Mujer chilena detenida en Siria por «combatir» con los rebeldes

4 de octubre de 2013

Chilena en Siria



La chilena detenida en Siria bajo cargos de atacar junto a su marido, de nacionalidad tunecina, un punto de control militar, se encuentra en Damasco en una prisión de mujeres y sobre ella pesan acusaciones «serias y complejas», informó el canciller de Chile, Alfredo Moreno.
 
El ministro de Exteriores explicó que la mujer, Gisela Cárcamo, de 38 años, fue detenida a unos 200 kilómetros de Damasco y trasladada a la capital de Siria, donde se encuentra recluida en una cárcel para mujeres.
 
Su arresto se conoció cuando la agencia oficial de noticias Sana informó que el Ejército sirio abatió al tunecino Radwan Hamidi y detuvo a su esposa cuando conducían un camión y trataron de arremeter contra un punto de control militar cerca de Edleb, al noroeste de Damasco.
 
Cárcamo explicó luego en una entrevista con la televisión estatal siria que conoció a su marido en España, y que se casaron en ese país por la ley islámica.
 Chilena y el marido
Posteriormente se trasladaron a Túnez, donde contrajeron matrimonio por lo civil, y después su marido decidió que ambos fueran juntos a Siria para «ayudar al pueblo a ser libre», según el relato de la mujer, que dijo ser ginecóloga.
 
El canciller Moreno explicó que el Gobierno chileno no ha tenido contacto con ella pero sí con las autoridades sirias, que les han comunicado que la mujer está siendo investigada por la policía y por la justicia de ese país.
 
«Las acusaciones que se tienen sobre ella son serias y complejas, de tal manera que esto va a tomar seguramente bastante tiempo», advirtió el ministro de Relaciones Exteriores.
 
Moreno señaló también que la familia no se ha puesto en contacto con la Cancillería, pero que este ministerio sí estuvo en comunicación con Cárcamo mientras residió en Túnez, donde también «había tenido dificultades» y «pidió colaboración».
 
«Adujo que había tenido dificultades bastante serias con las autoridades y se le dio la colaboración, se le proveyó incluso pasaje para poder volver a Chile. Ella no tenía las condiciones para poder volver. No utilizó esos pasajes y no volvió a Chile», reveló el ministro.
 

Madre de la Chilena
En Chile, la madre de la detenida, Yolanda Cárcamo, aseguró que se había enterado de la detención de su hija a través de la prensa y señaló que ésta había dejado en su país a cinco hijos de dos parejas anteriores.

Video donde se observa a esta extraña mujer

Ya la prensa española hace unos meses destacaba las andanzas de la mujer. El Periodista Carlos Plaza ha reseñado en la edición digital de La Gaceta que esta mujer detenida en Damasco por terrorismo, tiene un largo historial de usurpación de identidad y estafas. Durante su estancia en España acudió a un programa de televisión llamado  ‘Espejo Público’.


Plaza reseña: “La chilena Gisela Cárcamo es una persona peculiar. Su salida del anonimato coincidió con su estancia en España, cuando en 2010 y estando embarazada acudió al programa Espejo Público a denunciar al médico que le atendía durante la gestación. Ante las cámaras apeló al sentimentalismo del público y apuntó que sufría cáncer cervical y que había sufrido dos abortos múltiples: en el primero había perdido a unos gemelos y en el segundo a unos cuatrillizos».

Agrega además que Gisela Cárcamo,  estudió Medicina en la Universidad de Navarra, ingresó al Opus Dei y es ahora una conversa al islam. Tras su breve presentación se lanzó a criticar que el doctor no le permitía acudir a la consulta con el niqab, el velo musulmán. La chilena, que acudió al programa de televisión junto a su marido, Radwan Hamidi, lamentó “que me humillen y me traten de forma vejatoria” por querer vestir acorde a su religión de adopción. El matrimonio denunció al doctor, pero cuando el juez llamó a declarar a Gisela, ésta tampoco quiso quitarse el velo y acabó pagando una multa por hacer un uso inapropiado de la Justicia. La conversa llegó a declarar que la vida de sus hijos está al mismo nivel que su religión.

De España dio el salto a Túnez por miedo a “represalias por parte de la justicia española”, dice, pero llegó ahí bajo el alias de Nadia Chahbi, que empieza a usar indiscriminadamente.

Estafa en Facebook

Bajo esta falsa identidad, en febrero de 2011 potencia un grupo de Facebook de nombre “Conociendo el Islam y Musulmanes” y fragua una estafa con la que lucrarse apelando al corazón de quien creía la historia que relataba: una amiga suya, chilena, de nombre Gisela Cárcamo, estaba en España y había sufrido un desprendimiento en su embarazo tras ser golpeada por la Policía al salir de una mezquita. Nadia pedía dinero para ayudar a su amiga a volver a Chile. La pintoresca historia finalmente fue desmontada: se descubrió que Cárcamo y Nadia tenían el mismo marido, los mismos exámenes médicos de embarazo, y que ambas habían vivido en Vitoria hasta 2011. La red social Facebook explica que “por las incongruencias del caso y debido sobre todo a que Nadia y Gisella tienen el mismo marido, y además Nadia tiene acento sudamericano (concretamente chileno) se procede a cerrar el grupo de Facebook de ayuda para evitar estafas y problemas”.

Chilena en Siria 2Terrorismo en Siria

El último giro en la vida de Gisela le ha llevado a Siria, donde actualmente se libra una guerra entre el gobierno de Bashar el Asad y los rebeldes que lo combaten. Su marido y ella llegaron allí para ayudar a los guerrilleros a derrocar al presidente, pero fueron detenidos por las autoridades bajo la acusación de terrorismo. En un vídeo que emitió la televisión siria, la chilena reconoce que querían ayudar al pueblo “a ser libre, porque según él (su marido) estaban viviendo en opresión”. “Pero no era esa la realidad”, admite Gisela a sus interrogadores, y añade que fue entonces cuando quiso volver a Chile pero Hamidi no le dejó.

Ante la cámara explica que, en Latakia, su esposo se unió a los hombres de la Brigada de Turcos Sirios, que opera en Alepo y la región de la que es oriundo Asad. “Él tenía muchos amigos ahí: chechenos, yemeníes, magrebíes, tunecinos, de todas partes.” Cuando el pasado 4 de agosto los rebeldes atacaron de noche los pueblos alauís de Latakia, una vecina le explicó que “se habían llevado a mujeres y niños (…) los secuestraron”. El vídeo termina con Gisela llorando mientras pide perdón, “porque yo no vine aquí para matar a nadie, vine aquí porque mi esposo me trajo. Yo quiero que todos vivamos en paz, yo no soy una terrorista. No quiero que haya más guerra”.

Chilena detenida en Siria no estudió en Universidad de Navarra
La prestigiosa universidad del norte de España desmintió los dichos de Gisela Cárcamo, quien dijo a la televisión estatal siria que conoció a su pareja cuando estudiaba ingeniería informática en esta institución.



Una Nota Informativa desde nuestra Mesa de Redacción
Fuente: Agencias


Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés