Hermann Tertsch: Winnie, la tierna

4 de abril de 2018

Winnie Mandela




Llega de Sudáfrica la noticia de que ha muerto Winnie Mandela y en cuestión de minutos todos los medios audiovisuales de España y probablemente de todo Occidente se lanzan a un cántico obituario en el que se glosan todas las virtudes de esta mujer entregada, generosa, luchadora, heroica, demócrata y siempre leal a Nelson Mandela. Vienen a poner a la muerta a la altura de aquel gran hombre, ya en vida leyenda, al que después se ha convertido en santo laico, no siempre con las más santas intenciones.

Pero Nelson Mandela se redimió de su juventud terrorista con un conmovedor crecimiento personal en prisión hasta ser un hombre sabio y prudente, que sabía que el racismo negro era tan perjudicial para Sudáfrica como lo había sido el blanco. Él distinguía entre propaganda y realidad y tenía temple y autoridad para controlar y aplacar el odio de los demás después de haber domesticado el propio. Ahí está su grandeza y su mérito. Ese fue el éxito inicial de la nueva Sudáfrica que ahora amenaza con descarrilar y caer en la revancha racista que tan catastróficos resultados ha tenido en la antigua Rhodesia, en Zimbabue.

Nelson y Winnie Mandela
Pero detrás de Mandela no había una gran mujer. Porque lo cierto es que prácticamente todo lo bueno que se dice de Winnie Mandela es mentira. Ella era, en su permanente alarde de violencia, despotismo, odio y fanatismo, además de una infinita codicia, todo lo que Mandela repudiaba y consideraba tóxico para la sociedad sudafricana. Se oye en las radios decir alegremente que Nelson y Winnie eran almas gemelas, cuando era uno la antítesis del otro. En realidad da igual lo que fuera. Los hechos no importan. Porque los periodistas no necesitan ya ni órdenes para saber que tienen que hablar bien de Winnie y no pueden recordar ni sus crímenes ni sus robos ni sus torturas a jóvenes discrepantes en su grupo de fanatizados militantes.

Nelson y Winnie Mandela comunistas
Los medios no están ya para recordar hechos y describir la realidad sino para lanzar emociones. Y la orden ayer era lamentar la muerte de una heroína negra antiimperialista y de izquierdas contra el racismo blanco, capitalista y perverso, por supuesto.

Es la grotesca forma de crear iconos pop a partir de la política para lo cual no solo hay que simplificar. Hay que mentir a chorros. El caso más lacerante es el del Ché Guevara, un aventurero y asesino con el mismo respeto a la vida humana y al prójimo que el monstruoso Joseph Mengele o el inefable enano rijoso de Laurenti Beria. El propio Fidel Castro logró ser uno de esos iconos. ¡Cómo se pasaban el picaporte en La Habana para hacerse la foto, previa genuflexión, todos los impecables demócratas europeos de la izquierda y la derechita!

Che Guevara vendedor de camisetas
De Fidel y del Ché hay camisetas, calcetines, banderas, posters, gorras y almohadones para que los niños del capitalismo trivialicen sus crímenes. Hasta homosexuales llevan camisetas con el rostro del Ché que es como un judío con gorra del citado Mengele. Le gustaba darles palizas en la «caza de maricones» para encerrarlos en campos de trabajo. La izquierda «tunea» a sus asesinos para que sus crímenes parezcan «otra de Spielberg». Así difuminados sus cien millones de muertos, solo quedan para odiar los grandes criminales que la izquierda considera sus enemigos.

Contra ellos tienen toda una industria mediática que activa los odios cuando se necesita. Con simplezas, muchas mentiras, propaganda y hegemonía mediática. Y por supuesto, sin apenas nadie enfrente que enarbole la verdad para pararlos los pies.

Winnie Mandela foto 3
Y Winnie acabará siendo una tierna mujer tolerante y paciente digna de verse en los altares, camisetas y boinas.


Hermhermann-tertsch-creditos-enero-2017ann Tertsch
@hermanntertsch

Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión







Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés