Antonio Sánchez García: Los bomberos de UNASUR vuelven al ataque

5 de marzo de 2015

Bomberos de UNASUR



Creo por ahora, como lo he sostenido frente a las anteriores visitas, que los cancilleres de la UNASUR no cumplirán en Venezuela otra función que darle un espaldarazo al socio en dificultades, sacarle una vez más las patas del barro y embrollar las diferencias reinantes en el seno de la oposición. Todo por instrucciones del castrismo colonialista. Más nada.

Samper y Maduro 7776
Mal irán las cosas por Miraflores como para que el equipo de salvamento de la UNASUR vuelva a hacer su aparición por las costas venezolanas. Esta vez los rescatistas que se apersonan en la zona de catástrofe son los cancilleres de Brasil, de Ecuador y Colombia. Acompañados por quien funge de presidente en tal cofradía, el ex presidente de Colombia Ernesto Samper, conocido en el patio por carecer de visa norteamericana por los mismos motivos que el pollo Carvajal: narcotráfico.

Brasil y Ecuador son aliados ideológicos, estratégicos del régimen que impera en Venezuela. Mal podría esperarse de semejantes aliados un comportamiento neutro e imparcial hacia el gobernante venezolano y las menores simpatías hacia una oposición que lo enfrenta arrostrando cárceles, persecuciones y asesinatos. De Samper es poco lo que se puede agregar que se traduzca en un mentís a esta afirmación: así resulte bochornoso para el forismo castrolulista, es un hombre de Fidel.

De la Srta. Holguín cabe una mayor simpatía hacia una eventual neutralidad. Las últimas declaraciones de Juan Manuel Santos han dejado entrever cierta distancia con Miraflores. Pero aún así: Colombia no osará poner las cartas sobre la mesa y exigir algo más de la nada que exige la oposición con la que dialogarán los señores cancilleres: ni la Renuncia de Maduro, ni la apertura de un proceso que conduzca a una salida que de paso a la transición, ni soñarlo. Si no lo plantea la MUD, el interlocutor escogido en Caracas como contra parte del régimen, menos lo plantearan los aliados del Sr. Maduro.

UNASUR 54Si así fuera, ¿a qué vienen? ¿A lo mismo que vinieran hace unos meses que pronto será un año: a calmar las aguas, a tranquilizar la iras, a respaldar al gobierno, a darle patente de corso a las elecciones? ¿Existe una agenda que alguien conozca? ¿Quiénes se sentarán a la mesa y dónde? ¿Cuál es el temario? Negociar, muy bien, pero ¿qué es lo que se negocia? ¿La Paz Perpetua para el gobierno y la Sumisión Eterna para la oposición?

Por ejemplo: la libertad inmediata de Leopoldo López, Antonio Ledezma y todos los restantes presos políticos, la anulación de la aberrante condena al hijo de Raúl Baduel, la condena a los asesinos de nuestros ya más de cincuenta mártires, ¿serán temas a tratar en la mesa de discusiones? ¿Visitarán Ramo Verde, se reunirán con los abogados defensores, se entrevistarán con las esposas de los detenidos, estudiarán las opiniones de los organismos de derechos humanos de las Naciones Unidas?

¿Serán informados acerca de las verdaderas condiciones en que se realizarán las elecciones parlamentarias? ¿Tienen la autoridad y el Poder suficiente como para incidir en todos y cada uno de todos estos casos?

Tengo más que serias dudas. Creo por ahora, como lo he sostenido frente a las anteriores visitas, que los cancilleres de la UNASUR no cumplirán en Venezuela otra función que darle un espaldarazo al amigo en dificultades, sacarle una vez más las patas del barro y embrollar las diferencias reinantes en el seno de la oposición. Más nada.



Antonio Sánchez García

Antonio Sánchez García

@sangarccs
sanchezgarciacaracas@gmail.com
*Profesor de Filosofía Contemporánea en la Maestría de Filosofía de la Escuela de Filosofía de la Universidad Central de Venezuela.




Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés