“Google asumió el rol de mi mamá”

5 de septiembre de 2018

Google gran recurso





Sin duda alguna, Google es uno de los mayores inventos de la humanidad que está en contacto con nuestras vidas. Ayer 4 de septiembre fue su cumpleaños número 20, y en el Portal alemán DW le preguntan a varias personas cómo Google ha cambiado sus vidas.

Google opinión 1
Cuando era adolescente, una de las frases favoritas de mi madre era “busca en la enciclopedia.” Por lo general, me lo decía cuando no sabía la respuesta a una de mis millones de preguntas o cuando quería que yo aprendiera algo nuevo por mi cuenta. Entonces, me iba a la sala y me ponía a leer los tomos de la enciclopedia para encontrar la respuesta a la pregunta que tuviese. Con tantas enciclopedias teníamos una estantería para ellas.

Hoy, “le pregunto a Google”, ya sea en la computadora o en los teléfonos inteligentes. A veces, me siento culpable por usar Google, pensando que de alguna manera debería trabajar para obtener un nuevo conocimiento. Pero también pienso que es importante usar Google de una manera inteligente, asegurándome que las fuentes sean confiables, como hacía con mis enciclopedias.

“Me ha hecho más persistente”

Google Shalini
Google ha cambiado mi vida de dos maneras. La primera es un poco obvia: ha hecho que la investigación básica sobre prácticamente cualquier cosa sea mucho más fácil.

Dado que trabajo para los medios de comunicación, es importante saber lo que pasa a mí alrededor, y cuando me otorgan una tarea de manera inesperada, sin aviso previo, el omnisciente Google me asegura que al menos no haga un papelón en el campo de trabajo.

La semana pasada, de último momento me enviaron a entrevistar al futbolista español Fernando Moriantes. No tenía un traductor, el inglés del futbolista no es tan perfecto como su desempeño en la cancha, sin embargo logré tener una interacción decente durante 5 minutos y todo fue gracias a Google.

La segunda manera de cómo cambió mi vida es un poco más psicológica. Es extraño como hemos llegado a confiar más en esta herramienta que en nuestra propia memoria y habilidades. Y cuando esta llegó a mi casa, me dejó bastante desconcertada. Y decidí que, al menos para las cosas que se supone que debo saber, como el vocabulario, la gramática y el significado de las palabras, usaría el método tradicional y no buscaría en Google. Sí, en ese sentido, Google me ha vuelto más persistente. Uno tiene que trazar la línea en alguna parte, no vaya ser que un día me encuentre buscando en Google “¿cuál es mi nombre?”

“Yo se más de mis clientes que la mayoría de sus amigos”

Google abogado opina
Cuando recibo un nuevo caso de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), para defenderlo, comienzo a buscar en Google a todas las partes involucradas. Este margen de información me proporciona una ventaja táctica sobre mi abogado contrincante y me permite darle a mi cliente un nivel de representación que hace 20 años solo se podía lograr trabajando con un equipo grande y costoso.

Y antes de reunirme con alguien de negocios, o interrogarlo en la corte, Google me cuenta más sobre el que la mayoría de sus amigos. Fuera del trabajo, Google eficientemente me da el beneficio de una gran biblioteca de investigación, sin importar dónde esté.

“Me asusta”

Google periodista de Ruanda
Google es la principal herramienta de búsqueda de gran utilidad para mi carrera como periodista. Proporciona todo tipo de información que una sola persona apenas puede mantener en su cabeza. Google es una base de datos que proporciona un almacenamiento móvil al que se puede acceder sin importar donde uno esté. Google es el banco de datos de casi todos los artículos y conocimientos que se han publicado en línea.

Pero, sinceramente, me asusta. Google es como “un amigo obligado” es en el que tengo que confiar y con el que debo compartir todos mis secretos. No sé quién está detrás de esto, pero le confié todos mis datos esenciales. No puedo acceder a las aplicaciones digitales y de comunicación descargables en la tienda de aplicaciones sin la asistencia de Google. Apenas recuerdo la ortografía y lo peor de todo: si necesito saber algo, rara vez recurro a un libro escrito, sino que le pido ayuda al tío Google.

“Google asumió el rol de mi mamá”

Google Karen Johnson
Al crecer, con mi mamá solía ver Jeopardy en televisión, ella gritaba entusiasmada las respuestas. Imité a mi mamá y crecí rodeada de juegos de preguntas y respuestas. Incluso cuando era adolescente participé en un programa de televisión, siempre supe que podía contar con el apoyo de mi mamá para saber las respuestas a las preguntas.

Entonces, un día, miré a mí alrededor y me di cuenta que no había nadie que pudiera responder a mis preguntas. Nadie. ¿Quién podría saber la respuesta? Esa era mi gran pregunta y me asustaba. ¿A quién le puedo preguntar?

Y un día apareció Google. Ahora, todas las preguntas son “googleables”. No toda la información es “googleable”, pero la mayoría de mis preguntas sí lo son.

Una nota periodística de Ashutosh Pandey



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés