Margaret Farley es monja, escribe de sexo y molesta al Vaticano

6 de junio de 2012

farleyportada

Ella es norteamericana, perteneciente a la minoría católica de ese país. Es monja de la congregación de las Hermanas de la Misericordia de las Américas y además es teóloga, Sobre ella han llovido esta semana fuertes críticas de El Vaticano, porque su libro sobre ética sexual los ha molestado.

Ha sido la Oficina de Ortodoxia de la Santa Sede quien ha manifestado la molestia, asegurando que Just Love (Simplemente Amor), el libro de Margaret Farley que se publicó en el año 2005, causa un «daño grave» a los creyentes ya que sus ideas sobre la masturbación, los actos y uniones homosexuales y los segundos matrimonios «contradicen directamente» la enseñanza católica.

Y por supuesto esta censura ha desencadenado una gran polémica y ha colocado a la Hermana Margaret Farley en primeros planos de la prensa internacional. Muchos se preguntan: ¿quién es esta monja que ha osado contradecir a la Santa Sede y ha desencadenado su enojo. Esa monja que retadora asegura que sus ideas son coherentes con la tradición teológica?

Ella -Margaret Farley- es profesora emérita de ética cristiana en la Divinity School de la universidad estadounidense de Yale, Allí ha trabajado por casi 40 años y su retiro se cumplió en el año 2007. Pertenece a la congregación de las Hermanas de la Misericordia de las Américas. Es autora o coeditora de siete libros, y más de cien artículos, reflexiones y hasta capítulos de publicaciones. En ellos plantea temas como ética médica, ética y espiritualidad o justicia y sida. Su fructífera carrera de escritora y estudiosa le ha logrado obtener once títulos honorarios.

Margaret Farley y su «Criterio de justicia»

Fue con su controversial libro Just Love que logró uno de esos premios en 2008. Ella allí asegura que las relaciones sexuales apropiadas moralmente, tanto las heterosexuales como las del mismo sexo, deben estar caracterizadas por la justicia. Esto ha logrado que la misma institución en la que ha laborado por casi cuatro décadas, la Divinity School haya publicado un comunicado de apoyo a la ex catedrática, donde resaltan que «en ese marco, Just Love desafía las opiniones tradicionales -y frecuentemente negativas- sobre la homosexualidad, la masturbación, el divorcio y el matrimonio tras el divorcio».

La propia hermana Farley, publicó una respuesta a las críticas de El Vaticano, en la que dijo que su intención con el libro es proponer un marco para la ética sexual que «utilice un criterio de justicia» al evaluar las relaciones sexuales, agregando: «El hecho de que los cristianos (y otros) hayan logrado un nuevo conocimiento y un entendimiento más profundo sobre la encarnación humana y la sexualidad parece demostrar que al menos necesitamos examinar la posibilidad de un desarrollo de la ética sexual»

En “Just Love”  Margaret Farley dice muy claramente que las «personas que se sienten atraídas hacia personas del mismo sexo, así como sus actividades, pueden y deben ser respetadas».

Lo que considera «Comprensión defectuosa de la ley moral»

La teóloga hoy duramente cuestionada por El Vaticano ha abogado por el matrimonio gay como una forma de reducir el odio y la estigmatización hacia las personas homosexuales, esto en franca rebeldía al precepto de las altas autoridades de la Iglesia Católica que imponen que el matrimonio sólo puede ser la unión entre un hombre y una mujer.

William Levada

La Congregación de la Doctrina de la Fe, el departamento teorizante del Vaticano, dijo que los escritos de la teóloga revelan una «comprensión defectuosa de la naturaleza objetiva de la ley moral natural» y «contradicen directamente la enseñanza católica en el campo de la moralidad sexual». Ningún funcionario de segunda ha emitido tal crítica, ésta aparece firmada por la cabeza del departamento, el cardenal William Levada, y aprobada por el mismo Pontífice Benedicto XVI.

El Vaticano no se ha quedado sólo en críticas y señalamientos. La Santa Sede también prohibió el uso del libro a todos los profesores católicos y enfatizó en su comunicado que los actos homosexuales son «desordenados intrínsecamente» y «contrarios a las leyes naturales».

Polémica escabrosa que aparece justo en un momento donde la propia cúpula de la Iglesia Católica está en el ojo de un huracán de corrupción y amoralidad.

Alberto Guerrero Zuloaga
desde la Mesa de Redacción de Gentiuno.com

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés