Al Vaticano le vuelve a sacudir el escándalo

5 de noviembre de 2015

Lucio Vallejo Balda y Francesca Chaouqui





Francesca Chaouqui acusó al cura preso de grabar al papa Francisco. La ex consejera, detenida por filtrar documentos del Vaticano, dijo que monseñor Lucio Vallejo Balda registró sin autorización las charlas privadas del Pontífice. Ahora serán publicadas en los libros ‘Avaricia’ y ‘Vía crucis’


“Fue monseñor Balda quien hizo las grabaciones del papa Francisco, tengo pruebas. Yo no sabía nada”, se defendió la ex relaciones pública y ex consejera económica del Vaticano en una entrevista publicada en el diario La Repubblica.

“Fue él mismo (Balda) el que dio a escuchar una grabación a los miembros de la Cosea (Comisión Investigadora de los Organismos Económicos y Administrativos de la Santa Sede)”, creada por Francisco y de la que ambos formaron parte.

Chaouqui afirmó a La Repubblica que estuvo implicada en el caso a petición del sacerdote español, quien fue amigo suyo y que la había recomendado para formar parte de la comisión. “Fue mi amigo, pero ahora está como loco”, agregó.

El diario le pidió detalles de cómo fue aquel día en que Balda decidió llevar la grabación del Papa ante la Cosea. “Todo el mundo estaba aturdido, pero la cosa quedó ahí”, contó Chaouqui, quién se consideró víctima del sacerdote. “Debe ser porque era la única italiana de la comisión. No he traicionado jamás al Papa. No soy un cuervo”, argumentó.

Con 33 años y de origen marroquí, Chaouqui fue la única mujer de la Cosea. Su presencia en el grupo no pasó desapercibida para la prensa italiana, que enseguida la tildó de “bomba sexual”, por su gran atractivo.

Lucio Vallejo Balda y Francesca Chaouqui 2
A diferencia de Balda, que enfrenta hasta 8 años de cárcel, Chaouqui quedó libre tras un acuerdo de colaboración con la Justicia italiana. “Estoy colaborando con las autoridades, es el monseñor quien me ha implicado, está la cosa muy fea”, dijo a La Repubblica.


Tras la publicación de la entrevista, en la que sin duda ha dejado en una situación complicada a Balda, Chaouqui denunció en su cuenta en Facebook que el periodista había utilizado declaraciones suyas sin su aprobación.

Sin embargo, la mujer también cargó contra su ex amigo en una entrevista al periódico La Stampa. “Todo lo hizo él, yo incluso intenté pararlo. No tengo nada que ver ni con cuervos, ni con topos, demostraré mi inocencia. He contado sólo la verdad a quien está investigando sobre la filtración de documentos en la Curia”, explicó.

Vaticano nuevo escándalo
En Corriere della Sera, Chaouqui fue aún más lejos: “En el Vaticano se respira una atmósfera fea, de cuchillos afilados, sobre todo por los nombramientos que no llegaron”. Según sus argumentos, Balda, de 54 años y cercano al Opus Dei, esperaba ascender a secretario de la Secretaría de Economía y después revisor general de la Santa Sede, cosa que nunca ocurrió.

“No es ningún secreto que (Balda) esperaba conseguir el cargo de auditor general del Vaticano, para el que fue elegido Libero Milone. Cuando fue nombrado comenzó a hacerle la guerra, lo que lo llevó, probablemente, a entregar los papeles a los periodistas. Pero yo –repitió Chaouqui–, no tuve nada que ver con los documentos”.

Chaouqui se ha puesto en manos de la abogada Giulia Buongiorno que consiguió la absolución del ex primer ministro Giulio Andreotti.

Documentos explosivos

El robo de documentos, el hackeo de computadoras y, sobre todo, la grabación de conversaciones con el Papa forman parte de la documentación que aparecerá en dos libros que saldrán a la venta esta semana en todo el mundo y en varios idiomas: Avaricia y Vía Crucis.

Avarizzia y Viacrucis
Los libros revelan las dificultades que el Papa argentino ha encontrado para enfrentar a los llamados “cuervos” del Vaticano, opositores a las reformas. Los testimonios también denuncian el despilfarro y la falta de ética en la gestión de los dineros de la curia.

Entre otras revelaciones, los textos dan a conocer presuntas malversaciones de fondos que habrían permitido a algunos cardenales vivir lujosamente con dinero destinado a los niños enfermos y a otras obras de caridad.

Lo cierto es que las declaraciones filtradas de Francisco lo dejaron en una muy buena posición. En todo momento, el Papa pidió transparencia en las finanzas vaticanas. “Tenemos que aclarar de mejor forma las finanzas de la Santa Sede y hacerlas más transparentes”, dijo en una de las grabaciones, obtenidas sin autorización por Balda, según la denuncia de Chaouqui.

“Si no sabemos cómo cuidar el dinero, algo que se puede ver, ¿cómo podemos cuidar las almas de los fieles, que no se ven?”, lamentó el Papa en otra frase que aparece reproducida en Via Crucis.

Una Nota Informativa desde nuestra Mesa de Redacción
Fuente: La Repubblica, La Stampa, Corriere della Sera



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés