Manuel Felipe Sierra titula: El invierno árabe

4 de junio de 2012

Inviernoárabeportada

Hace un año los demócratas del mundo celebraban el amanecer de la «primavera árabe», una onda que arrasaba con dictadores y dinastías enquistadas en el poder en territorios musulmanes. Túnez, Egipto, Libia, Siria y las propias monarquías del golfo Pérsico se colocaban al borde del abismo.

Ben Ali de Túnez se refugió en Arabia Saudita, Mubarak en Egipto fue desalojado por la algarabía de la plaza Tharir y los mandos militares, Gadafi en Libia entabló una guerra durante meses que culminó con su ajusticiamiento, y Siria afronta todavía una larga matanza.

Para los voceros del Gobierno de Israel la lectura de estos hechos es distinta. Durante unos días conversamos con políticos, funcionarios y periodistas en Jerusalén y Tel Aviv. Para los israelíes la guerra forma parte de su ADN histórico, y pese a ello han constituido un régimen parlamentario eficiente, y construido sobre tierras hostiles una nación en franco desarrollo industrial y científico.

En el alto nivel de la reciente alianza entre los partidos Likud y Kadima que controlan el Parlamento existe la convicción de que si las conversaciones de las potencias, la AIEA e Irán sobre el tema nuclear fracasan, se abrirá el camino de la guerra. Si Irán no detiene ahora su programa de enriquecimiento de uranio, en diciembre estará en condiciones de declarar el conflicto. Es más, según las fuentes, con lo avanzado hasta ahora Teherán estaría en capacidad de alcanzar el territorio israelí. ¿Cuál es, entonces, el empeño en avanzar en un programa que le permitiría abarcar toda Europa ?, se pregunta un asesor de temas estratégicos.

El resultado de las elecciones de Egipto y el desenlace de la crisis de Siria podrían, según los analistas, detonar una grave situación con los países vecinos.

Los servicios de seguridad dicen tener evidencias de que desde Irán y Siria se han trasladado a Egipto 60.000 cohetes para el grupo Hezbolá, y que es intenso el tráfico de misiles de esos países hacia Gaza, refugio de los rebeldes palestinos. «Si Estados Unidos y las potencias europeas no advierten que no se trata de la crónica guerra de la región sino de una ofensiva nuclear de consecuencias impredecibles para el mundo, podríamos estar ante una inmensa catástrofe», apunta un asesor de Asuntos del Medio Oriente.

Shai Hermesh

Shai Hermesh, dirigente de Kadima y vocero de la Knesset, asegura que su país «siempre está preparado para enfrentar al peor enemigo». Pese a la afirmación, ratifica que su gobierno agotará todas las negociaciones para evitar lo que sería una guerra sobre cuyo alcance parece que no se tuviera idea.

A la salida de la Knesset, frente a unos cuadros de Marc Chagall con rostros de Moisés y el rey David, el jefe de protocolo tiende la mano y comenta: «La primavera da paso al invierno árabe».

Manuel Felipe Sierra
Periodista y escritor
manuelfsierra@gmail.com
@manuelfsierra 

 

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube