El doloroso relato de la hija de Steve Jobs sobre su crianza

4 de agosto de 2018

Steve Jobs y su hija




La hija de Steve Jobs, Lisa Brennan-Jobs, ha escrito unas memorias tituladas Small Fry (Don nadie) y Vanity Fair ha publicado un extracto en el que ofrece una triste visión del fundador de Apple en su rol de padre.

Brennan-Jobs escribe que desde el principio no le hizo mucho caso. Afirma que su padre negó su paternidad hasta que el fiscal del distrito del condado de San Mateo, California, le obligó a hacerse un test de paternidad y a comenzar a pagar a su madre, Chrisann Brennan, por su manutención.

También asegura que los abogados de Jobs insistieron en que los pagos de manutención finalizaran el 8 de diciembre de 1980, cuatro días antes de la salida a bolsa de Apple, que hizo increíblemente rico a Jobs.

Chrisann Brennan la madre de Lisa

Chrisann Brennan la madre de Lisa

Brennan-Jobs comparte numerosas anécdotas sobre su padre que no pintan una imagen de color de rosa, y dice que él nunca “fue generoso con el dinero, la comida ni las palabras”. Dice que pensaba que su padre cambiaba de Porsche cada vez que se rayaba y que un día le preguntó si podría quedarse con su auto cuando se fuera a deshacer de él. “No te va vas a quedar nada”, le dijo según ella, “¿Lo entiendes? Nada. No te vas a quedar con nada”.

“Para él yo era una mancha en medio de un ascenso meteórico, ya que nuestra historia no encajaba en el relato de grandeza y virtuosismo que quería para sí”, escribe Brennan-Jobs. “Mi existencia arruinaba su buena racha. Para mí, era todo lo contrario: cuánto más cerca estaba de él, menos avergonzada me sentía; él era parte del mundo y me impulsaba hacia la luz”.

Brennan-Jobs también describe una confusa historia sobre cómo una vez su padre le dijo que no había llamado a su computadora Apple con el nombre de Lisa, aparecida antes de la Macintosh, por ella. Sin embargo, a medida que fue cambiando su relación, explica que más tarde su padre le dijo a Bono de U2 que le había puesto el nombre antes de que naciera.

Brennan-Jobs dice que visitaba a su padre con regularidad cuando este estaba gravemente enfermo de cáncer de páncreas, pero que finalmente abandonó toda “esperanza de una gran reconciliación”.

Steve Jobs y Lisa Brennan-Jobs
El relato de Brennan-Jobs sobre la relación con su padre es desgarrador, y desafortunadamente este tipo de personalidad en los padres puede tener un hondo impacto sobre un niño o una niña, eso dice el psicólogo clínico John Mayer, autor de Family Fit: Find Your Balance in Life. A menudo ve niños en su trabajo cuyos padres niegan su paternidad, y dice que eso puede causar un “golpe devastador” al sentido de identidad de un niño.

El intento de un padre de negar la paternidad es un rechazo brutal, eso dice a Yahoo Lifestyle, Gail Saltz, doctora en medicina, psiquiatra y autora de The Power of Different. “Un rechazo tan extremo de un padre es extremadamente doloroso”, dice. “Un niño, que más tarde será un adulto, puede experimentar sentimientos que van desde cuestionar su valor como persona, tener una autoestima baja, sentir que no sirve para nada, y eso a su vez puede llevar a la depresión y la ansiedad”.

“La mayoría de nosotros queremos estar conectados con nuestros padres”, eso dice a Yahoo Lifestyle David Klow, terapeuta de familia, dueño del Skylight Counseling Center en Chicago y autor de You Are Not Crazy: Letters from Your Therapist. “Cuando existe negligencia de los padres, o mucho peor, rechazo, eso puede tener un impacto duradero en el funcionamiento social y emocional del niño”.

Padre rechaza hijo
Los niños tienden a sentirse culpables en este tipo de situaciones y a menudo sienten que han hecho algo malo a sus padres para que ellos actúen de esa manera, lo explica Mayra Méndez, psicoterapeuta y coordinadora del programa de Desarrollo de la Infancia y la Infancia del Saint John’s Center en Santa Mónica, California. Solo se dan cuenta de que no es por eso cuando llegan a la adolescencia o después.

En cuanto a la falta de generosidad de Jobs sobre la que se ha informado, eso también puede dejar una huella duradera, dice Mayer. “La generosidad por parte de un padre es un signo de amor y seguridad”, dice Mayer. “Por tanto, la falta de generosidad envía un claro mensaje al niño de que no los quieren y que no están seguros en el mundo”.

Todo esto puede crear un “estado permanente de conflicto” a una persona, dice Mayer. “Siguen adelante en la vida con esa desventaja”, dice. “Es una situación muy extenuante y, en mi opinión, un abuso mental”.

También importa qué tan presente está el padre, qué tan estable y amoroso es, dice Méndez. “Nos gustaría ver que algunos de esos factores negativos, como el sentimiento de culpa, inseguridad o de no ser queridos, son mitigados por un sostén sólido y un vínculo seguro que siempre esté ahí”, dice.

Para la gente que tiene un padre ausente, Klow recomienda probar con buscar apoyo en otra gente de tu vida. “Encuentra a otros en quien puedas confiar que van a estar presentes y que valoran tu vida”, dice. También es importante pasar página con la relación, algo que puede hacerse con la ayuda de una terapia”, dice Mayer. “El resultado final de este proceso de pasar página es que la persona rechaza a su padre de la misma forma que él la rechaza a ella”, explica. “Esto se da con la epifanía de que solo por el hecho de que esa persona haya participado en el acto que te ha dado vida física, si no te ha dado amor, seguridad y respeto, entonces no es tu ‘padre’”.

Las memorias de Brennan-Jobs se publicarán el 4 de septiembre.

Una nota de Korin Miller


Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube