Agoniza la Constitución, título de Jesús Peñalver

4 de agosto de 2013

Constitucion Mardo


Desde luego que con el reciente manotazo que la usurpación ha dado al Estado de Derecho, allanándole la inmunidad al legítimo diputado Richard Mardo, con prescindencia de toda regla procedimental, ya no solo pábulo a suspicacias tendrían los que miran atónitos tal desaguisado, sino también la plena convicción de que esto va definitivamente cuesta abajo en su rodada, como llora el tango.

Cuando Andrés Eloy Blanco presidía la Asamblea Nacional Constituyen, no fueron pocos los ataques que recibió, acusándosele de político regionalista que despreciaba a algunas regiones del país. Nada más alejado de la realidad.

El poeta afirmaba que su arma era la campanilla que portaba en su mano, “que tiene voto y manda”, decía. Y que si alguna vez se alzare un clamor de voces, que no se alzará jamás, atacando a una región de mi patria, yo no tendría mejor camino para responderle que agitar la campanilla, mostrar el retrato de Bolívar y decirles: “Señores representantes, tiene la palabra Venezuela.” (10-4-47)

Viene a cuento la anécdota por la relevancia del ejercicio constituyente del político y poeta oriental, y al propio tiempo, para poner del bulto la grosera complacencia que ha tenido el actual parlamento venezolano con el gobernador de Aragua.

Mardo y El Aissami

Richard Mardo y El Aissami

No queda duda, al turquito de Aragua que no nació allí, se le concedió su pedido, y no precisamente porque la Asamblea Nacional y su Nerón de nuevo cuño quieran a esa región, sino en razón del liderazgo que ha alcanzado el diputado Richard Mardo, inconstitucionalmente desinmunizado. Se impuso una vez más la satrapía usurpadora, que en el Capitolio comanda el teniente del Full Real.

Maduro militarMientras esto ocurría, el usurpador mayor sin grado militar, quien “fuera nacido” no sé dónde, “tampoco se sabe cuándo”, pero que sigue viajando en procura de aprobación internación a troche y moche, seguía repartiendo y ofreciendo el erario a los chulos hemisféricos, como si la legitimidad se consiguiera de ese modo.

Quienes hayan asistido a alguna facultad derecho y recibido algunas clases adicionales de derecho público, o por simple estudio motu proprio, saben que este ha sido otro golpe artero a la democracia y de suyo, a las instituciones que la soportan.

Lástima da saber que mientras en el mundo entero la civilidad toma las sociedades y les confiere poderes al hombre sin uniforme, Venezuela ahora se parece a una fortaleza militar que cada día gasta más en armarse con inmensas sumas de dinero -dignas de mejor destino- en aviones, fusiles, milicias, misiles, tanques y submarinos, entre otras capacidades bélicas, mientras los civiles tristemente sacrifican su derecho a dirigir los destinos del país para entregárselos a quienes han fracasado en todo el mundo al frente del poder.

Raul Castro Maduro y Diosdado
¡Los militares siempre han fracasado en el gobierno! ¡No existe una excepción! Una verdadera lástima que la mediocridad partidista que se ha criticado tanto, incluso la oposición de la oposición, haya llegado a lo más profundo del barranco con una clase política mucho peor que adecos, copeyanos y masistas de otros tiempos. Más serviles y menos independientes, más lacayos y lambucios, además de tristes servidores del militarismo más arbitrario y abusivo que se haya vivido Venezuela.

La burda maniobra ha sido otro golpe bajo a la institucionalidad democrática venezolana, mientras se instala un instituto de “altos estudios” chavistas”, no debe arredrarnos en modo alguno ni amilanarnos en nuestro afan insistente por reinstaurar la legalidad, nuestro sentido de patria y la dignidad que nos permita recuperar el país que nunca hemos debido perder.

Los ataques al estado de derecho deben responderse desde el estado de derecho, y eso lo saben –creo- las damas que ocupan las altas posiciones dentro de la estructura del Estado.

La peregrina imputación fiscal al diputado Mardo, la solicitud inmediata del TSJ a la Asamblea Nacional y el apresuramiento de esta en allanarle la inmunidad al diputado de marras, es una muestra más de la usurpación en su terca manía de permanecer en el poder a todo trance.

Se aproxima un proceso electoral, y quizá el ilegítimo gobierno sabe de la importancia de los gobiernos locales en sus relaciones con el electorado. Aunque el Poder Electoral a través del minpopo respectivo, maneja a su libre arbitrio las elecciones y no hace nada por desmentir su evidente parcialidad, esa situación puede ser evitada si la oposición acude masivamente a las urnas electorales.

Elecciones 8D
Es decir, la presunción de fraude puede ser derrotada y no es descabellado pensar que se trate de una estrategia malévola para generar o alentar la abstención del electorado.

Las distintas formas de invalidar la democracia están a la orden del día, de Diosdado y sus seguidores, pero es bien sabido que ante la violación de la Constitución, de acuerdo con sus propias disposiciones, solo cabe restituir su majestad.

El primer interesado en defender los privilegios y prerrogativas de los diputados, ha debido ser el propio parlamento venezolano, aunque se sabe que la justicia militar suele ser injusticia, y hoy más que nunca con aprobación de civiles sumisos.

Jesus Peñalver foto 2013


Jesús Peñalver es abogado. Columnista de Opinión
penalver15@gmail.com / @jpenalver


 
Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés