Hermann Tertsch titula: Autocompasión

3 de junio de 2012

autocompasiónportada

La autocompasión no solo es inútil. Es contraproducente. Cada alarde plañidero hunde más nuestra credibilidad

N0, no llegaremos a tener en las paredes y paradas agresivos pasquines desde los que un baturro, un artista, un Guardia Civil o un torero, con un dedo cruzándose los labios, nos advierta: «Cuidado, todo lo que dices lo oye el enemigo». Pero ya se oye en conversaciones o programas supuestamente serios que España está rodeada de fuerzas poderosas que le desean el mal. Que es víctima de una conspiración. Ya nos cuentan por ahí que no es casualidad que la prensa anglosajona, las agencias de calificación, Merkel, Monti y Marruecos tengan todos algo contra nosotros. Es que todas estas fuerzas se entienden a nuestras espaldas. Desde la extrema izquierda a la derecha, todos descubren enemigos exteriores a la pobre patria.

Y de repente aquí estamos, en la España desengañada, dolorida y maltratada del 2012, y gente por lo demás razonable se pone a hablar como un nacionalista catalán o vasco cualquiera. De esos que saben que existe una vil confabulación histórica contra su patria, injustamente tratada. Y que se sienten terriblemente agraviados, profundamente heridos, muy, muy víctimas. Y que saben que sin el enemigo exterior, no sufrirían mal ni problema alguno. Como todo lo que sucede es para llorar, pues lo más lógico es hacerlo, llorar con profusión y dedicación. Lamentar nuestra suerte y maldecir a los responsables de la misma.

Que son otros. Ahí está la ridícula retórica de barrio de la izquierda que acusa de todo a Merkel o alternativamente a una mano negra llamada «los mercados». Porque una y otros quieren someternos. Arrebatarnos nuestros derechos y esclavizarnos, que dice la pareja de listos de Mendez y Toxo. También la derecha entona los lamentos por las incomprensiones. Sin entender las mil razones de nuestra deplorable reputación. Hasta llegar a la frase más idiota que se puede escuchar hoy en día en los países víctimas de su propia deuda: «¡Ya está bien!» Como si aquí estuviéramos jugando una partida que depende de nuestra cortesía. Y que tenemos otra alternativa a la disciplina que la miseria.

Nos duele como nos tratan. Y nos dolemos de lo que nos pasa a los españoles. Casi nadie parece a salvo de esa peste de costumbre de acusar a los demás del mal propio. Hasta el Gobierno pronunció frases tan memas como «nosotros ya lo hemos hecho todo, ahora le toca a Europa». «Aquí no se puede ajustar más». Y algunos españoles parecen esforzados en que nos lancemos por la deriva de los griegos a la autocompasión indignada, la mejor receta hacia la miseria, la marginalidad, el desorden social y, muy posiblemente, la violencia.

Afortunadamente, la mayoría de los españoles aun parece no haberse vuelto loca, pese al bombardeo de unos medios de comunicación masivamente abonados al ridículo de las teorías izquierdistas de la pena y autoconmiseración. Y de la crueldad infinita de los enemigos de este inocente pueblo de Miguel Hernández que nada ha hecho para merecer esta suerte. Sabe que la catástrofe Bankia es un producto nacional pata negra. Y entienden que es absurdo decir se ha hecho todo cuando tenemos la misma administración pública que antes de la crisis. Por dar sólo un dato. Se puede y debe discutir sobre prioridades, pero lo cierto es que queda muchísimo por hacer. No sólo recortes. Pero es hora de decirles a los españoles que el autoengaño es una causa capital de nuestra tragedia. Buen momento para combatirlo. Para exigir ánimo, probidad, serenidad, coraje y firmeza. Cierto que son virtudes militares desprestigiadas. Pues vuelven a su merecido puesto de honor. La autocompasión no sólo es inútil. Es contraproducente. Cada alarde plañidero, oficial o popular, hunde más nuestra credibilidad, nuestro crédito.

 

 

 

Hermann Tertsch
@hermanntertsch
Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés