

6 de julio de 2013

Evo Show avion


Un análisis desde la petición de asilo del ex CIA hasta el avión de Evo Morales

Aunque duela a muchos, el derecho internacional y las convenciones diplomáticas están para cumplirse. Alrededor del caso Snowden, como antes pasó con el de Julian Assange, muchos dicen defender el derecho mientras, en realidad, lo que hacen es desgastarlo, someterlo a un nuevo test de resistencia. Los gobiernos, los individuos y buena parte de la opinión pública internacional. Realmente, quién esté libre de pecado que tire la primera piedra.
Obama Berlin 7
Obama cinco días después de desatarse el escándalo de las filtraciones sobre el programa PRISM, habló en Berlín sobre la necesidad de equilibrar la seguridad con libertad. Su discurso elegante, no difería de palabras que podría haber dicho el exvicepresidente Dick Cheney en defensa de los interrogatorios con “técnicas endurecidas” conducidos en Guantánamo y otras partes del mundo. Barack Obama elude el fondo del asunto: uno de los principios básicos de la libertad individual y de las relaciones internacionales es la inviolabilidad de las comunicaciones personales y diplomáticas. La paradoja es que mientras Obama amplia unos derechos en el interior del país, recorta otros en función de supuestas necesidades de seguridad nacional.
Snowden 17
Mientras, Snowden, actúa con total cinismo. Si por su preocupación por la seguridad de las comunicaciones y la privacidad hubiera afrontado un juicio en Estados Unidos –donde una buena parte de la opinión pública se pondría de su lado-, por qué prefirió correr a refugiarse a Hong Kong y a luego a Rusia, y además pensó en países del ALBA como lugares de asilo. ¿Ejemplos de respeto a los derechos individuales que Snowden, para justificar sus filtraciones, dice defender?

Snowden pantalla
Además, acude al derecho de asilo como si fuese aplicable a su caso. Para empezar, pide asilo a más de una veintena de países aunque sabe –o debería saberlo- que sólo puede solicitar asilo en el país en el que esté. Actualmente Rusia, donde ya sabe, no será asilado. Putin pone una peculiar condición para aceptar al analista de inteligencia a la fuga: que cese de filtrar la documentación que robó. El aeropuerto de Moscú se convierte en limbo. ¿Un nuevo Assange libre y, al mismo tiempo, confinado? El gobierno de Rusia estaría encantado de verle tomar un vuelo… a cualquier parte.

Los países del ALBA, siempre listos para sumarse al ruido, declaran su predisposición a asilar a Snowden, al que califican como héroe. Se adelantan y dan pie a las especulaciones y rumores que luego se vuelven en su contra. Obvian la clave sobre el derecho de asilo: es una figura que sirve para proteger a los perseguidos por motivos políticos en sus propios países y Snowden está acusado de espionaje, un delito de derecho común, por tanto, ajeno a la posibilidad de asilo.
 
Unasur Evo
Con sus declaraciones los presidentes del ALBA desnaturalizan el derecho de asilo y lo convierten en capricho de gobiernos. Y, de paso, demuestran que no les interesa que el derecho internacional prevalezca. Para ellos lo importante es la oposición ideológica a Estados Unidos. Lo demás es irrelevante.

El (pen)último despropósito es la inspección del avión de Evo Morales en Austria, interrumpiendo su viaje de Moscú-La Paz. Varios gobiernos de la Unión Europea, temiendo que Snowden fuese en el avión y pudiera aprovechar alguna parada técnica para pedir asilo en sus países -patata caliente que nadie quiere-, deciden violentar las convenciones diplomáticas y piden el registro de la aeronave. Se saltan, con mucha torpeza, el principio de inviolabilidad de los jefes de Estado y sus vehículos. Agravio que merece una contundente respuesta y, quizás, hasta medidas de retorsión por parte de Bolivia.

Una sugerencia para todos: dejen de defender el derecho internacional y, mejor, empiecen a aplicarlo. Sería un cambio interesante.


Miguel M Benito


Miguel M. Benito
*Profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Externado de Colombia
Analista y Consultor político
@mbenlaz





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés