Suicidio egipcio

3 de julio de 2013

Egyp suicidio portada

 
Obsérvese que en los países de gran presencia islámica los imanes o los ayatolás se inmiscuyen crecientemente en la vida del pueblo para imponerle la sharia, la ley religiosa, lo que provoca periódicas protestas de minorías ilustradas o de otras creencias que terminan aplastadas, como ocurrió hace poco en Turquía, y ahora en Egipto. 
 Egyp 68

La ola progresiva de fanatismo que recorre el mundo musulmán, quizás impulsada por la decepción que provocaron los dictadores militares, y saber que la calidad de vida occidental es inalcanzable sin abandonar la fe, hace que las poblaciones más ignorantes prefieran volver al medioevo. 
 
No hay primaveras árabes. La más alabada, iniciada hace dos años en Egipto, se ha vuelto una semidictadura religiosa, camino de la dictadura total con el presidente “islamista moderado” Mohamed Morsi, democráticamente electo. 
 
Las minorías que protestan, como denuncia Morsi con razón, van contra la democracia basada en el islam. 
 
Sustituta ahora de los dictadores socialistas y laicistas Nasser, Sadat y Mubarak, que durante 55 años (1956-2011) no consiguieron modernizar la mente colectiva del pueblo. 
  Egyp 54

Dicen las encuestas del Pew Research Center que el 74 por ciento de sus 85,6 millones de habitantes exige que la sharia, incluyendo la pena de muerte para los apóstatas, sustituya a cualquier legislación racionalista. 
 
Hasta el 29 por ciento defiende el terrorismo yihadista contra los enemigos del islam, que para muchos fanáticos son los diez millones de cristianos coptos descendientes de los que lograron sobrevivir, desde la conquista islámica, sometidos al servil estatuto de dhimmis. 
 
Con 5.000 euros de renta per cápita –un quinto de España–, 28 por ciento de analfabetismo, y cinco rezos diarios crecientemente obligatorios que paralizan el país, Egipto no puede progresar sino suicidarse ritualmente con los Hermanos Musulmanes y su cabeza política, Mohamed Morsi.


Manuel Molares do Val
Manuel Molares do Val (*)
molares@yahoo.es
*Periodista español, trabajó para la Agencia EFE como corresponsal permanente en México, Bélgica, la República Popular China –el primer periodista español destinado allí–, y EE.UU. Fue enviado especial en todo tipo de acontecimientos en los cinco continentes.





 
Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés